P-Cure dice que puede desaparecer tumores con rayos a la mitad del costo

 

La terapia con protones es más dirigida y menos dañina que la radioterapia de rayos X, pero su precio debe bajar

P-Cure-dice-que-puede-desaparecer-tumores

Ilustración de una sala de tratamiento P-Cure para terapia con protones para el cáncer (Cortesía)

Se calcula que alrededor de 24 millones de personas en todo el mundo sufrirán cáncer cada año hasta el 2030, según el Cancer Research UK, la carrera por encontrar terapias más efectivas y más baratas ha conducido a la terapia de protones, un tipo de radiación que usa protones en lugar de rayos X para tratar el cáncer.

Al igual que la radiación de rayos X estándar, la terapia de protones es terapia de radiación que se basa en un haz externo que sin dolor proporciona radiación a través de la piel desde una máquina al cáncer.

La ventaja sobre un tratamiento estándar de rayos X es que la terapia enfoca el rayo directamente sobre el tumor, sin dañar el tejido sano circundante.

El tratamiento utiliza un 60 por ciento menos de radiación que los rayos X normales, lo que permite que las dosis más altas se dirijan al tumor y aumentando las posibilidades de que todas las células tumorales pueden ser atacadas, dice Cancer UK.

Sin embargo, esta terapia requiere equipos altamente especializados y caros: un acelerador para crear los haces de protones; una máquina centrífuga, llamada pórtico, que se necesita para tratar el tumor desde una variedad de ángulos cuando el paciente se encuentra en una cama; y la sala que alberga el pórtico, que tiene que ser de tres pisos de altura con paredes de dos a tres metros de espesor. Debido a sus altos costos, sólo unos cuantos centros médicos en el mundo pueden permitirse el equipo, y sólo un uno por ciento de los pacientes con cáncer elegibles a nivel mundial tienen acceso a esta terapia.

Aparece la nueva empresa israelí P-Cure, que dice que ha ideado una manera de reducir a la mitad los costos de la terapia con protones eliminando el costoso pórtico.

La terapia con protones tiene enormes beneficios «pero el precio es insoportable», dijo Michael Marash, fundador y director general de P-Cure, con sede en Lod. «El mayor problema es el uso de la centrífuga.

Así que hemos desarrollado una tecnología que evita el uso del pórtico, «reduciendo los costos del tratamiento, pero también aumentando sus beneficios. La tecnología permitirá a pacientes y médicos un mayor acceso al tratamiento, dijo.

Actualmente hay 2.500 centros en los Estados Unidos y 8.000 centros en todo el mundo que ofrecen tratamiento de rayos X, pero sólo 20 centros que ofrecen tratamiento con protones para cáncer de niños, próstata, pulmón, tumores de cráneo y de hígado entre otros, ya que el alto costo lo hace prohibitivo para muchos.

La terapia está cubierta por Medicare y aseguradoras estatales en los Estados Unidos.

«La terapia con protones es el siguiente tipo de radioterapia y se espera que sustituya a los rayos X, que queman el tumor, pero también todo en su camino», dijo Marash, quien estableció P-Cure hace 10 años.

«El Santo Grial es hacer que el rayo se dirija al tumor de una manera específica. El haz de protones es como un bisturí virtual, y puede dirigirse directamente al tumor. »

Dirigir el haz directamente sobre el tumor antes de cada tratamiento, cuando el paciente está sentado, aumenta los resultados y elimina la necesidad de un pórtico, dijo.

«No necesitas un pórtico rotatorio si sabes exactamente dónde está el tumor y su forma», dijo Marash. «Adaptamos la forma del haz a los cambios que vemos en el paciente».

La tecnología utiliza un TC de diagnóstico y una radiografía en tiempo real para permitir un mapeo preciso del tumor.

Un programa de software integra toda la información y ofrece un tratamiento preciso que se puede adaptar de acuerdo a lo que se encuentra.

En el núcleo de la solución P-Cure «está el software que controla e integra toda la información y mantiene el haz centrado en el tumor», dijo Marash.

El-director-general-y-fundador-de P-Cure-Michael-Marash

El director general y fundador de P-Cure Michael Marash (Cortesía)

Mientras que la terapia de protones usando un pórtico cuesta alrededor de $40 millones, tanto para el equipo como para la construcción de la sala de tratamiento, el costo de instalar un sistema de tratamiento de protones basado en P-Cure costaría $20 millones – $25 millones, para ambos, el equipo y la construcción de una sala de tratamiento.

Esto lleva el costo del equipo de terapia de protones a casi el nivel de las soluciones de rayos X existentes, dijo Marash.

El tamaño de la sala también puede ser 10 veces menor que una habitación con un pórtico, según muestran los datos proporcionados por la empresa.

P-Cure ha recaudado $10 millones de inversionistas privados hasta la fecha, incluyendo a Joe Kanfer, el propietario y director general de GoJo Industries y una persona activa en la comunidad judía de Estados Unidos.

La compañía ha instalado un sistema en Northwestern Medicine Chicago Proton Center y estará instalando dos adicionales en un hospital privado en Londres este año.

El producto recibió autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) en agosto.

P-Cure también ha llegado a un acuerdo de colaboración con Philips Healthcare para el desarrollo conjunto de un producto, junto con acuerdos para futuras colaboraciones con hospitales en Corea y en Israel.

«Si podemos visualizar el cáncer en la posición de tratamiento antes de cada tratamiento, nos permite reducir la exposición a sitios a los que no se apunta», dijo el Dr. Nasiruddin Mohammed, oncólogo de radiación en el Chicago Proton Center de Northwestern Medicine en un video con la máquina P-Cure que ha instalado.

Grandes fabricantes de equipos médicos como Varian, IBA, Sumitomo, Toshiba, Mitsubishi y Hitachi hacen los pórticos hoy.

«No son nuestros competidores, sino nuestros socios en llevar la solución de terapia de protones a todos los pacientes elegibles», dijo Marash, quien emigró a Israel de Belarús a sus 20 años y tiene un doctorado del Instituto Weizmann.

La compañía, que emplea entre 15 y 20 personas en Israel y tiene oficinas en los Estados Unidos, ahora está en el proceso de recaudar fondos para ayudarla a aumentar su alcance de clientes a nivel global y en Israel y a ampliar sus instalaciones de fabricación en Israel.

Actualmente ningún hospital en Israel usa terapia de protones y la mayoría de los pacientes necesitan viajar a los Estados Unidos para ello.

El Ministerio de Salud en Israel está en el proceso de evaluar el modelo apropiado para ofrecer terapia de protones a nivel nacional, dijo Marash.

La solución de P-Cure, «debido a lo compacto, ventajas económicas y clínicas potenciales, puede ser una opción perfecta para los pacientes israelíes», dijo.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.