Rebeldes con una causa, israelí e iraní rockeros se unen para un concierto de paz

«Estoy luchando por lo que creo… y estoy dispuesto a morir por ello»

El cantante Aviv Gefen y Shahin Najafi, un disidente con una recompensa de $100.000 dólares por su cabeza, tocan frente a una multitud en Tel Aviv en una rara colaboración destinada a mostrar que los ciudadanos de dos países pueden encontrar un terreno común

noticias-Consulado-de-Israel-rebeldes-con-una-causa-israeli-e-irani-rockeros-se-unen-para-un-concierto-de-paz-01

El iraní Shahin Najafi, a la derecha, y el israelí Aviv Geffen ensayan en Tel Aviv el 27 de febrero de 2017.
(AP / Dan Balilty)

AP – El rockero israelí Aviv Geffen irrumpió en «The Hope Song» (La Canción de la Esperanza), un éxito que escribió después del asesinato del primer ministro Yitzhak Rabin que a menudo se conoce como la versión israelí de «Imagine» de John Lennon.
Pero su himno de paz adquirió un nuevo significado cuando su socio sobre el escenario cantó junto con él en farsi – el lenguaje del archienemigo de Israel, Irán.

En una rara colaboración, Geffen se ha unido al músico disidente iraní Shahin Najafi en lo que describen como un esfuerzo para demostrar que a pesar de la amarga enemistad entre sus países, la gente común puede encontrar un terreno común.
Mientras cantaban la rara fusión hebreo-farsi en Tel Aviv el jueves por la noche, la audiencia, de seis mil espectadores, aplaudió emocionada.

«Creo que es una gran oportunidad para mostrar al mundo que Irán e Israel pueden estar juntos en el mismo escenario y respetarse unos a otros», dijo Geffen, de 43 años. «La gente puede hablar, la gente puede hacer música juntos y todo está bien. No tenemos ningún problema en ab- soluto.”

En los primeros años después de su fundación en 1948, Israel tenía estrechos vínculos con Irán y el país persa fue el hogar de una próspera comunidad judía. Pero después de la Revolución Islámi- caen 1979 , rápidamente se convirtieron en amargos enemigos, con el nuevo liderazgo iraní a menudo refiriéndose a Israel como «pequeño Satanás» y pidiendo su aniquilación.

En los últimos años, Israel ha considerado a Irán como su adversario más peligroso debido a su sospechoso programa nuclear, su desarrollo de misiles de largo alcance y el apoyo continuo a grupos hostiles de militantes a lo largo de sus fronteras, en particular las guerrillas libanesas Hezbollah y el Hamas palestino, que gobierna la Franja de Gaza.

noticias-Consulado-de-Israel-rebeldes-con-una-causa-israeli-e-irani-rockeros-se-unen-para-un-concierto-de-paz-02

Manifestantes iraníes prendieron fuego a banderas estadounidenses e israelíes durante un desfile que marcó el Día de al-Quds (Jerusalén) en Teherán el 1 de julio de 2016. (AFP / Atta Kenare)

Reunirse con israelíes, y peor aún, visitar su país, es considerado un delito en Irán que podría tener graves repercusiones.
«Estoy muy contento de romper ese tabú. Lo hago en nombre del arte», dijo Najafi, de 36 años, a través de un traductor. «Lo que hace el arte es deshacerse de las brechas y las diferencias».

Najafi no es ajeno a la controversia. Fue obligado a huir de la República Islámica hace más de una década debido a su activismo y más tarde fue condenado a muerte por una canción sobre un clérigo chiita que era considerada blasfema. Ahora viviendo en Alemania, todavía tiene un fuerte respaldo entre los que se oponen al régimen en Irán.

noticias-Consulado-de-Israel-rebeldes-con-una-causa-israeli-e-irani-rockeros-se-unen-para-un-concierto-de-paz-03

El cantante israelí Aviv Geffen, Junio 2012 (Uri Lenz/Flash90)

En Israel, Geffen se hizo conocido como la voz rebelde de una generación más joven a principios de los años 90, cuando aparecía sobre el escenario maquillado, a menudo sin camisa, y desafiaba a sus fans gritando «¿Quieres un cambio?”

Sus canciones trataban de temas cargados como el suicidio, la religión, las drogas y el servicio militar, que es obligatorio para los judíos israelíes, pero que él mismo evadió. Se presentó en un mitin de paz en 1995, poco antes de que Rabin fuera asesinado por un judío extremista religioso opuesto a sus esfuerzos de paz, y las canciones de Geffen llegaron a simbolizar esa época.

En los últimos años, ha sido crítico del primer ministro Benjamin Netanyahu, a quien él ha llamado un «tirano» que necesita renunciar. «Si eres un hombre, renunciarás», dijo Geffen en uno de sus conciertos.

Pero reconoció que su activismo político palideció en comparación con el calvario de Najafi.
«Creo que Shahin es uno de los artistas más valientes que he conocido», dijo, antes de colocar una mano sobre el hombro de Najafi y darle un abrazo. «Es un amigo mío y me preocupo por él».

Najafi, nacido en Bandar-e Anzali, en la provincia de Gilan, en el norte de Irán, se hizo conocido como músico clandestino que abordó temas polémicos como la sexualidad, la política y Dios. Bajo amenaza de persecución, huyó en 2004.
«Fue como un milagro traerlo hasta Tel Aviv».

La sentencia de muerte «fatwa» contra él fue emitida después de su canción más controvertida, Naghi, en la que exhorta a un imán chiita a resolver algunos de los problemas que asolan a Irán. El edicto religioso sigue en pie, al igual que una recompensa de $100.000 en su cabeza.

«La vida es en general peligrosa y mi situación es tal que creo en lo que hago y estoy luchando por lo que creo… y estoy dispuesto a morir por ello», dijo Najafi, con una barba, el pelo en un moño, gafas de sol oscuras y un tatuaje en su brazo derecho. «No estoy representando a nadie. Me estoy representando yo y veo como mi deber apoyar la libertad, la democracia y la paz».

Geffen dijo que escuchó acerca de Najafi a través de un periodista alemán y después de unas cuantas emotivas reuniones comenzó a trabajar con el músico iraní y ayudó a organizar su actual visita de cinco días a Israel.

«Fue como un milagro traerlo a Tel Aviv», dijo en una sesión de ensayo unos días antes del concierto del jueves.
Leili Bazargan, de 33 años de edad, representante y prometida de Najafi,y que vive en Estados Unidos, dijo que tan pronto aterrizaron en Tel Aviv, ambos sintieron que la gente y el entorno les recordaban a su nativo Irán.

Cuando niños, se les enseñó a odiar a Israel, «y odio que yo tuviera todo este odio en mí», dijo.

Durante su concierto, los músicos también tocaron «Good Morning Iran» (Buenos Días Irán), una canción que Geffen escribió sobre el miedo a la religión que se está metiendo en la política israelí y que contiene imágenes de judíos ultra ortodoxos en su clip.

Najafi, que aprendió a cantar el coro en hebreo, trabajó de una traducción de la letra para crear los segmentos de Farsi del esfuerzo conjunto.

Al dirigirse a la audiencia después en inglés, Najafi pidió a todos los políticos que «dejen de dividir a la gente antes de que sea demasiado tarde». Luego agradeció a Tel Aviv y compartió un largo abrazo con Geffen mientras la multitud rugía en aprobación.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil