Este deporte de mujeres del que nunca han oído hablar está arrasando en Israel

noticias-Consulado-de-Israel-este-deporte-de-mujeres-del-que-nunca-han-oido-hablar-esta-arrasando-en-israel-02

Un partido en el torneo israelí de catchball en Kfar Saba, el 21 de febrero del 2017

Catchball, un juego como el balón mano con atrapadas en lugar de golpes y pasadas, hará su debut en los Juegos Macabeos este verano.

JTA.- Cada semana, miles de mujeres a través de Israel se reúnen para jugar un deporte del que casi nadie fuera del país ha oído.

En realidad, pocos israelíes sabían sobre el catchball -o “cadur-reshet” en hebreo -hace una década. Pero en años recientes se ha convertido en el deporte más popular entre mujeres adultas en el país, con casi todas las jugadoras por sobre los 30 años.

“Es como una enfermedad entre las mujeres de mediana edad aquí”, dijo Naor Galili, el director-general de la asociación de deportes Maccabi en Israel. “Nos gusta. Lo amamos. Lo apoyamos completamente”.

Ahora la Asociación de Catchball de Israel está tratando de difundir la fiebre feminista a las mujeres alrededor del mundo. Un paso importante será la aparición del catchball por primera vez en los Juegos Macabeos en Israel este verano. La esperanza es que miles de judías que asistan a los juegos multi-deportes de todo el mundo serán inspiradas a preguntar: “Qué es el catchball?”

El catchball es como el balón mano, pero más fácil porque atrapar y lanzar reemplaza el golpear, la precisión y el pasar. Los israelíes lo adaptaron del deporte del Newcomb ball, el cual fue nombrado por la universidad de mujeres de Louisiana donde fue inventado hace más de un siglo. Hoy, las estadounidenses raramente juegan Newcomb ball fuera de la clase de gimnasia.

Mientras tantos las ligas de catchball en Israel cuentan con más de 12,000 miembros femeninos. Eso es el doble de mujeres adultas perteneciendo a las ligas de balón cesto, fútbol, balón mano y tenis combinadas, de acuerdo a los datos del Ministerio de Cultura y Deporte de Israel.

Hila Yeshayahu, de 41 años, juega para el equipo Good Heart de Herzliya y maneja el mercadeo y desarrollo de negocio para la Asociación de Catchball, a la cual pertenece el equipo. Ella dijo que las mujeres comenzaron a jugar catchball porque es divertido y fácil -y se adhieren a él por el sentido de comunidad y empoderamiento personal.

“El catchball es un regalo que las mujeres se dan a sí mismas. Es una oportunidad de hacer algo saludable con otras mujeres y regresar a casa con más fuerza y más pasión”, dijo ella. “Cuando yo salgo por la puerta con mi uniforme, mis hijos no están sobre mis hombros; mi esposo no está sobre mis hombros. Tengo 18 años otra vez. Soy Hila, y puedo hacer cualquier cosa”.

La hermana gemela de Yeshayahu también compite para un equipo en la asociación, y sus hijas de 11 años juegan juntas en una nueva liga de niñas.

El martes en la noche, Yeshayahu y su equipo se enfrentaron con el A.S. Moment en el gimnasio de una secundaria en Ramat Hasharon, no lejos de Herzliya en el centro de Israel. La multitud consistió en unos pocos esposos e hijos en las líneas laterales. Pero la atmósfera era competitiva, con un árbitro, anotadores y jugadoras usando uniformes numerados. Cuando A.S. Moment ganó dos sets a uno, las jugadoras de Good Heart se desplomaron en la cancha, y varias lanzaron llorosas sus rodilleras al banco. (Los dos primeros sets tienen un puntaje de hasta 25 puntos, mientras que un tercer set es el mejor de 3 juegos hasta llegar a 15. El vencedor debe ganar un set por lo menos por dos puntos).

noticias-Consulado-de-Israel-este-deporte-de-mujeres-del-que-nunca-han-oido-hablar-esta-arrasando-en-israel-01

Una jugadora celebrando en los Juegos de Catchball en Eilat, Israel, Febrero del 2016

La entrenadora de Good Heart Liron Shachnai, de 34 años, gerente de mercadeo y ventas du- rante el día, dijo que la mayoría de sus jugadoras tienen poca experiencia perdiendo. Los de- portes competitivos en Israel están dominados por los hombres, dijo ella, así que las mujeres no tienen la oportunidad de aprender el espíritu deportivo mientras están creciendo.

“Aquí tienen mujeres con más de 40 años yéndose a casa llorando, diciendo [las jugadoras riva- les] piensan que ellas son mejores que nosotras”, dijo ella.

Sin embargo, para la próxima práctica el jueves por la noche, las jugadoras estarán mirando con ilusión el futuro. Ayudó que este fin de semana ellas competirán en los Juegos de Catchball en la ciudad balneario sureña Eilat. El torneo es el evento más grande de catchball y un punto desta- cado del año para muchas jugadoras.

“Ustedes deberían ver todas las fotos que ellas están posteando en Facebook. Apenas pueden esperar”, dijo Yeshayahu.

En su sexto año, los Juegos de Catchball se espera que atraigan a más de 1,500 mujeres de to- das las ligas de Israel, e incluso a unos pocos equipos del exterior. Dejando a sus esposos e hijos en casa, las mujeres vestirán las camisetas rosadas de la Asociación de Catchball de Israel por cuatro días de competencia y socialización. Las escuelas locales serán las anfitrionas de cientos de partidos, y los dos primeros equipos se enfrentarán para el campeonato. Las festivi- dades fuera de la cancha incluyen un desfile, la primera carrera nocturna de Eilat y un show de comedia en vivo.

Alexandra Kalev, una profesora de sociología en la Universidad de Tel Aviv, dice que el éxito del catchball en Israel puede ser visto como un desafío a los roles que las mujeres tradicionalmente han desempeñado en los deportes y cultura del país. Los deportes de mujeres en Israel son poco financiados y tienen poca cobertura en los medios de comunicación, y se espera que las mujeres trabajen y manejen la mayor parte de las responsabilidades domésticas.

“El catchball puede empoderar a las mujeres, especialmente en una etapa en la vida cuando ellas están debilitadas”, dijo Kalev. “Ellas están discriminadas en el mercado laboral, abrumadas por las tareas domésticas y la crianza de los hijos y experimentando los cambios que la edad trae para todas nosotras. Estas ligas realmente llegan en el momento correcto de sus vidas y les permiten ser empoderadas. El mensaje es: Nosotros somos fuertes”.

El ascenso del catchball en Israel comenzó en el 2005, cuando Ofra Ambramovich empezó Mamanet, una liga para madres en la ciudad central de Kfar Saba, donde ella vive. Ella aprendió el deporte de Haim Borovski, un profesor de gimnasia israelí de Argentina. Gracias al empren-dimiento de Ambramovich, docenas de municipalidades han desde entonces iniciado sus propias ligas Mamanet. En su mente, el catchball es principalmente un movimiento social impulsado por las mamás.

“El catchball le da a las madres algo para sí mismas, una razón para estar saludables y ser parte de la comunidad”, dijo Ambramovich. “Y la madre es el agente de la familia, así que ella es el modelo perfecto. Cuando la madre lo hace bien, todos se benefician”.

En el 2009, la Asociación de Catchball de Israel se separó de Mamanet en un esfuerzo por hacer el deporte más competitivo. La asociación dio la bienvenida a no-mamás y permitió a las mujeres formar sus propios equipos en lugar de requerir que ellas participaran a través de las escuelas de sus hijos -pero ellas mantuvieron la edad mínima de 30 años de Mamanet. Hoy, la asociación ofrece ligas en cuatro niveles de habilidad.

La Asociación de Catchball de Israel alega tener 5,000 jugadoras, y Mamanet alega tener 12,500. Ambos grupos alegan superioridad y disputan las cifras de cada uno, pero todos están de acuer- do que la cifra total de mujeres jugando es más de 12,000.

También es claro que el deporte está creciendo rápidamente, e incluso llegando a las comunida- des más tradicionales de Israel. Muchas mujeres judías ortodoxas juegan catchball con pañuelos en la cabeza y camisetas. Y hay un equipo mayoritariamente druzo en Daliyan al-Carmel en el norte de Israel. Cuando Anaia Halabi, una consejera escolar de 35 años, comenzó el equipo hace siete años, era una idea radical.

“Para las mujeres dejar a sus esposos e hijos para jugar fue un gran cambio para el pueblo”, dijo ella. “No es considerado apropiado para las mujeres estar fuera de casa en la noche. No todos los esposos lo aprueban”.

Pero a través del tiempo, dijo Halabi, los esposos han llegado a aceptarlo más, y la municipalidad local empezó a pagar una van para transportar al equipo a los juegos fuera del pueblo. Al mismo tiempo, el equipo ha arreglado para no jugar partidos tarde en la noche, y una liga local de tres clubes ha sido formada para permitir a las mujeres competir sin dejar el pueblo.

Con el deporte firmemente establecido en Israel, la Asociación de Catchball de Israel ha empe- zado a mirar al exterior. Parte de la motivación es que para calificar como un deporte oficial y recibir financiamiento del gobierno israelí, el catchball debe ser jugado competitivamente en al menos 52 países. Hasta ahora, las únicas ligas que la asociación conoce fuera de Israel están en México y Estados Unidos. Pero ellos están impulsando el deporte en más de media docena de otros países, la mayoría a través de expatriados israelíes.

Gal Reshef, una abogada israelí de 35 años, fundó un grupo de catchball en Boston en el 2015 y el año pasado lo expandió a la Asociación de Catchball de Estados Unidos en sociedad con la Asociación de Catchball de Israel. Ella dijo que la gran mayoría de las casi 100 mujeres en la Asociación de Catchball Bostonet, así como también en el puñado de otros equipos a través del país, son israelíes. Pero Reshef está confiada en que el catchball, um, atrapará también a las mujeres estadounidenses.

“Yo creo que en Estados Unidos, la situación es la misma que en Israel. Si tú eres una mujer de edad mediana que no tuvo la oportunidad de jugar deportes mientras crecía, hay muy pocas opciones”, dijo ella. “La grandioso es que cualquiera puede jugar catchball, y esto crea una comunidad increíblemente edificante”.

Al menos uno de los equipos Bostonet está programado para participar en el torneo de exhibición de catchball en los Juegos Macabeos en julio. Treinta y seis equipos israelíes estarán ahí, junto con un par de Londres y Berlín. Reshef predijo que para el momento en que los próximos juegos se desarrollen en cuatro años, equipos de todo el mundo estarán jugando catchball en el torneo real -y después de eso, quizás las Olimpíadas.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Guayaquil