Primer descubrimiento de cuerpos en Gezer bíblico, de destrucción por fuego hace 3.200 años

Cuando el ardiente edificio cananeo se derrumbó, un adulto y un niño fueron enterrados bajo cenizas y restos de ladrillos de barro, y sólo serían encontrados por arqueólogos israelíes 3.200 años más tarde.

Un adulto sobre su espalda, brazos por encima de la cabeza, de la destrucción de Gezer por el Faraón de Egipto Merneptah hace 3,200 años. Foto Instituto Tandy de Arqueología.

Una recién descubierta masiva capa de destrucción ardiente confirma de lo que el Faraón Merneptah se jactó, que «se apoderó de Gezer», dicen los arqueólogos concluyendo su décima temporada de excavaciones en la antigua ciudad cananea e informaron que encontraron restos humanos por primera vez: dos adultos y un niño, este último todavía llevaba aretes.

Es posible que los antiguos egipcios no se hayan propuesto originalmente destruir la ciudad real. El propósito de las campañas militares era establecer el control, no necesariamente destruir: preferían que los habitantes vencidos sobrevivieran, cultivaran la tierra y pagaran impuestos. Dicho eso:

«La gran destrucción sugiere que el faraón egipcio encontró mucha resistencia de los Gezeritas», comenta el profesor Steven Ortiz del Instituto Tandy de Arqueología en el Seminario Teológico Bautista del Suroeste, quien dirige las excavaciones junto con el Dr. Sam Wolff de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Las excavaciones anteriores habían encontrado la capa de destrucción, de un metro de espesor, de cenizas y ladrillos de barro, en el oeste de la ciudad. El edificio con dos de los cuerpos, un adulto y el niño, estaba en el sur de Gezer, uno de los puntos más débiles de la ciudad.

Restos de un adulto encontrados justo afuera de la sala industrial en Gezer, preservados por piedras que se derrumbaron encima del cuerpo. Foto: Instituto Tandy de Arqueología

Reyes valen sus salarios en oro

La antigua ciudad de Gezer ciertamente desempeñó un papel destacado en la geopolítica de las ciudades-estado cananeas en el segundo milenio AEC y se lo menciona con frecuencia en los registros egipcios. El Faraón Tutmosis III registró su captura en las paredes del templo en Karnak. Gezer era prominente en el período de Amarna, en la última parte de la décimo octava dinastía (cuando el rey se mudó a Akhetaten, que ahora es Amarna). La ciudad fue mencionada por nombre por lo menos nueve veces en las Tablas de Amarna, siendo éstas correspondencia diplomática en tablillas de arcilla de los príncipes vasallos en Canaán al Faraón.

Esto se debió a la clave ubicación estratégica de Gezer en una gran carretera que conectaba a Egipto con Mesopotamia, con fines comerciales y militares, durante miles de años.

Algunos eruditos han postulado que Gezer también contenía la residencia de un gobernador egipcio.

Una visión general del sitio en Gezer. Foto: Instituto Tandy de Arqueología

Gezer también estaba cerca de otra ruta comercial vital, la de Este a Oeste que conducía desde Jaffa en el mar hasta Jerusalén y Jericó. Su posición elevada en una cresta le daba el control de la intersección de estas dos rutas comerciales importantes.

«Sabemos por las Tablas de Amarna que los reyes [cananeos] de Gezer fueron actores importantes en la región durante el siglo XIV AEC. Egipto habría estado interesado en las grandes tierras agrícolas en las cercanías «, dijo Ortiz a Haaretz.

Un vencedor deja su huella

Un adulto sobre su espalda, brazos por encima de la cabeza, de la destrucción de
Gezer por el Faraón de Egipto Merneptah hace 3,200 años. Foto: Instituto Tandy de Arqueología

Pero en el siglo XIII AEC, Gezer se topó con un final violento, y se redujo a un montón de humeantes ruinas a manos del Faraón egipcio Merneptah.

Jarro roto de almacenamiento destruido en el colapso ardiente de Gezer hace 3,200 años.
Foto: Instituto Tandy de Arqueología

El comienzo del final fue la muerte de Ramsés II, después de lo cual se extendió la rebelión como un incendio forestal en la región. Varios sitios en la zona terminaron siendo destruidos, incluyendo Jaffa, Gerisa, y Aphek.

A finales de la XIX Dinastía, el faraón claramente quería restablecer el control sobre el Levante meridional, dice Ortiz. «Naturalmente, Gezer habría sido un objetivo primordial, podemos suponer que en la época de Merneptah, Gezer ejercía más independencia, y por eso fue una de las ciudades conquistadas».

La famosa Estela de Merneptah, también conocida como la Estela de Israel, ya que lleva la primera mención explícita conocida de «Israel», es una estela de granito que conmemora una victoria sobre los libios, pero también menciona una batalla en Canaán. Las dos últimas líneas decían: «Canaán es saqueado con todas las durezas. Ascalón es tomado, Gezer capturado, y Yanoam reducido a nada. Israel es devastado, su simiente ya no existe».
Otra inscripción de Merneptah de Amada también indica que el faraón era el dominador de Gezer. Debido a la jactancia de Merneptah como «el dominador» de Gezer, algunos eruditos han sugerido que Gezer de hecho lideró esta rebelión.

Un final violento (Sala 1)

Restos de un adulto encontrado justo afuera de la sala industrial en Gezer, preservados
por piedras que se derrumbaron encima del cuerpo. Foto: Instituto Tandy de Arqueología

Los esqueletos fueron descubiertos dentro de un edificio que había sido de gran tamaño, 20 por 15 metros, que se había dividido en varias salas impresionantes.

Los restos de destrucción que se encontraron dentro de un edificio muestran que el fuego fue tan intenso que el techo de una de las habitaciones se derrumbó, enterrando a un adulto y a un niño en una capa de un metro de ceniza y ladrillos quemados y regalando a los arqueólogos una instantánea de sus traumáticas horas finales.

El adulto estaba tan quemado que el sexo no podía ser determinado por los restos de los huesos de la pelvis o del torso.

Escarabajo egipcio con bisel de oro, encontrado en Gezer durante una excavación anterior.
Foto: Clara Amit, IAA

Los restos del esqueleto se habían reducido en su mayor parte a polvo carbonizado.

«El adulto estaba tumbado de espaldas con los brazos por encima de la cabeza, y el niño, que llevaba aretes, estaba al lado del adulto, a la izquierda. La habitación estaba llena de cenizas y ladrillos de barro caídos», dice Ortiz. Sólo podemos imaginarnos lo que estaban haciendo en el edificio en vísperas de la destrucción. ¿Se estaban escondiendo, estaban huyendo de los soldados egipcios, volvieron al edificio para recuperar objetos de valor?»

En esta sala los excavadores también encontraron varias instalaciones: una mesa, una piedra de torre, una gran piedra de moler, varios jarros de almacenaje y un pithoi o jarrón grande, llevando a los excavadores a especular que la sala había sido un taller.

Joyas y un cuerpo en los escombros (Sala 2)
Al norte de esta sala, los excavadores encontraron los restos de una habitación rectangular particularmente intrigante, con una pared de apoyo y dos pilares en su centro.
En esta habitación, que había sido finamente enyesada, se encontró un tercer cuerpo, contando también una espantosa historia de muerte. Esta persona, de 1,72 de alto, fue encontrada debajo de un montón de piedras derrumbadas que irónicamente ayudó a preservar los restos esqueléticos.

«Este individuo atestigua la violenta naturaleza de la destrucción, ya que está claro que él experimentó el trauma del evento», dice Ortiz.

Restos de un adulto encontrado justo afuera de la sala industrial en Gezer, preservados por piedras que se derrumbaron encima del cuerpo. Foto: Instituto Tandy de Arqueología

Dentro de la sala, además del cuerpo, los arqueólogos encontraron escarabajos y sellos de cilindros y varios preciosos objetos de loza y turquesa, entre ellos un amuleto particularmente notable.

Ese amuleto es del siglo XIII AEC, placa rectangular bifacial de loza con una parte superior en forma de barril, con un dibujo de Thutmose III, flanqueado por una pluma de la verdad en cada lado. La base contiene el nombre de Ramesses II. Es un producto típico de la XIX Dinastía que conmemora los nombres de los grandes faraones de las dinastías XVIII y XIX.

Un amuleto con una placa rectangular bifacial con una parte superior en forma de barril. Contiene un dibujo de Thutmose III flanqueado por una pluma de la verdad en cada lado y la base contiene el nombre de Ramsés II. Foto: Instituto Tandy de Arqueología

¿Dominio anómalo del gobernador, o casa del príncipe cananeo?

La Estela de Merneptah, que dice: «Israel ha sido devastado, su semilla ya no existe». No exactamente. Webscribe, Wikimedia Commons

Pero, ¿quién era el real dueño de esta magnífica casa hace más de cuatro mil años?

Originalmente los excavadores pensaron que el edificio era la residencia del gobernador egipcio. Sin embargo, aunque bien diseñado, el edificio no es robusto como otras residencias egipcias y algunos creen que es más probable que haya pertenecido a un príncipe cananeo. Si hubo un gobernador egipcio en Gezer en algún momento, probablemente habría vivido en la acrópolis, argumenta el segundo campamento.

Sobre la base de los tesoros encontrados en la sala de columnas, Ortiz, por ejemplo, postula que el domicilio era una casa de patio donde las jarras cananeas se reunían para festejar en la sala de pilares.

«Este edificio era probablemente una típica casa patricia de la Edad del Bronce Final», dijo Ortiz a Haaretz. «Algunas habitaciones fueron utilizadas para la industria del hogar y otras sirvieron para otros propósitos. Esperemos que las pruebas de ADN ayuden a determinar si estos individuos estaban relacionados entre sí.»

Vale la pena añadir que el ADN, y menos aún utilizable, puede no obtenerse de los antiguos carbonizados huesos.

Wolff piensa que hay muchas opiniones sobre quién vivió allí, y hay que hacer más investigaciones antes de hacer postulaciones.

Sea cual sea el caso, la destrucción masiva sugiere que el faraón egipcio encontró una fuerte resistencia. Es posible que el jefe haya recogido objetos preciosos dentro del vestíbulo antes de su destrucción final.

Guerra de Reshef

Otro hallazgo impresionante en la segunda habitación fue un sello en forma de cilindro que mostraba una compleja escena de guerra comandada por el dios Reshef.

Reshef era originalmente una deidad levantina representada con una cabeza de gacela. Él «emigró» y también fue adorado en Egipto durante la era del Nuevo Reino (alrededor de 1550 AEC a 712 AEC

La escena muestra a Reshef apuntando su arco contra doce enemigos en varios grados de colapso, y dos cautivos arrodillados y sometidos. Algunos tienen barbas en punta, una característica típica de los asiáticos en la iconografía egipcia.

Al este de este edificio había un patio empedrado con un contenedor rectangular, que medía aproximadamente un metro por medio metro. Esto a su vez contenía fragmentos de jarros de almacenamiento, tazones y recipientes de mezcla, así como un tazón de hilado utilizado para tejer.

Escena de guerra encabezada por el dios levantino Reshef con una cabeza de gacela apuntando un gran arco hacia 12 enemigos mostrados en diversos grados de colapso junto con dos cautivos obligados a arrodillarse. Foto: Instituto Tandy de Arqueología

El Proyecto Tel Gezer, dirigido por Steve Ortiz del Instituto Tandy de Arqueología y Sam Wolff de la Autoridad de Antigüedades de Israel, tuvo su última temporada de campo este verano y ahora entrará en una agresiva fase de investigación y publicación. Ortiz: «Todos los artefactos y los restos han sido llevados a nuestro laboratorio en Jerusalén. Esperamos con interés el análisis post-excavación y la obtención de los resultados de los distintos expertos.

Las paredes de la antigua ciudad debajo de Gezer tienen hasta un metro de espesor. Foto: Samuel Wolff

La entrada al vasto sistema de agua en Gezer. Foto: Wikimedia Commons

La identificación de las ruinas con la ciudad bíblica de Gezer se basa, entre otras cosas, en las inscripciones encontradas allí: ‘Límite de Gezer’. Foto: Wikimedia Commons

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.