Un sistema diseñado en Israel permitirá salvar miles de vidas en las playas de todo el mundo

Gracias a la visión por computadora e inteligencia artificial, Dipsee.ai puede ayudar a los salvavidas a rescatar miles de vidas cada año.

La startup israelí Dipsee.ai ha desarrollado un sistema que puede ayudar a salvavidas de todo el mundo a identificar nadadores que puedan necesitar ayuda. Mediante la visión por computadora e inteligencia artificial, el dispositivo de Dipsee se puede colocar en playas y costas para detectar e identificar la diferencia entre recreación habitual y personas que están en peligro de ahogarse.

«Descubrimos que la tecnología más avanzada utilizada en el campo durante los últimos 100 años son los binoculares», dijo el CEO de Dipsee.ai, Yaniv Vaknin. «Pensamos que debería ser diferente», añadió.

El sistema de Dipsee.ai en Ashdod, Israel. (Foto: Dipsee.ai).

Vaknin obtuvo su motivación para desarrollar esta herramienta de asistencia para salvavidas luego de haber experimentado una situación para nada agradable. Su hijo pequeño casi se ahoga mientras nadaba en la playa en Israel, afortunadamente todo estuvo bien, pero 320.000 personas al año en todo el mundo no tienen tanta suerte.

¿Cómo funciona el sistema?

Las ciudades, municipios locales o los condados pueden comprar las cámaras de Dipsee para colocarlas en sus playas. Monitorean las costas utilizando sensores inteligentes y visión por computadora para poder detectar situaciones peligrosas en tiempo real, y así enviar alertas a los socorristas o las autoridades locales.

El equipo de Dipsee.ai en Florida.

Desconfiados por posibles problemas de privacidad, se aclaró que el dispositivo no rastrea rostros, sino que detecta patrones y simplemente resalta las irregularidades si alguien se comporta de manera anormal. Según Vaknin, el 80% de todos los ahogamientos ocurren en corrientes de resaca (rip currents), algo que la tecnología de Dipsee puede detectar y advertirles a los nadadores que lo eviten.

Actualmente, el sistema sólo está implementado a lo largo de una playa en Ashdod, Israel. Se instaló un sistema piloto después del triste acontecimiento de que un hombre no pudo rescatar a una niña de las fuertes mareas del mar. La compañía espera recaudar fondos fuera de amigos y familiares para mejorar su investigación y desarrollo y, en última instancia, desplegarlos en los Estados Unidos y Europa.

“La visión es permitir que los salvavidas consigan un ‘un ciclo completo’ que consiste en: monitorear, detectar y actuar”, explicó Vaknin. «Piensen en los cirujanos: hace 20 años trabajaban sólo con sus manos… Ahora estamos habilitando una capa tecnológica para que los primeros en responder puedan salvar vidas».

 

Fuente: Ynet Español