Curar a sirios heridos que llegan a Israel es «el más sagrado de los sagrados»

«Damos la más rápida y mejor atención con el equipo más avanzado, pero a veces no hay nada que podamos hacer.»

Soldados de las FDI brindan atención médica a un herido sirio (foto: IDF)

A medida que la brutal guerra al otro lado de la frontera norteña de Israel se agrava, los sirios desesperados por atención médica siguen haciendo el peligroso viaje a la frontera de un país que fueron criados para ver como su enemigo.

Mientras que Israel se ha mantenido, en gran medida, fuera de los combates en su frontera norte, más de 3.000 sirios han sido tratados aquí en los cuatro años desde que las FDI comenzaron a permitir el ingreso a los heridos que se dirigían a la frontera.

Aquellos que llegan a la frontera entre Siria e Israel, tanto combatientes como civiles, reciben tratamiento de emergencia en el campo para estabilizarlos antes de que las FDI los trasladen a centros médicos, donde la atención médica se proporciona de forma gratuita y los pacientes son tratados bajo estricto anonimato por temor a que ellos y sus familias puedan ser atacados en Siria si se conoce sobre su estadía en Israel.

Aunque la mayoría son transportados en ambulancia al Hospital de Galilea Occidental de Nahariya o al Centro Médico Ziv en Safed, ha habido varias ocasiones en las que oficiales médicos han llamado en helicópteros para transferir pacientes con lesiones extremas que sólo podrían ser tratados en hospitales en el centro del país.

Según el capitán Aviad Camisa, jefe subdirector médico de la División 210 de Bashan, las tropas hacen controles intensivos de los pacientes – porque la seguridad de los soldados es primordial – «el más sagrado de los sagrados» es proporcionar atención médica a aquellos que la necesitan, especialmente a aquellos que vienen de un lugar donde incluso los niños son blancos.

Más del 25% de los heridos tratados aquí han sido mujeres y niños, dijo Camisa al Jerusalem Post.

«Estamos haciendo lo mejor que podemos en esta situación. Damos la más rápida y mejor atención con el equipo más avanzado, pero a veces no hay nada que podamos hacer», dijo, señalando que ha habido muchos casos de niños con heridas de bala o lesiones por explosión, pero no ha visto heridas de armas químicas.

«Es difícil ver esto así que entro en una mentalidad profesional y les doy el mejor tratamiento que pueda. Los trato como a cualquier soldado o civil israelí», dijo Camisa, que ha servido en su puesto durante el año y ha tratado personalmente a cientos de sirios heridos que hicieron el arriesgado viaje a la frontera.

«Una vez que los llevo al hospital trato de dejar de pensar en el paciente. Pero es difícil no pensar en ellos, especialmente cuando son niños. Como padre, me llega personalmente.

«Cuando ves a un niño que fue gravemente herido y tenía una muy pequeña posibilidad de sobrevivir, y luego lo ves caminando, la sensación es increíble», dijo.

Los pacientes sirios son enviados de regreso una vez que terminan su tratamiento.

A pesar de una reciente resolución de la Organización Mundial de la Salud que señaló a Israel sobre «las condiciones de salud en el Golán sirio ocupado», Camisa confía en que aquellos que ponen sus vidas en manos de soldados y hospitales de las FDI están difundiendo la verdad sobre el país enemigo que les salvó la vida.

La guerra en Siria ha costado más de 400.000 vidas. El Coordinador de Socorro de Emergencia de la ONU, Stephen O’Brien, dijo el martes que, si bien hay un número significativamente menor de informes sobre violencia en algunas partes de Siria, el régimen de Assad utiliza cada vez más el sufrimiento civil como «una táctica de guerra», negando la ayuda a los civiles y empujando a los civiles que están en las ciudades sitiadas a escoger entre el hambre y la muerte o huir a lugares que son igual de peligrosos.

La comunidad internacional, dijo, «no debe permanecer en silencio mientras la violencia se acumula en otras partes del país y los partidos continúan usando el hambre, las tácticas de miedo y la negación de alimentos, agua, suministros médicos y otras formas de ayuda como métodos de guerra».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.