Cristianos egipcios huyen del Sinaí debido a la matanza del Estado islámico

 

Los ataques sectarios ocurren con frecuencia en Egipto, pero por lo general se limitan a la quema de viviendas, destrucción de cultivos, ataques contra iglesias y desplazamientos forzados.

noticias-Consulado-de-Israel-cristianos-egipcios-huyen-del-sinai-debido-a-la-matanza-del-estado-islamico

Familias cristianas que salieron de Al-Arish en la Gobernación de Sinaí del Norte después de la escalada de una campaña dirigida a los cristianos por los militantes del Estado Islámicos.
(Foto: REUTERS)

ISMAILIA, Egipto – Familias y estudiantes cristianos huyeron en masa de la provincia Sinaí del Norte de Egipto el viernes después de que el estado islámico matara al séptimo miembro de su comunidad en sólo tres semanas.

Un reportero de Reuters vio 25 familias reunidas con sus pertenencias en la Iglesia Evangélica de la ciudad de Ismailia en el canal de Suez, y funcionarios de la iglesia dijeron que 100 familias, de alrededor de 160 en Sinaí del Norte, estaban huyendo. Más de 200 estudiantes que estudian en Arish, la capital de la provincia, también se han ido.

Siete cristianos han sido asesinados en Arish entre el 30 de enero y el jueves. El Estado Islámico, que está llevando a cabo una insurgencia allí, reclamó la responsabilidad de los asesinatos, cinco de los cuales fueron tiroteos. Un hombre fue decapitado y otro quemado.

«No voy a esperar a la muerte», dijo por teléfono Rami Mina, quien salió de Arish el viernes por la mañana. «Cerré mi restaurante y salí de allí, esta gente es despiadada».

Los ataques sectarios ocurren a menudo en Egipto, pero generalmente se limitan a la quema de viviendas, destrucción de los cultivos, ataques contra iglesias y desplazamientos forzados.

Los residentes de Arish dijeron que los militantes circulaban listas de la muerte en línea y en las calles, advirtiendo a los cristianos que se vayan o mueran.

«Mi padre es el segundo nombre en la lista, cualquier que fuera cristiano era puesto en la lista», dijo Munir Adel, un vendedor de verduras que huyó el viernes, mientras se acurrucaba con cuatro miembros de su familia en la Iglesia Evangélica, esperando a que los miembros de la misma les encontraran un lugar para quedarse.

Los padres de Adel no salieron de Arish debido a su vejez, dijo. “Podrían matarlos en cualquier momento.”

El estado islámico publicó el domingo un video amenazando a los cristianos de Egipto y prometiendo escalar una campaña contra ellos, después de que bombardearan una capilla junto a la catedral de San Marcos en El Cairo, la sede del papado copto, en diciembre, matando a 28 personas.

El presidente Abdel-Fattah el-Sisi dijo a los jefes militares y policiales «que erradiquen completamente el terrorismo en Sinaí del Norte y derroten cualquier intento de atacar a civiles o socavar la unidad del tejido nacional», en referencia a los asesinatos, informó su oficina el jueves.

Egipto está luchando contra una insurgencia que ganó ritmo en 2013 después de que sus militares, liderados por Sisi, derrocaron al presidente Mohamed Mursi de la Hermandad Musulmana. Cientos de soldados y policías han sido asesinados.

El mayor general Mostafa al-Razaz, subjefe de policía de Sinaí del Norte, dijo que las fuerzas de seguridad eran capaces de manejar la «crisis» y que agregaron más patrullas y puestos de control.

Pero los cristianos del Sinaí dicen que las fuerzas de seguridad en el lugar son incapaces de protegerlos y están abrumados por los militantes.

«El gobierno no hace nada, no hay seguridad en el Sinaí, ni siquiera se pueden proteger ellos mismos», dijo Adel.

Fue un oficial el que nos dijo que nos fuéramos.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: por el Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.