Los médicos de las Fuerzas de Defensa Israelíes que tratan a los heridos sirios luchan contra la carga emocional

Desde que Israel abrió su frontera para los sirios heridos en la guerra civil del país, las Fuerzas de Defensa de Israel han suministrado ayuda médica a miles, mucho en condiciones serias; los médicos dicen que las escenas traumáticas han pasado factura, causando angustia mental.
Dos años han pasado desde que el Estado de Israel abriera sus puertas para permitir que las víctimas del conflicto de Siria entren al país y reciban tratamiento médico. Aunque los medios de comunicación ocasionalmente publican artículos que incluyen entrevistas con los heridos o los médicos civiles que les suministran tratamiento a ellos, temas tales como las circunstancias estresantes y traumáticas que los paramédicos de las Fuerzas de Defensa Israelíes experimentan en su trabajo son raramente llevadas a la atención del público.

Los terribles acontecimientos experimentados por los soldados durante sus largas horas de trabajo han estado pasado una factura a las Fuerzas de Defensa Israelíes que ya no puede ser ignorada. Los testimonios recogidos por Ynet de los médicos y paramédicos de las Fuerzas de Defensa Israelíes que sirvieron en el área por los últimos dos años pintan un imagen alarmante, detallando la extensión hasta la cual los equipos médicos de las Fuerzas de Defensa Israelíes son influenciados por las difíciles escenas que ellos encuentran casi a diario.

Dos soldados de la Brigada Nahal que sirvieron en la zona fueron dados de baja después de sufrir un deterioro de su salud mental, mientras que otros reciben tratamiento psicológico de funcionarios de salud mental.

noticia-180215-1Soldados de las Fuerzas de Defensa Israelíes tratando a heridos sirios en los Altos del Golán

“Usted puede prepararse a sí mismo para combatir como en la Operación Margen Protector, sabiendo que se tiene un número limitado de ‘días difíciles’. Pero en los Altos del Golán, usted enfrenta una realidad inmutable de meses. No es una guerra, sino más bien una rutina loca llena con gente anónima y extraños heridos, casi a diario”, dice G., un paramédico Golani quien sirvió en Gaza durante la Operación Margen Protector y está actualmente destinado a los Altos del Golán, donde provee primeros auxilios a la gente herida en la guerra civil de Siria.

“En varios meses más, cuando yo sea un ciudadano regular, estas experiencias de pesadilla con los heridos sirios se aferraran a mí en la noche en un grado mucho mayor que las pruebas de la guerra en el verano”, añadió él.

Otro soldado, Ido (no es su nombre real), quien sirvió el año pasado como médico en el sector, describe escenas de lo que él define como “locura institucionalizada”.

“Es una locura”, dice él. “Ellos te despiertan a las 5 am y te dicen que a las 8;30, tendrás que llevar a cabo comprobaciones de autorización (procedimientos en los cuales uno se asegura de que los heridos no son terroristas) en docenas de personas severamente heridas quienes estarán esperando por ti en el muro de seguridad. Así es cómo uno empieza el día. Te lavas los dientes, comes el desayuno, sabiendo que en dos horas más estarás tratando una herida abierta en la cabeza… Es una locura”.

El procedimiento es como sigue: los heridos entran y salen de Israel a través de ciertas aperturas en el muro del norte. Algunos reciben tratamiento en un hospital de campaña establecido por el ejército en uno de los puestos militares, el cual incluye salas de cirugía y trauma. Después del tratamiento inicial, una ambulancia de cuidado intensivo evacúa a los heridos al Hospital Poriya en Tiberias, el Centro Médico Ziv en Safed, el Centro Médico Rambam en Haifa y el Centro Médico de la Galilea Occidental de Nahariya.

noticia-180215-2Hospital de campaña de las Fuerzas de Defensa Israelíes en los Altos del Golán

“Como equipo médico, nosotros estamos comprometidos con proveer ayuda a todo ser humano, incluso si es un enemigo”, dijo una paramédica de las Fuerzas de Defensa de Israel destinada regularmente en el área.

“Una cantidad increíble de personas heridas de países enemigos pasan por aquí”, dijo ella, explicando que “usted no sabe sus nombres debido a cuestiones de confidencialidad”.
Algunos, dice ella, son “niños que uno sabe que no estaban involucrados en ningún tipo de combate y llegan con una pierna casi cercenada, o un hombre anciano que no fue atendido por una semana, cuya mano está infectada hasta el punto que uno sabe que amputar es lo único que salvará su vida”.

“El trabajo nos preparó para el combate en Gaza”

Aunque las Fuerzas de Defensa Israelíes se abstienen de especificar el número exacto de sirios que Israel ha recibido hasta ahora, los estimados colocan las cifras en varios miles. De acuerdo a los datos de los hospitales en el norte, tanto como 1,000 heridos pasaron por sus puertas. Muchos otros fueron dados de alta directamente del hospital de campaña militar establecido en la frontera.

“Nosotros tuvimos días ocupados en los que fuimos llamados para recibir más y más heridos”, dijo un paracaidista, añadiendo, “apenas teníamos tiempo para comer o beber”.

“La ventaja del trabajo es la experiencia operativa que recibimos en el tratamiento de heridos, como durante la Operación Margen Protector. Esto mejoró la calidad de nuestro cuidado médico más que cualquier ejercicio de entrenamiento, y nos ayudó a no sufrir una conmoción cuando estábamos dentro de Gaza, tratando a soldados heridos”.
El establecimiento de defensa y las Fuerzas de Defensa Israelíes explicaron recientemente que una de las principales consideraciones detrás de la decisión de Israel de suministrar ayuda humanitaria a los sirios heridos tenía que ver con la perspectiva orientada a futuro, de acuerdo a la cual “entendimientos silenciosos” alcanzados con la ayuda de Israel asegurarán una paz futura con aquellos en control en el otro lado de la frontera.

Actualmente, la mayoría de la frontera siria con Israel –aproximadamente 80 kilómetros entre las laderas del Monte Hermon y Hamat Gader –está controlada por los rebeldes, y no por el ejército de Assad.

La mayoría de los rebeldes pertenecen al Ejército de Liberación Sirio, aunque algunos están vinculados con Jabhat Al Nusra, la rama siria de al-Qaeda. “Nuestra ayuda para ellos es el equivalente de la expresión ‘Lanza tu pan sobre el agua, y lo encontrarás’”, admitió un alto oficial de defensa.

Hay, por supuesto, dificultades involucradas en una línea del deber así. Los soldados del Batallón de Reconocimiento de la Brigada de Paracaidistas, quienes han estado a cargo del sector durante el año pasado –durante el cual ellos absorbieron a cientos de heridos sirios –compartieron varios momentos tensos, así como también momentos conmovedores.

“Nosotros desarrollamos formas de lidiar con la posibilidad de dificultades psicológicas, en parte utilizando el cinismo y el humor, y siguiendo el procedimiento de acuerdo al cual llevamos a cabo una discusión después de cada tratamiento dado una persona herida”, dijo uno de los soldados. Durante la discusión, añadió él, los oficiales “investigaban los métodos de tratamiento y sacaban conclusiones, y también se aseguraban que los soldados no mostraran señales del desorden de estrés post-traumático”.

“Un funcionario de salud mental vino a visitarnos una vez, y de lo que yo recuerdo, sólo un soldado pidió ayuda. Nosotros sabemos cómo protegernos unos a otros emocionalmente”, dijo él.
Un médico en los Paracaidistas añadió: “Nosotros estábamos impresionados por la resistencia de los heridos sirios. Hubo un niño que llegó con un pedazo de hierro alojado en su cabeza, pero él estaba en silencio y no lloró ni se quejó. Nosotros fuimos instruidos para no tener conversaciones con los heridos, pero algunas veces ellos nos agradecían después de varios días de tratamiento”.

“Hubo una madre que trajo a su pequeña bebé con ella dos veces –ella estaba enferma, no herida. Se las arregló para llegar a conocernos. Después vino con su segunda hija. En otra ocasión, nosotros estábamos viajando con tres heridos sirios en nuestro carro, después de un tratamiento de varios días, cuando uno de nuestros médicos se inclinó sobre la puerta del carro y casi voló del vehículo, pero una de las personas heridas cerca de él lo agarró, lo haló hacia dentro y lo salvó”.

Fuerzas de Defensa Israelíes: Nosotros planificamos cómo lidiar con las dificultades
Las Fuerzas de Defensa Israelíes confirmaron que dos soldados del batallón de reconocimiento de la brigada Nahal quienes administraban tratamiento médico a los heridos y fueron testigos de escenas difíciles en la frontera siria fueron relevados de sus deberes a petición de ellos, hace un año y medio.

“Estos casos no representan una tendencia; no lo vimos como un problema excesivo y sacamos conclusiones”, explicó una fuente en el departamento de salud mental de las Fuerzas de Defensa Israelíes.
El ejército indicó que la baja de los dos soldados impulsó a los oficiales a un desarrollo mayor de un plan formulado para proveer el cuidado de la salud mental a los combatientes. “Estamos haciendo muchos esfuerzos en nuestra implementación del programa Magen (Escudo) para la salud mental, el cual incluye intervención preliminar antes de que los soldados pasen a tareas operativas”.

“Como parte de la preparación, les contamos a ellos qué esperar y en general les damos información sobre los heridos sirios”, añadió la fuente. “Los funcionarios de salud mental están trabajando cercanamente con los oficiales e instruyéndolos sobre cómo detectar señales de sufrimiento de los soldados y cómo manejarlos. Nosotros no vemos el tema como un fenómeno”.

 

Fuente: Ynetnews
Traducción: Consulado General H. de Guayaquil