Sabio comentario: Carta de un tomate

No hay mayor señal de redención que la re-floración agrícola de la Tierra de Israel.

Tomates (Foto: REUTERS)

Los tomates, naranjas y berenjenas de esta tierra tienen una gran historia que contar, y antes del Día de la Independencia de Israel, publicaron una carta dirigida principalmente a los judíos de la Diáspora. Aquí está.

«Nosotros, los vegetales y frutos de la Tierra de Israel, queremos que los judíos sepan la dramá- tica transformación se ha producido durante el siglo pasado en nuestro mundo subterráneo.

«Pues bien, después de la destrucción de la Segunda Comunidad Judía en 70 EC, un mensaje vino del cielo para toda la flora y fauna de esta tierra – dejar de crecer.

«La palabra se extendió del cedro al hisopo, de la vid al olivo, de la flor al grano – un alto com- pleto! Todo debe quedar latente, nos dijeron. Una inercia cayó sobre la Tierra de Israel. Sólo cuando el pueblo judío regresara y con instrucción directa del Todopoderoso, se nos permitiría acelerar nuestros motores biológicos y comenzar a producir de nuevo.

«Estábamos muy tristes de ver a nuestra gente ir al exilio, pero escuchamos la palabra de Di-s. También sabíamos que Él había advertido de esto en Levítico (26:32), diciendo a los judíos que si arruinaban su estado y sociedad, el exilio se produciría y Él «haría la tierra desolada».

«De hecho, se nos dijo que no respondiésemos con entusiasmo a los enemigos de Israel que entraron en la tierra, y obedecimos. A través de los siglos hubo muchos invasores extranjeros: romanos, bizantinos, musulmanes, cruzados, turcos y más. Todos vinieron y no reaccionamos a sus intentos de llevarnos a la vida. La tierra permaneció estéril.

«Durante ese largo interludio, hubo momentos en los que pensamos que nuestra miseria estaba llegando a su fin. Pensamos que nuestros hijos estaban llegando a casa. En el siglo XII, escuchamos reportes de que «Ya venían». Trescientos tosafistas (autores de los comentarios Tosafot sobre el Talmud) vinieron de Renania, pero nada más.

«Las falsas alarmas continuaron. Nahmánides llegó en 1267, Ovadia de Bartenura en 1492, Yehuda Hahassid y sus seguidores en 1700, luego los estudiantes del Baal Shem Tov y los estudiantes del Gaón de Vilna. Pero no recibimos luz verde de Di-s para volver a crecer.

«Así que nosotros, los Frutos Indígenas de la Tierra de Israel, esperamos. Esperamos y oramos por el regreso del pueblo indígena de esta tierra.

«Entonces, hacia finales del siglo XIX, los rumores volvieron a darse bajo la superficie de la tierra. Los pájaros que volaban por encima y las nubes que cruzaban los cielos decían: ‘Vienen.’ Y enton- ces el gran mandamiento vino directamente de Di-s: ‘¡Montes de Israel, disparen sus ramas y den su fruto a Mi pueblo Israel; porque ya están cerca de venir. «(Ezequiel 36: 8)» ¡Crece! ¡Respondan al trabajo de sus manos! Que Israel vuelva a ser grande.

«Deberías haber visto la alegría bajo la superficie. No había existido tal actividad en milenios. Despertamos de la hibernación, estiramos nuestras raíces y sonreímos.

Se nos ordenó convertir al pequeño, seco, árido, polvoriento y casi muerto Israel en una superpotencia del mundo agrícola, frondosa y fructífera.

«Y el Señor además nos instruyó: ‘No revisen el tzitzit de estos judíos que regresan. No importa si son religiosos o no. Ellos son Mis hijos y están regresando a casa. Crezcan incluso en el año shmita, incluso con la mechira heter. ¡Crezcan, difundan su generosidad, crezcan! ‘»Y lo hicimos en abundancia. Hemos dado almendra, manzana, albaricoque, alcachofa, espárrago, aguacate, banana, cebada, frijol, baya, brócoli, repollo, cactus, carambola, coliflor, cereza, garbanzo, maíz, pepino, fecha, higo, pomelo, guayaba, kiwi , kumquat, limón, lichi, mango, melón, setas, cebolla, guisante, melocotón, pera, pimienta, caqui, piña, ciruela, papa, calabaza, membrillo, rábano, sandía, trigo y mucho más! «Y ay, qué viñedos fantásticos que hemos dado a los viticultores del Israel moderno, de donde vino de clase mundial y santo se está vinificando. ¿No es esto simplemente asombroso?

Si piensas que es imaginario que las plantas se comunican, piensa otra vez. La ciencia moder- na ha descubierto que las plantas comparten una red única de comunicación a través de raíces fúngicas de micelio. Es una autopista de información subterránea que permite que los árboles, arbustos y verduras se ayuden mutuamente; como un internet de plantas.

Los científicos lo han bautizado como «Wood Wide Web». (Gran web de madera en alusión al WWW world wide web o web mundial)

Y si piensas que es imaginario que Di-s se comunique con y a través del mundo de las plantas, piensa una vez más. La tradición judía lo atestigua.

El sabio talmúdico Rabí Abba enseñó (Sanedrín 98a) que «no hay mayor señal de redención que la re-floración agrícola de la Tierra de Israel». El rabino Yoel Sirkis (Bach on Tur Orach Chaim 208) escribió que la shechina, la Presencia Divina, entra en el alma judía a través de los productos agrícolas de Eretz Yisrael.

Y sin embargo, tristemente, muchos judíos parecen ajenos a estas profundas sabidurías.

Quizás es porque los judíos – como la mayoría de la gente moderna – están tan profundamente arraigados en sus oficinas y iPads que son incapaces de darse cuenta de obras milagrosas en el mundo zoetic.

Tal vez sea porque los sensores espirituales de esta generación han sido entorpecidos por la ciencia y el secularismo.

Quizás es porque los judíos se han enamorado tanto de la vida cosmopolita, y en el proceso, han olvidado cómo escuchar mensajes divinos susurrados a través de la naturaleza y la historia.

El perspicaz educador Rabí Sholom Gold de Jerusalén (que desarrolló la mayor parte de la narración del «tomate parlante» presentada arriba, y que he adaptado con su amable permiso) dice que «debemos escuchar a nuestros tomates». Son portadores de un Divino mensaje: que Di-s ha enjugado nuevamente la Tierra de Israel para que todos Sus hijos puedan volver a casa y vivir en abundancia.

Con su particular manera, el rabino Gold ofrece este ardiente y afilado consejo religioso: «Si quieres hablar con Di-s», dice, «ve al Muro de los Lamentos. Pero si quieres verlo a Él, ve al mercado Mahaneh Yehuda.»

www.davidmweinberg.com

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.