Cómo un alcalde árabe-israelí está convirtiendo su ciudad en una capital de alta tecnología

La ONG Tsofen y el alcalde de la ciudad se unen para promover el espíritu empresarial.

noticias-Consulado-de-Israel-como-un-alcalde-arabe-israeli-esta-convirtiendo-su-ciudad-en-una-capital-de-alta-tecnologia

El alcalde de KAFR KASIM, Adel Badir, habla en el programa tecnológico TRIO/O de Tsofen. (Foto: Cortesía)

Muhammad Bushnaq, un adepto de toda la vida a los videojuegos y desarrollador autodidacta de aplicaciones, se sorprendió cuando su juego de trivia Android acumuló 500.000 descargas durante sus primeras dos semanas en Google Play Store.

«Pasé por YouTube y comencé a buscar y aprender a desarrollar juegos», dijo Bushnaq, de 24 años, al Jerusalem Post. «Entonces creé dos juegos que no salieron bien. Fueron mis primeros proyectos. Luego creé un juego de trivia llamado League of Guessing (Liga de la Adivinanza)».

Aunque Bushnaq, de la ciudad de Kafr Manda en la Baja Galilea, estaba satisfecho con su éxito, se dio cuenta de que su juego libre no le estaba haciendo ganar dinero y que tenía poco conocimiento sobre cómo transformar sus habilidades como desarrollador, en algo rentable. Finalmente, un mentor lo conectó con Tsofen, una organización árabe-judía que promueve la integración de los ciudadanos árabes de Israel en la industria de alta tecnología del país.

«Conocí a Tsofen y comencé a pensar en cómo puedo tomar a los usuarios de este juego y tratar de hacer un nuevo juego, y obtener alguna ayuda de aquí. Yo no sabía nada», dijo Bushnaq, quien participa en el nuevo programa de aceleración de la organización.
Bushnaq hablaba con el Post en las oficinas de Tsofen que tienen un año en la zona industrial de Lev Haaretz de Kafr Kasim, una ciudad situada en el llamado Triángulo Árabe del centro de Israel, al norte de Rosh Ha’ayin y Petah Tikva y a unos 20 km al este de Tel Aviv . La organización tiene como objetivo transformar la región de Kafr Kasim en un centro de innovación de alta tecnología mediante la formación de potenciales empresarios del sector árabe y atrayendo empresas israelíes e internacionales para abran sucursales en la zona industrial de la ciudad.

Tsofen abrió sus puertas en Kafr Kasim en febrero de 2016 después de ocho años de operación exitosa en Nazaret en Galilea. Desde el principio, la organización tenía previsto lanzar cuatro sucursales en la comunidad árabe del país -en Galilea, el Triángulo, Sakhnin y Negev-, dijo Sami Saadi, co-fundador y co-director general de Tsofen. Con una activa comunidad de alta tecnología ya establecida en Nazaret, la organización decidió establecer un centro similar en la región del Triángulo.

«Encontramos Kafr Kasim», dijo Saadi, que es director general-CEO de la organización junto con Paz Hirschman.

«La zona industrial en la que estamos ahora es la única zona industrial en el área de Triángulo. Encontramos un alcalde que está comprometido con el desarrollo económico y la tecnología de su ciudad».

Mientras que en la mayoría de las comunidades árabes israelíes alrededor del 70% de los ingresos municipales tienden a venir de los impuestos prediales, en las comunidades judías israelíes, cerca del 70% tienden a provenir de la industria, dijo Saadi. Sin embargo, en Kafr Kasim, aproximadamente el 68% de los ingresos son generados por la industria, según el alcalde Adel Badir.

Kafr Kasim puede ser próspera ahora, pero dicho éxito no fue fácil para la ciudad. El municipio fue el hogar de la masacre de Kafr Kasim de 1956, cuando la policía fronteriza israelí mató a 48 civiles que regresaban del trabajo durante un toque de queda que se había ordenado ese día, sin que los residentes lo supieran.

Hoy, con una zona industrial de alta tecnología que ya está prosperando, Badir ahora está planeando una segunda, cerca, en un terreno de 50.000 metros cuadrados. Debido a que el país ha declarado el área como una zona de desarrollo de categoría superior, las empresas que se trasladan al futuro espacio pueden beneficiarse de impuestos significativamente reducidos, dijo el alcalde.

Además, el gobierno ha acordado participar en el 33% de los costos salariales de los empleados durante los primeros 30 meses de operaciones, explicó Badir.

«Kafr Kasim tiene un gran potencial, muchas ventajas. La primera es su ubicación geográfica, a 20 minutos de Tel Aviv, a 15 minutos de Petah Tikva», dijo al Post. «La ubicación le da una tremenda ventaja. Espero que Kafr Kasim se transforme en 10 años en un gran centro de alta tecnología similar a Ra’anana», agregó Badir.

Dentro de la ciudad, Kafr Kasim ya se está asociando con Tsofen para llevar un aumento de educación de alta tecnología no sólo a los potenciales empresarios profesionales, sino también a los estudiantes de secundaria. La organización lleva a los representantes árabes exitosos del mundo de alta tecnología para mostrar a los estudiantes cómo podrían un día entrar en el mismo mundo, dijo Saadi.

Badir expresó su confianza en que, para el año 2020, Kafr Kasim podría unirse a la lista de las 15 ciudades más fuertes de Israel. «Estamos en camino», dijo.

Badir dijo que le gustaría ver las actuales y futuras zonas industriales de alta tecnología de la ciudad incluir a 1.200 trabajadores árabes y judíos de toda la región. Tal centro «abriría un nuevo horizonte» para las mujeres árabe-israelíes en particular, que a menudo se enfrentan a dificultades en los trabajos de alta tecnología en Tel Aviv y Herzliya debido a la falta de opciones de transporte, explicó.

«Kafr Kasim será un modelo de vida colaborativa, de árabes y judíos trabajando juntos», dijo Badir. «No me gusta la expresión convivencia, porque se entiende en la conciencia pública que vienes a pueblos árabes para comer hummus o reparar coches. Creo en una vida de sociedad, en la que hacen negocios juntos y trabajan juntos».

Uno de los elementos del conocimiento público que Tsofen está tratando de fomentar, es la concepción errónea dentro del sector árabe-israelí de que sus jóvenes no pueden entrar en el floreciente sector de alta tecnología del país. Incluso entre los inversionistas árabes, hay poca conciencia sobre la industria de alta tecnología, y la mayoría de los fondos están dirigidos hacia inversiones que se consideran más sólidas, como bienes raíces.

«A esa sociedad árabe no le gusta el riesgo», explicó Saadi.

Para cambiar esta mentalidad, Tsofen está operando el programa Tecnológico TRIO/O en la Zona Industrial Lev Haaretz de Kafr Kasim en sociedad con el Foro Empresarial MIT de Israel y la Embajada de Estados Unidos en la Iniciativa de Alianza de Oriente Medio de Israel.

TRIO/O incluye una «escuela de emprendimiento», en la que los participantes aprenden sobre los fundamentos del emprendimiento, como lo que significa ser una nueva empresa, lo que es un ángel inversionista, lo que es una salida y cómo hacer una presentación efectiva de negocios, explicó Saadi. Después de completar la escuela, algunos estudiantes tienen la oportunidad de unirse a una etapa más exclusiva de acelerador, en la que pueden perfeccionar sus propias ideas específicas de una nueva empresa con la ayuda de mentores de la industria.

Hasta el momento, unas 50 personas han estudiado en el programa escolar, que actualmente está en su tercera ronda, dijo Maher Kabha, gerente de reclutamiento y entrenamiento de Tsofen.

Ocho personas han sido aceptadas en la etapa de aceleración – al momento en medio de su primer ciclo, agregó Saadi.
Aunque que hasta el momento sólo seis mujeres se han unido a la escuela y ninguna está en el programa de aceleración, Kabha dijo que parte del trabajo de Tsofen implicará alentarlas a hacerlo y ayudarlas a encontrar socios tecnológicos adecuados si sus antecedentes son más orientados hacia ciencias de la vida y educación.

«Tenemos mucho trabajo por hacer para alentar a las mujeres a entrar en el campo de alta tecnología», dijo Saadi. «A largo plazo, tendremos que aumentar el número de mujeres en los programas que hacemos en la escuela secundaria».

Hombres y mujeres combinados, Saadi dijo que espera ver que los 4.000 ingenieros de hoy en el sector árabe de Israel crezca a 10.000. También destacó la necesidad de nuevas asociaciones con el Ministerio de Economía, que ya colabora con Tsofen, así como la apertura de parques de alta tecnología no sólo en Kafr Kasim, sino también en el Negev.

El jueves, en el parque Lev Haaretz de Kafr Kasim, Bushnaq expresó la esperanza de que su tiempo en el acelerador de Tsofen le permita presentar con éxito su último juego a los inversores.

Bushnaq ahora está desarrollando un juego de aparatos portátiles similar al fenómeno popular de finales de los años 90, Dance Dance Revolution En lugar de usar sus pies para bailar al ritmo de una canción, los jugadores deben pasar un dedo por la pantalla de sus teléfonos inteligentes mientras flechas pasan volando al son de cada canción.

Con antecedentes completamente diferentes, Mohamad Younis, de 37 años, espera poder utilizar la visión informática para automatizar procesos en máquinas de Control Numérico por Computación (CNC) – dispositivos controlados por computadora utilizados para soldar y moler materiales duros. Younis, un conocido ingeniero de software de la aldea de Arara cerca de Hadera, actualmente está inscrito en la escuela de emprendimiento de Tsofen.

«Espero que este curso pueda abrir muchas puertas para mí, que pueda hacer cosas con mi nueva empresa», dijo.

En la mente de Younis, uno de los pasos clave para el mundo árabe de alta tecnología será la construcción de parques industriales o la creación de beneficios para los árabes-israelíes que están interesados en el lanzamiento de nuevas empresas o trabajar en las grandes empresas.

«No hay muchas empresas y oportunidades para que la gente árabe trabaje en estas compañías», dijo Younis. «Pero creo que si el sector árabe comienza a pensar de una manera diferente, para ayudarse a empezar a hacer empresas y a pedir parques industriales y comenzar a crear nuevas empresas, creo que la situación cambiará».

Cuando Younis fue a estudiar ciencias de la computación en 1997, él fue la tercera persona que lo hizo en su pueblo de 35.000 personas. Si bien podría haber más conciencia sobre el sector hoy en día, subrayó la necesidad de más dirección entre los potenciales reclutas de alta tecnología.

«Creo que hay un tremendo potencial en la población árabe», dijo Younis.

Para Bushnaq, el primer lugar para comenzar a cambiar de mentalidad está dentro de la propia población árabe, donde las trayectorias universitarias y profesionales tradicionales han sido mucho más populares que las de alta tecnología.
«En la sociedad árabe, están trabajando en un solo camino.

Ellos van a estudiar en la universidad y eso es todo», dijo Bushnaq. «Pero el camino de inicio es muy diferente; es mucho más difícil. Tienes que enfrentarte a muchas cosas y la primera es la sociedad misma. Tienes que convencerlos de que estás tratando de hacer algo diferente; estás intentando hacer algo para cambiar el mundo. Eso es algo que mi sociedad árabe no tiene».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil