Descubren evidencia de la última batalla en Jerusalén de hace 2000 años

Excavaciones llevadas a cabo en una calle central cerca de las puertas de la ciudad y en las cercanías de la Piscina de Siloé revelaron piedras de catapulta disparadas por máquinas de guerra que bombardearon Jerusalén durante el asedio romano de la ciudad; además, se encontraron puntas de flecha que los rebeldes judíos utilizaban en las feroces batallas contra las legiones romanas.

Al marcar los 50 años de la reunificación de Jerusalén, la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA por sus siglas en inglés) y la Autoridad de Protección de Parques Nacionales y Naturaleza de Israel descubrieron pruebas de la última batalla por la ciudad de hace 2.000 años; la batalla que ocurrió en vísperas de la destrucción del Segundo Templo.

Excavaciones llevadas a cabo en una calle central cerca de las puertas de la ciudad y en las cercanías de la Piscina de Siloé, financiada por la asociación «Ciudad de David» (ELAD), revelaron puntas de flechas y piedras de catapulta que narran la batalla entre los romanos y los rebeldes judíos, al final de la cual, Jerusalén fue destruida. Estos hallazgos fueron descritos por el historiador Josefo Flavio: «Al día siguiente, los romanos derrotaron a los bandidos de la ciudad baja y pusieron todo en llamas hasta Siloé».


Parte de la calle descubierta (Foto: Shai Halevi, IAA)

Piedras de catapulta (Foto: Shai Halevi, IAA)

(Foto: Clara Amit, IAA)

Según Nachshon Zanton y Moran Hajabi, los directores de excavaciones de la Autoridad de Antigüedades, «las descripciones de Josefo de la batalla en la ciudad baja se concretan con la evidencia que se reveló en la zona de una manera clara y escalofriante». La excavación reveló piedras disparadas por catapultas que bombardearon Jerusalén durante el asedio romano de la ciudad. También encontramos puntas de flecha usadas por los rebeldes judíos en las feroces batallas contra las legiones romanas, tal como Josefo describe.

Punta de flecha (Foto: Clara Amit, IAA)

Nachshon Zanton (Foto: Shai Halevi, IAA)

Hasta la fecha, una sección de una calle de 100 metros de largo, pavimentada con grandes losas de piedra, se ha descubierto en excavaciones, como era costumbre en las construcciones monumentales en todo el Imperio Romano. La Autoridad de Antigüedades dijo que las excava- ciones arqueológicas en la calle combinan métodos avanzados de investigación, cuyos resulta- dos hasta ahora han fortalecido el entendimiento de que el Rey Herodes el Grande no fue el único responsable de los grandes proyectos de construcción de Jerusalén al final del periodo del Segundo Templo. Estudios recientes indican que la calle fue construida después del tiempo de Herodes, bajo el patrocinio de los procuradores romanos de Jerusalén, y probablemente en la época del procurador romano Poncio Pilato, también conocido como el que condenó a Jesucristo a ser crucificado.

«2000 años después de la destrucción de Jerusalén y 50 años desde su liberación», dijeron los arqueólogos, «regresamos a los pozos de agua, al mercado y a la plaza de Jerusalén en vís- peras de su destrucción. Naomi Shemer ciertamente no concibió que volveríamos a descubrir la Jerusalén del Segundo Templo».

Punta de flecha (Foto: Clara Amit, IAA)

El Dr. Yuval Baruch, un arqueólogo del área de Jerusalén en el IAA, reveló planes futuros, diciendo: «Tenemos la intención de exponer toda la longitud y el ancho de la calle en cinco años, completando así la excavación de este sitio único que llamó la atención de los arqueólogos de todo el mundo hace unos 100 años. Cuando se terminen las excavaciones, se conservarán los restos de la calle y se desarrollarán y prepararán para recibir a decenas de miles de visitantes que caminarán junto a él», dijo.

 

Fuente: YnetNews
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil