El arte y la ciencia se reúnen en la danza en Jerusalem

noticia-consulado-de-israel-el-arte-y-la-ciencia-se-reunen-en-la-danza-en-jerusalem

Cuando la coreógrafa Maayan Liebman-Sharon puso su ojo en uno de los muchos microscopios del laboratorio de la Doctora Ofra Benny para la investigación del cáncer, vio movimiento. «Viendo las células de cáncer bajo un microscopio, su movimiento era fascinante», dice Liebman-Sharon con respecto al nuevo dúo Isheket / 116 Razones, que será presentado como parte de la Univer-sidad Hebrea y el Laboratorio NanoArt 2016 de la Municipalidad de Jerusalem. «Se mueven de una pequeña manera asimétrica. Ahí es donde comenzó la investigación».

NanoArt Lab es una iniciativa que reúne a científicos y artistas. El proyecto comenzó en 2015, cuando se ensamblaron conjuntos de artistas y científicos. Luego de un año completo de trabajo, el proyecto se presentó en una sola vez en la Maison de France de Jerusalem. A cada equipo se le dio el concepto del nanómetro, una medida invisiblemente pequeña usada a menudo en las esferas científicas.

Para Liebman-Sharon, el proceso para esta creación fue inusualmente largo. «Nos sentamos con la doctora y discutimos cómo iniciaríamos este viaje. No queríamos ilustrar la ciencia en el baile, queríamos algo que tomara las ideas que ella investiga y las hace muy personales para nosotros».
Junto con su compañero, el video artista Yaara Nirel, y los bailarines Michal Agasi y Maya Reshef, Liebman-Sharon comenzó con conectarse a las partículas más pequeñas del cuerpo humano. Al explorar el movimiento de la celda, el equipo pudo generar material de movimiento que se sintió expresivo y precisamente sobre el tema.

En varios puntos del proceso, la Doctora Benny visitó el estudio para ver cómo iba el trabajo. «Fue increíble que entrara y viera lo que estábamos haciendo y escucharla decir, ‘esto es exactamente lo que nos pasa’. Nos dimos cuenta de que hay mucho terreno común entre lo que ella está ha-ciendo Y lo que hacemos. Creo que nuestro proceso estuvo muy influenciado por ella, y su trabajo estuvo influenciado por el tiempo que pasó con nosotros».

El elemento de vídeo era una parte inseparable del proceso. «La pieza no es bailar con un video, es una pieza de baile en video. En este trabajo, tuvimos que hacer frente a la abrumadora ola de información en nuestro mundo tecnológico.

Trabajamos en muchas capas, Yaara filmó el baile y luego jugó con el video. Para nosotros era importante que todos los elementos se entendieran».

 

Fuente: Diario Iton Gadol