Veterano discapacitado de la FDI enseña a otros veteranos heridos cómo esquiar

Después de casi perder su vida en un accidente durante su servicio de las FDI, Guy Galboiz no pudo salir de su casa por 5 años, pero insiste en que eso no tiene nada que ver con haberse convertido en un instructor de esquí para discapacitados. En lo que se refiere a Galboiz, no hay una montaña demasiado alta para subir, aunque signifique construir carriles adaptados para discapacitados.

Guy Galboiz fue herido en un accidente de entrenamiento durante su servicio de las FDI, lo que le dejó incapacitado y no pudo salir de la casa por cinco años. Pero si le preguntas, insistiría en que eso no tenía nada que ver con el hecho de que ahora está ayudando a veteranos discapacitados en Israel y en el extranjero a aprender a esquiar.

«Yo estaba de pie junto a un APC (vehículo blindado), cuando su banda voló hacia mi pierna», recuerda Galboiz, de 38 años. «Mi rodilla sufrió un golpe serio.»

Un luchador de corazón, se negó a ser reconocido por el ejército como discapacitados e insistió en volver al servicio activo y completarlo.

Foto: Escuela de esquí Guy Galboiz

Se convirtió en un instructor de esquí adaptable por casualidad, pero desde allí su camino se hizo más claro.

«Comencé a enseñar en 2007», dice. «Un año más tarde, conocí a un tipo cuya pierna fue amputada y me preguntaron si quería unirme a un grupo privado de discapacitados que quería viajar a los Alpes. Acepté y así empezó todo.”

Foto: Escuela de esquí Guy Galboiz

«Es importante entender que el programa de instructores de esquí adaptable es un programa combinado, que incluye el aprendizaje y la formación con esquiadores discapacitados», explica. «Esta complejidad hace que sea la mejor manera de aprender.»

Más tarde estudió en cursos avanzados y, además de su calificación profesional, viajó a Wyo- ming varias veces para asistir a cursos profesionales en un parque adaptado para discapacitados, y posteriormente extendió su calificación hasta Suiza.
«La diversidad agregó mucho para mí», dice. «Cada lugar ofrece un enfoque diferente, aprendes mucho y como observador también tienes la oportunidad de aprender de los errores de los demás».

Foto: Escuela de esquí Guy Galboiz

«Creo que las personas con discapacidades pueden esquiar, incluso como parte de grupos regulares», continúa diciendo.
«Es mejor darle a una persona las herramientas que la harían independiente. No es simple, pero es práctico», explica Galboiz.
«La instrucción de los esquiadores discapacitados es un desafío: el equipo y la ropa se dañan y se arruinan con más frecuencia, hay que arrastrar y empujar, lo que también es físicamente difícil. Los principiantes suelen caerse a menudo, al igual que los principiantes que no son discapacita- dos. La diferencia es que debes ayudarlos a levantarse cada vez.»

Foto: Escuela de esquí Guy Galboiz

“Es fácil solo hacer lo más fácil. Por ejemplo, en Francia, los instructores adaptativos sostienen constantemente a los esquiadores discapacitados para que casi no se caigan: sin caídas, no hay que ayudarlos a pararse. Es más fácil y más conveniente para todos, pero al final de la jornada, esa persona no sabe esquiar. No puede esquiar la pista azul de principiantes sin ayuda. Llevo a los esquiadores a un punto donde puedan esquiar a mi lado en la pista roja y la mayoría del tiem- po, ellos esquían solos. También depende de la persona, pero si los dejas caer, les ayudas a levantarse y explicas, eventualmente no se caerá, e incluso si lo hace, sabrá cómo levantarse».

Foto: Escuela de esquí Guy Galboiz

La instrucción del esquí es una profesión física que requiere habilidades físicas y aptitud. La instrucción del esquí adaptable requiere fuerza mental también. No todo el mundo está a la altura del trabajo, pero los que sí lo están, sienten gran satisfacción y un inmenso sentido de dar.
«He esquiado con Moshe durante muchos años», relata Galboiz. «Moshé es un discapacitado vi- sual, me explicó que durante el día puede ver como si estuviera mirando a través de un vidrio opaco. Además es manco, después de que su brazo fue amputado en la Primera Guerra del Lí- bano.
«Moshe explicó que ve una mancha en el color de mi traje, y cuando él esquía detrás de mí, él sigue esa mancha.» Convenimos que yo no haría ningún cambio agudo en la dirección del esquí de modo que él pudiera seguirme. Nunca he tenido que esperarlo, simplemente es un excelente esquiador.”

Foto: Escuela de esquí Guy Galboiz

Consejos para los esquiadores con discapacidades:

  • No viaje al extranjero para esquiar sin primero intentar esquiar en Israel: ya sea en el Skimulator, que ofrece un ambiente controlado, o en el Monte Hermon. Los precios de las clases de esquí de adaptación en el extranjero son sustancialmente más altos que las lecciones regulares de esquí. Mientras que el costo de las lecciones semanales para el esquiador promedio sería de unos pocos cientos de euros, para un esquiador discapacitado costaría alrededor de 1.000 -1.500 euros por semana, que no incluye el precio de alquiler del monoski.
  • Elija un instructor con experiencia en el trabajo con los discapacitados. Es fundamental para un instructor estar familiarizado con los diversos matices que se aplican a los esquiadores discapacitados, ya que algunos de ellos ni siquiera saben acerca de los mismos antes de llegar al sitio.
  • Elija un sitio de esquí que claramente ofrezca esquí adaptable, de lo contrario la logística es extremadamente complicada. Los sitios adaptados ofrecen paseos, ascensores, restaurantes, baños, etc. que son todos amigables y accesibles. Es de suma importancia eliminar cualquier factor inesperado.
  • Esté bien equipado. Es extremadamente importante mantener el calor del cuerpo, específicamente cuando un esquiador no puede sentir sus piernas. No hay sustituto para zapa- tos de protección con buenas medias.
  • La preparación física es extremadamente importante para los esquiadores discapacitados. No esquíe sin prepararse físicamente.

 

Fuente: YnetNews
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.