Una mirada dentro de la floreciente «Startup Nation»

ci_noti_mar020615

Para la escena de las startups israelíes, el año 2014 fue en muchos sentidos, el año de los huevos de oro, con triunfos y salidas a bolsa por un total de 15 millones de dólares, un nuevo récord para la “Startup Nation” (la nación de las startups). Y parece ser que el año 2015 se perfila positivamente, con las startups israelíes aumentando su capital de riesgo a 994 millones de dólares en el primer semestre del año.

Los expertos esperan que se acentúe la actividad de inversión durante el resto del año, logrando que el año 2015 supere potencialmente el auge de 2014.

Con el dinero invertido en startups por capitales de riesgo, fondo de inversiones, grandes empresas de tecnología e inversores privados, la pregunta que muchos israelíes se hacen es: ¿Quién realmente se beneficia de la floreciente escena de la alta tecnología?

NoCamels dialogó con expertos y analizó la fuerza laboral, salarios e información impositiva, que revelan que mientras la alta tecnología representó un tercio del creci-miento económico de Israel en el 2015, la revolución tecno-lógica ha pasado por encima a la mayoría de los israelíes.

Unicamente el 8% de la fuerza laboral está en “high tech”

En tanto que Israel disfruta con el aura de ser la Nación Startup, con más startups per cápita que cualquier otro país del mundo, únicamente el 8.2 por ciento de su fuerza laboral está actualmente empleada por compañías de tecnología, incluyendo gigantes como Microsoft, Aple, Facebook y Google, empresas que tienen sus oficinas y centros de I + D (Investigación y Desarrollo) en Tierra Santa.

De acuerdo con la Oficina Central de Estadísticas de Israel (CBS), 283.000 personas trabajan actualmente en el sector de alta tecnología, con una fuerza laboral nacional de aproximadamente 3,45 millones de personas. En promedio, los trabajadores de alta tecnología – que suelen ser altamente cualificados e instruidos en el campo de las ciencias de la computación – ganan casi el doble que el resto de la fuerza laboral del país.

Mientras el trabajador israelí promedio gana 2,400 dólares al mes, de acuerdo con la CBS, los empleados de alta tecnología superan los 4.700 dólares al mes en promedio.

ci_noti2_mar020615

Las mujeres y las minorías están infrarrepresentadas

Entonces, ¿quién compone el exclusivo ocho por ciento? Los números oficiales revelan que son en su mayoría hombres jóvenes. Las mujeres representan sólo el 35 por ciento de la fuerza laboral de Israel en alta tecnología, el 65 restante es representado por el sexo masculino, dice el CBS.

Esto no quiere decir que todos los hombres gobiernan la escena de alta tecnología, sino los hombres jóvenes. Los hombres mayores y las mujeres tienen muchas dificultades para mantenerse en auge dentro de esta industria. No es ningún secreto que las startups buscan ingenieros jóvenes y desarrolladores que estén dispuestos a trabajar por largas horas de trabajo y bajo una presión extrema.

Mientras que la discriminación por edad es ilegal, igual que la discriminación contra las mujeres, muchos empleados en sus 50 años (hombres y mujeres) han dicho a los medios de comunicación israelíes, que es difícil mantener una carrera en alta tecnología.

La escasez de mano de obra empuja a pensar de otra manera

Las minorías también están muy poco representadas en este sector: mientras que son el 21 por ciento del total de la población, los no-judíos comprenden sólo el 2 por ciento de la fuerza de trabajo técnico, de acuerdo con Tsofen, una organización que promueve la integración de los ciudadanos árabes de Israel a esta industria.

Ziv Mandel, director general de la División de Formación de John Bryce Hi-Tech en Matrix, una empresa líder en tecnología, explica que la industria de alta tecnología ha reclutado tradicionalmente personal veterano de las Fuerzas de Defensa israelíes, que sirvieron en unidades tecnológicas como la famosa unidad de Inteligencia 8200. Dado que el Estado de Israel no suele reclutar ciudadanos árabes en el ejército, la escena de alta tecnología «se ha convertido en un club exclusivo para los israelíes que sirvieron en el ejército».

Pero la apertura hacia las minorías parece estar creciendo lentamente en algunas partes de la industria. De hecho, en los últimos años, los reclutadores han comenzado a mirar a las minorías (algunos más que otros), incluyendo a los judíos ultra-ortodoxos (quienes no suelen servir en el ejército) a causa de la escasez de talentos en este sector industrial. Además, «las minorías se han vuelto más conscientes de los beneficios de trabajar en la industria de alta tecnología, y muchos han decidido inscribirse en facultades para estudiar ciencias de la computación y afines», dice Mandel. «Están entrando gradualmente en la fuerza de trabajo de alta tecnología y se espera que la tendencia continúe.»

Silicon Wadi vence a Silicon Valley

A pesar los trabajadores de alta tecnología de Israel es más alta que la de los países europeos e incluso los de Silicon Valley en los EE.UU., según el Instituto de Política Pública de California, menos del 5 por ciento de la fuerza laboral de California se emplea en la alta tecnología; la tasa es aún más baja cuando se mira a los Estados Unidos en números locales.

Sin embargo, es importante recordar que gran parte de la economía europea y la economía de California no dependen tradicionalmente de alta tecnología tanto como Israel; más bien, se han centrado en la industria automotriz, la agricultura, la industria aeroespacial, defensa, productos químicos, industrias de alimentos y biotecnología.

Impuesto de ‘venta’ es sobre todo pagado en el extranjero

Otro encono que tienen muchos israelíes con el mundo de la alta tecnología es que los millones de dólares invertidos en la nación de las Startups por Amazon y Dropox no llegan a la mayoría de la población israelí.

En primer lugar, todos los inversores extranjeros – tan grandes como Amazon y tan pequeños como los inversionistas ángeles – suelen pagar impuestos en sus países de origen, incluso si invierten a través de capitales de riesgo israelí, dice Ofer Sela, contador, Technology Partner de KPMG, una red global de firmas de servicios profesionales que ofrece servicios de auditoría, fiscales y de asesoramiento financiero y de negocio en 156 países. Los fundadores de las startups israelíes sostienen que un tercio de las acciones (el resto está en manos de los capitalistas de riesgo e inversionistas extranjeros), y así cuando venden su empresa la parte de la deuda tributaria en Israel es relativamente pequeña.

Sela, explica que por lo general, las acciones de las startups israelíes están divididas de la siguiente manera: 10 a 30 por ciento de las acciones están en manos de los fundadores de Israel; 10-15 por ciento de la compañía está en manos de los empleados (por lo general a través de las opciones sobre acciones); y el resto de las acciones (alrededor del 60 por ciento) están en manos de inversores extranjeros (a través de un VC israelí o una extranjera).

De modo que las acciones israelíes «nativas» representan un total de 20 a 40 por ciento.

¿Cuánto impuesto se aplica entonces? Las autoridades fiscales de Israel normalmente deducen 20-30 por ciento de las ganancias israelíes. Por ejemplo, si una empresa se vende por 100 millones de dólares, el grupo israelí (fundadores y empleados) reciben hasta 40 millones de dólares. La deducción de impuestos en este caso es de hasta 12 millones de dólares- que se traduce en un 12 por ciento del precio total de adquisición.

¿No hay más paraíso fiscal?

Israel tiene éxito en la recaudación del impuesto sobre la propiedad intelectual. Sin embargo, recientemente la marea ha comenzado a girar. Sucedió cuando la aplicación de navegación móvil Waze fue vendida a Google por 1,3 mil millones de dólares, incluyendo impuestos, en junio de 2013 (una de las mayores salidas en los últimos años). Google pagó aproximadamente 357 millones de dólares al fisco israelí – 147 millones dólares por la adquisición de la empresa y otros 220 millones de dólares de su propiedad intelectual. En suma, en aproximadamente 1.000.000 dólares Google que invierte en la compra de Waze, pagó el 36 por ciento en impuestos.

El caso de Google es diferente porque muchas empresas antes de Google tomaron la IP en alta mar, para lograr su paraíso fiscal, con el fin de evitar el pago de impuestos en Israel. Si Google lo hubiera hecho, su tasa de impuestos se habría reducido al 14 por ciento (147 millones dólares). En cuanto a la fiscalidad, el acuerdo entre Google y Waze fue un hito en la exitosa historia israelí, y las autoridades fiscales esperan que la tendencia se mantenga, para que el público israelí pueda cosechar algunos de los beneficios de la escena de alta tecnología en auge.

Con todo, la política fiscal de Israel, que por lo general alienta a la inversión extranjera es «buena política», dice Sela. Koby Simana, director general del Centro de Investigación IVC, está de acuerdo. «No habría prácticamente ninguna alta tecnología en Israel si no fuera por la inversión extranjera», le dice a NoCamels. «Regularmente organizamos delegaciones de todo el mundo, y todos estamos sorprendidos de que en este pequeño país existan 290 centros de investigación y desarrollo extranjeros.»

Simana, concluye que «la maravilla que es la alta tecnología israelí salva literalmente nuestra economía. Si desaparece un día, tendremos un gran problema, y por eso tenemos que seguir cuidadosamente nutriendo a esta industria increíble”.

Fuente: Diario La Aurora



Este sitio web únicamente utiliza cookies propias con finalidad técnica, no recaba ni cede datos de carácter personal de los usuarios sin su conocimiento. Sin embargo, contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a las de Consulado General Honorario de Israel que usted podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.