El Medio Oriente debe cooperar o ir a la guerra por el agua

La pérdida del recurso natural podría estimular violencia y propagación de enfermedades en la región, dice el investigador principal del INSS, Dr. Oded Eran.

En una región que ha aumentado su vulnerabilidad frente a los efectos del cambio climático y al agotamiento de los recursos transfronterizos, se ha vuelto aún más importante que los vecinos desarrollen soluciones interdependientes para sus sectores de agua y energía, expertos acordaron el jueves.
«Vamos a ir a la guerra por el agua si no encontramos soluciones integrales para este tema», dijo el Dr. Oded Eran, investigador principal del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional.
Eran estaba participando en una conferencia sobre «El cambio climático y los aspectos geoestratégicos del Agua, Medio Ambiente y Asuntos de Energía en el Medio Oriente» – organizada por el INSS, junto con EcoPeace Oriente Medio (antes Amigos de la Tierra Oriente Medio) y la Fundación Konrad Adenauer Stiftung. Un fracaso a unirse entre los vecinos podría llevar a consecuencias potencialmente desastrosas, como la violencia regional o propagación de enfermedades, según los expertos que se reunieron el jueves tanto de Israel como del extranjero.
«Esta área se encuentra en una crisis climática», dijo el profesor Arnón Soffer,  del Departamento de Geografía de la Universidad de Haifa. «Cualquier cambio en las inundaciones o la sequía provoca crisis humanas. Cualquier grado adicional en la [temperatura] aumenta la violencia.»
Si bien gran parte de la discusión del miércoles se centró en las oportunidades de Israel, la Autoridad Palestina y Jordania, Soffer también presentó situaciones problemáticas en Egipto y Turquía que han sido exacerbadas por el cambio climático.
Desde la década de 1970, Soffer explicó, el río Nilo se ha estado secando y por primera vez Egipto ha construido un aeropuerto de combate frente a Etiopía, un país que enfrenta grave escasez de agua.
«Egipto estará muy ocupado con el Nilo – que es su razón de ser», dijo, y señaló que, como resultado, el país no tiene tiempo para lidiar adecuadamente con la región del Sinaí y las facciones de ISIS asentándose allí.
Del mismo modo expresó su preocupación por la situación del agua entre Turquía y Siria, ya que el primero está utilizando continuamente los recursos compartidos para llenar su represa de Ataturk.
«Turquía está completamente en control del agua en esa zona, muy cruelmente», dijo Soffer.  «Ha secado a Siria.»
Mientras tanto, en la región del norte de África y Oriente Medio en su conjunto, refugiados están en constante movimiento hacia el norte, continuó.
«La combinación de clima y demografía provoca una crisis», dijo Soffer.
Con respecto a esa combinación, Mahmoud Daher, de la sub-oficina de Gaza de la Organización Mundial de la Salud, describió cómo la franja costera tiene una de las poblaciones más densas de la región. Acompañando a este hecho está el tema que casi el 98 por ciento de todos los recursos de agua de Gaza son inutilizables por los seres humanos, debido a los altos niveles de salinidad y contaminación, explicó.
El «mecanismo de defensa» para hacer frente a la escasez de este tipo a menudo implica la reducción del lavado y de los esfuerzos de limpieza, lo que provoca un aumento en las enfermedades diarreicas, dijo Daher.
«Esto no respeta ninguna frontera, como todos ustedes saben, por lo que estamos observando esta situación con una preocupación muy grande», agregó.
Gaza no tiene electricidad suficiente para las plantas de tratamiento de aguas residuales o la instalación de la planta de desalinización que siempre se ha propuesto para la zona, explicó Daher.  Los hogares, por lo tanto, a menudo no tienen otra opción que comprar agua a vendedores privados, que a menudo cobran 20 veces el precio del agua del grifo, dijo.
David Harden, el director de la misión de USAID en Cisjordania y la Franja, dijo que a pesar de que ve un futuro en las áreas bajo su ámbito de competencia, una planta de desalinización grande para Gaza – para la que la USAID ha comprometido fondos – es probable que no se construya antes de que los acuíferos de la franja esten totalmente agotado.

ci_noti2_jue101215

«La tecnología de desalinización que los israelíes usan es extraordinaria, lo juntas con la reutilización del agua en lo que los israelíes se destacan, y tienes un ejemplo de lo que podría ser», dijo Harden.
Explicó que la USAID ya ha estado llevando tecnología israelí a los agricultores de la Ribera Occidental, y la organización asociará con MIT para construir una «micro-planta»  desalinizadora con energía solar para Gaza, añadió. Sin embargo, a pesar del éxito de las tecnologías y las solicitudes que Harden dijo que ha recibido en todo el Oriente Medio para estar conectados a esa innovación israelíes, todavía hay muchos casos de «falla catastrófica» en el suelo, sobre todo en Gaza, explicó.
«Todos ustedes van a nadar en mierda», dijo Harden. «Sólo quiero que seamos muy claros acerca de las consecuencias de la acción y las consecuencias de la inacción».
Gidon Bromberg, director israelí para EcoPeace Oriente Medio, se hizo eco de los comentarios de Harden con respecto a la fuerza de las tecnologías israelíes, particularmente en los sectores de desalinización y reutilización de aguas residuales. Pero él también habló de los desafíos planteados por las altas demandas de energía para operar este tipo de tecnologías, que sigue siendo un obstáculo para la construcción de la planta de desalinización de Gaza.
«El dinero está ahí; la energía no está ahí «, dijo.
Bromberg, junto con su colega de EcoPeace, Youval Arbel, presentó los resultados iniciales de pre factibilidad para un próximo estudio que examinará cómo una comunidad regional de recursos naturales podría beneficiar a Israel, Jordania y la Autoridad Palestina. La investigación se llevará a cabo por un equipo de 15 investigadores, con sede en las tres entidades, con el apoyo de la Fundación Konrad Adenauer Stiftung y el Foro de Energía de Israel, dijeron.
A pesar de que la construcción de una planta de desalinización de Gaza aún no ha sido posible, tanto Israel como la Autoridad Palestina tiene una amplia costa mediterránea, mientras que Jordania tiene sólo el Mar Rojo.
«Por otra parte, Jordania tiene la ventaja comparativa a la hora de la radiación», dijo Bromberg.
«Mediante la creación de una relación de interdependencia, cambiamos el paradigma», dijo Bromberg.  «Ninguna de las partes tiene la sartén por el mango».
«Creamos riqueza en nuestro prójimo, y tenemos un interés que nuestro vecino sea rico», agregó. «Si trabajamos juntos podemos construir economías que trabajen juntas, que se complementen entre sí, entonces todos los lados pueden ganar.»

Fuente: The Jerusalem Post
Tradución: Consulado General H. de Israel en Guayaquil