‘La fuerza de los lazos débiles’: académicos de negocios israelíes, iraníes y sirios unen fuerzas

Con vino, paseos y charlas, investigadores celebran la reunión maraton-esca en Fontainebleau, Francia, en un intento para impulsar la «economía de la paz»


Lejos de sus países de origen en el conflictivo Oriente Medio, un grupo de 30 investigadores iraníes, sirios, egipcios, egeos, tunecinos, marroquíes, turcos e israelíes del campo de la iniciativa empresarial se reunieron el mes pasado durante dos días y medio para un taller, en el entorno idílico del campus de la escuela de negocios INSEAD en Fontainebleau, Francia. Su objetivo: establecer proyectos conjuntos de investigación que promuevan la gestión estratégica y el espíritu empresarial en el Oriente Medio, al tiempo que fomenten la tolerancia, la colaboración y el establecimiento de la paz.

En ese ambiente hablaban, comían, lanzaban una lluvia de ideas, que estudiaban e intercambiaban. Pero también hicieron tiempo para pasear juntos por los terrenos de la escuela de negocios, montar en carruajes tirados por caballos, respirar los olores del césped recién cortado, visitar castillos y navegar en el lago. La comida estuvo buena; los vinos, cálidos. Principalmente, sin embargo, se conocieron, no como adversarios en lados opuestos del sangriento conflicto árabe-israelí, sino como investigadores con intereses, pasiones y metas comunes.

«La idea es juntar a investigadores israelíes con colegas árabes en el campo del emprendimiento y la estrategia» y eventualmente ver que su investigación conjunta conduzca a un documento publicado sobre temas relacionados con Oriente Medio, dijo Niron Hashai del Centro Asper de Emprendimiento en la Universidad Hebrea de Jerusalén, uno de los organizadores de la reunión.

Investigadores del mundo árabe se reunieron con israelíes para establecer proyectosconjuntos de emprendimiento, abril de 2017 (Cortesía)

Otros organizadores del Taller de la Iniciativa para la Colaboración Académica de 2017 en el Oriente Medio y el Norte de África (IACMENA por sus siglas en inglés), que tuvo lugar del 28 al 30 de abril, fueron INSEAD, la escuela de negocios de graduados; Strategic Management Society, una sociedad de investigación que reúne a más de 3.000 miembros de 80 países; y el Instituto de Investigación Harry S. Truman para el Avance de la Paz en la Universidad Hebrea de Jerusalén. El Prof. Ithai Stern de INSEAD inició el encuentro.

«La idea es conectar a israelíes y árabes que no tienen la oportunidad de reunirse en general debido a los boicots y la política», dijo Menahem Blondheim, jefe del Instituto Harry S. Truman, en una entrevista telefónica. El diálogo y el trabajo conjunto son importantes para promover la economía de la paz, promover la economía de la región y crear un terreno más fértil para la investigación científica.

«Hay tal cosa como la fuerza de lazos débiles», dijo Blondheim. «Si usted trabaja o se reúne con la misma gente es muy diferente que si trabaja y se reúne con personas de diferentes orígenes. Abre nuevos mundos. »

Esta es la segunda vez que una iniciativa de este tipo ha tenido lugar, con la primera de esas reuniones celebrada en Cambridge un año antes con participantes más jóvenes. Este año los asistentes fueron en su mayoría a nivel de profesor asociado. No se han publicado documentos conjuntos del evento del año pasado, dijo Hashai, pero el trabajo aún está en marcha en la investigación.

La reunión de este año comenzó con una comida conjunta. «Al principio hubo dudas y sospechas porque no nos conocíamos, pero dentro de un cuarto de hora éramos amigos», dijo Hashai.

Investigadores de Irán, Siria, los Emiratos Árabes Unidos y los israelíes discuten proyectos conjuntos en INSEAD, del 28 al 30 de abril de 2017 (Cortesía)

El formato de las sesiones de estudio fue único para un foro académico; estaba muy orientado al objetivo con plazos ajustados, explicó Hashai. Los investigadores fueron emparejados entre sí con base en antecedentes de investigación y se les dio un límite de tiempo para elegir el tema de su investigación conjunta, establecer la teoría detrás de ella, exponer la hipótesis y presentar su trabajo a los demás participantes al final del evento.
«Trabajamos como en una maratón», dijo Hashai. «Estoy seguro de que mi investigación con mi colega turco, sobre el efecto de los fundadores sobre la eficacia del gasto en investigación y desarrollo en las empresas, producirá un papel, y tal vez casi el 50% de los otros también», dijo.

Entre los documentos propuestos en el taller se encontraba uno que estudia el impacto de una reforma 2107 sobre el empleo palestino en Israel; uno que apunta a desafiar el paradigma dominante que la cobertura negativa de los medios conduce al funcionamiento negativo; y uno que examina cómo las firmas que perteneces a las minorías étnicas pueden aumentar flexibilidad.

Hashai dijo que conseguir que los investigadores se unan a la iniciativa no fue fácil, y algunos invitados se negaron a venir por temor a una reacción violenta en sus países de origen, muchos de los cuales no tienen vínculos diplomáticos con Israel.

Investigadores del mundo árabe e israelí se reunieron en el INSEAD, en Fontainebleau,Francia, para establecer proyectos conjuntos; Abril 2017 (Cortesía)

Sin embargo, aquellos que aceptaron, están para el largo plazo, con todos los participantes de acuerdo en tener sus nombres publicados en los documentos conjuntos, dijo Hashai. «Tenías que estar completamente dentro o fuera», dijo.

Un punto de venta importante del programa era el acceso a especialistas de alto nivel en una variedad de campos relevantes que fueron traídos para actuar como mentores y asesores de los equipos de investigación.

También ayudó a que muchos de los participantes trabajan en universidades fuera de su país natal, dijo Hashai. Para los propósitos de este artículo sólo los investigadores israelíes estaban dispuestos a ser entrevistados, con otros prefiriendo que sus nombres y fotografías no aparezcan en la nota por preocupaciones relativas a la privacidad.

Sin embargo, para los que trabajaban juntos las diferencias culturales no se sintieron, dijo Hashai.

Para la cena conjunta final los organizadores trajeron a un chef francés-libanés para servir una variedad de kebabs, hojas de vid, cordero asado a la parrilla y otras carnes del Oriente Medio, ensaladas y panes. «Nos encantó la comida francesa que comimos», dijo Hashai. «Pero cuando vimos la deliciosa comida libanesa, todo el mundo estaba feliz porque es la comida que amamos y todos nos sentimos como en casa».

Al final del taller conjunto en el INSEAD, los investigadores israelíes y árabes se deleitaron con la deliciosa comida de un chef libanés; Abril 2017 (Cortesía)

«Lo que estamos haciendo es una gota en el océano, pero estamos viendo el progreso a medida que más y más personas están dispuestas a unirse a la iniciativa. Y cuando llegan, ven que la persona al otro lado del conflicto, o las barreras, es sólo otro investigador como ellos», dijo Hashai.

«No hablamos de política sino de nuestro trabajo y nuestros objetivos. Es una manera muy agradable de anular los obstáculos entre nosotros. Los investigadores son un pequeño grupo en un mundo pequeño, pero cada pequeño paso en la dirección correcta es en realidad un gran paso».

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil