Emprendimiento israelí busca incorporar empresarias femeninas al negocio de la alta tecnología

ci_noti_jue210116

La escena de alta tecnología de Israel, al igual que el mundo de alta tecnología en general, tiene un problema de género y un pequeño emprendimiento en crecimiento,Ranky, quiere hacer su parte para arreglarlo.

«Dijimos: ‘Vamos a hacer algo. Puede ser pequeño en relación con el mercado, pero es grande para nosotros – y si las grandes empresas siguen el ejemplo podría marcar la diferencia», expresó Yoav Vilner, CEO de Ranky.

Las mujeres sólo representan un poco más de un tercio de los trabajadores de alta tecnología en Israel. En las altas esferas de los negocios en general, están poco representadas; ya que la mayor parte de los puestos los ocupan hombres.

Sólo el 13% de los ejecutivos son mujeres, y sus homólogos masculinos ganan un 50% más en promedio. De las empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de Tel Aviv, sólo el 2% tiene mujeres dirigiendo las juntas ejecutivas y  sólo el 6% tiene CEOs mujeres.

Ranky, un emprendimiento digital de dos años y medio, cuyos fundadores son hombres y solo tiene cinco mujeres en su plantilla de 12 personas, decidió hacer su parte mediante la adopción de una mujer empresaria.

«Somos muy conscientes de que nuestras empleadas son fabulosas y son una parte crucial de nuestro gran éxito», describe la convocatoria. «Antes de que termine el mes de enero elegiremos a una empresaria de sexo femenino, que tenga un gran producto (no sólo una idea), pero que no cuente con fondos para apoyar el crecimiento y la comercialización de su inicio. Con las relaciones sorprendentes que hemos desarrollado nos gustaría devolver el favor», agrega.

Ranky ofrece a la afortunada ganadora acceso a su espacio de oficinas, tutoría, asesoramiento de marketing y conexiones. Cuando esté lista para seguir adelante por si misma, la compañía le dará el lugar a otra persona.

«No esperamos que sea cosa de una sola vez», afirmó Vilner.

Hasta el momento, la compañía recibió más de 70 solicitudes.

Fuente: Diario Iton Gadol