La imagen multiespectral revela antigua inscripción hebrea que no fue detectada por más de 50 años

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv creen haber descubierto correspondencia militar del período del Primer Templo, al reverso de un bien estudiado artefacto en el Museo de Israel.

Facsímil del verso del ostracón (trozo de cerámica usado para escribir) Arad No. 16.
Las formas huecas representan caracteres conjeturados.

Utilizando tecnología de imagen avanzada, investigadores de la Universidad de Tel Aviv han descubierto una inscripción hasta ahora invisible en la parte trasera de un fragmento de cerámica que ha estado en exhibición en el Museo de Israel por más de 50 años.

El ostracón (fragmento de cerámica con tinta) se encontró por primera vez en mal estado en 1965 en la fortaleza desértica de Arad. Se remonta a 600 AEC, la víspera de la destrucción del Reino de Judá por Nabucodonosor. La inscripción en su parte delantera, abriendo con una bendición por Yahweh, discute transferencias de dinero y ha sido estudiado por arqueólogos y eruditos bíblicos igualmente.

«Aunque su lado frontal ha sido estudiado a fondo, su reverso fue considerado vacío», dijo Arie Shaus del Departamento de Matemáticas Aplicadas de TAU, uno de los principales investigadores del estudio, publicado hoy en PLOS ONE. «Utilizando imágenes multiespectrales para adquirir un conjunto de imágenes, Michael Cordonsky, de la Facultad de Física de la TAU, notó varias marcas en el reverso del ostracón. Para nuestra sorpresa, se revelaron tres nuevas líneas de texto.»

Los investigadores fueron capaces de descifrar 50 caracteres, que comprenden 17 palabras, en la parte posterior del ostracón. «El contenido del reverso implica que es una continuación del texto en la parte delantera», dijo Shira Faigenbaum-Golovin del Departamento de Matemáticas Aplicadas de TAU, otro investigador principal del estudio.

La investigación multidisciplinaria fue realizada por Faigenbaum-Golovin, Shaus y Barak Sober, todos los estudiantes de doctorado en el Departamento de Matemáticas Aplicadas de la TAU, y por el Dr. Anat Mendel-Geberovich del Departamento de Arqueología de la TAU. Otros colaboradores son el Prof. David Levin y el Prof. Eli Turkel del Departamento de Matemáticas Aplicadas de TAU, el Prof. Benjamin Sass del Departamento de Arqueología de TAU, así como Michael Cordonsky y el Prof. Murray Moinester de la Escuela de Física de TAU. El equipo de investigación fue co-dirigido por el Prof. Eli Piasetzky de la Escuela de Física de TAU y el Prof. Israel Finkelstein del Departamento de Arqueología de la TAU.

«Utilizando imágenes multiespectrales, también hemos sido capaces de mejorar significativamente la lectura de la parte delantera, añadiendo cuatro «nuevas» líneas», dijo Sober.

Una solicitud por más vino

«Tel Arad era un puesto de avanzada militar -una fortaleza en la frontera sur del reino de Judá – y fue poblado por 20 a 30 soldados», dijo el Dr. Mendel-Geberovich. «La mayoría de los ostracones desenterrados en Arad datan de un corto tiempo durante la última etapa de la historia de la fortaleza, en vísperas de la destrucción del reino en 586 AEC por Nabucodonosor. Muchas de estas inscripciones están dirigidas a Elyashiv, el intendente de la fortaleza. Tratan sobre la logística del puesto de avanzada, como el suministro de harina, vino y aceite a las unidades subordinadas».

«La nueva inscripción comienza con una solicitud de vino, así como una garantía de asistencia si el destinatario tiene sus propias peticiones», dijo Shaus. «Concluye con una petición para la provisión de una cierta mercancía a una persona anónima, y ​​una nota con respecto a un» baño», una medida antigua de vino llevada por un hombre nombrado Ge’alyahu.

«La inscripción recientemente revelada presenta un texto administrativo, como la mayoría de las inscripciones de Arad», dijo el doctor Mendel-Geberovich. «Su importancia radica en el hecho de que cada nueva línea, palabra e incluso un solo signo es una adición preciosa a lo que sabemos sobre el período del Primer Templo».

«A mayor escala, nuestro descubrimiento destaca la importancia de la imagen multiespectral en la documentación de ostracones», dijo Faigenbaum-Golovin. «Es desalentador pensar cuántas inscripciones, invisibles a simple vista, han sido eliminadas durante las excavaciones».

«Esta es una investigación en curso», concluyó Sober. «Tenemos a nuestra disposición varias alteraciones y ampliaciones adicionales de conocidos ostracones del Primer Templo. Por lo tanto, el futuro puede tener sorpresas adicionales”.

 

Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil

 



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.