Mensaje del Primer Ministro Netanyahu al anunciar el tratado de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos

“Esta es una noche histórica, hoy se inicia una nueva era en las relaciones entre el Estado de Israel y el mundo árabe. Hace poco menos de una hora, mantuve una teleconferencia histórica con el presidente de EEUU, Donald Trump, En esta conversación, decidimos el establecimiento de una paz oficial y plena entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos. Emiratos Árabes Unidos es una de las naciones más fuertes y avanzadas del mundo.

El primer ministro Netanyahu, al realizar el anuncio del acuerdo de paz con los Emiratos Árabes Unidos. Fotografía: Kobi Gideon/GPO

Este acuerdo incluye plenas relaciones diplomáticas, el establecimiento de embajadas, con intercambio de embajadores, importantes inversiones que serán sumamente beneficiosas para la economía israelí, especialmente en estos tiempos del Coronavirus, pero en general, lazos en materia comercial, turística, de aviación, incluidos vuelos directos entre Tel Aviv y Abu Dhabi. Emiratos Árabes Unidos invertirá en Israel una inversión muy significativa, en el desarrollo de la vacuna contra el Coronavirus, también emprenderemos la cooperación en energía, agua, protección del medio ambiente, y en numerosas disciplinas adicionales. Es algo muy importante para nuestra economía, para la economía regional, para nuestro futuro. Israel es un país líder en innovación, una potencia mundial en ascenso, y del mismo modo, los Emiratos Árabes Unidos, que está compuesto por siete emiratos a orillas del Golfo Pérsico, entre ellos, como ustedes conocen, Abu Dhabi y Dubai.

Nosotros cultivamos el progreso, y ellos también apuntan al avance. Nosotros desarrollamos conocimiento y emprendimiento, y ellos también. Nosotros transformamos un desierto en una tierra floreciente, y ellos también lo hicieron. Vemos allí los rascacielos, las torres, los hoteles lujosos, las espectaculares islas artificiales, les aseguro que es muy, muy impactante, y hemos visto también la nave espacial recientemente enviada al espacio. Juntos, aunando esfuerzos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos pueden promover un futuro maravilloso, un futuro espectacular para nuestros pueblos, para nuestras naciones, para nuestra región.

Debo decirles que la conversación cálida y amistosa con el presidente Trump y con el jeque Muhammad Bin Zayed, fue increíblemente emotiva. Este es un momento histórico que permite un salto hacia la paz en el Medio Oriente. En 1979, el primer ministro Menajem Beguin, de Bendita Memoria, estableció un acuerdo de paz con Egipto. En 1994, el primer ministro Itzjak Rabin estableció un acuerdo de paz con Jordania, y ahora en el 2020, tengo el enorme privilegio, después de invertir años en esfuerzo para ello, y soñando con esto, y operando en pos de ello, tengo el inmenso privilegio de establecer el tercer  acuerdo de paz entre Israel y un Estado árabe, Emiratos Árabes Unidos.  Ya en el año 2009, hice hincapié en los excepcionales logros que veo en materia de emprendimientos en el Golfo Pérsico, y me refería a Emiratos Árabes Unidos, en ese entonces, expresé en referencia a dichos logros, que “asombran a todo el mundo y me impresionan a mí también”. Convoqué a los emprendedores talentosos  del mundo árabe a fin de cooperar juntos para generar un horizonte de oportunidades y de esperanza para la región.

Siempre he creído que esto es posible, y por ello invertí esfuerzos en el desarrollo  de las relaciones con países líderes en el mundo árabe y musulmán. Lo hice en forma constante, paso a paso, durante años, entre otros sitios, he visitado Omán, me reuní con el presidente de Sudán,  mantuve contactos políticos en toda la zona, que aún es mejor mantenerlos en el anonimato, hemos liderado un cambio enorme, en nuestras relaciones con los países de la región, y hoy, ese cambio hace posible este acuerdo de paz oficial con los Emiratos Árabes Unidos.

Este acuerdo da cuenta del cambio significativo logrado en el estatus  de Israel en el Medio Oriente, mientras que por décadas Israel era señalado como el enemigo, como la fuente de inestabilidad del Medio Oriente,  hoy, muchas naciones consideran a Israel como un aliado estratégico para la estabilidad, la seguridad, el progreso y también para la paz. Quiero expresarles que habrá más países árabes y  musulmanes que se incorporarán al círculo de la paz con nosotros.  Todos nosotros, los ciudadanos de los países moderados en el Medio Oriente, nos hallamos en un frente, en un frente por el progreso, en un frente contra las fuerzas extremistas, que nos amenazan a nosotros y a la paz del mundo todo.

Promover la verdadera paz es nuestro deseo, una paz que preserva la seguridad, y al patrimonio más valioso de nuestros pueblos, una paz que aleja la guerra, y no la acerca, una paz basada en una cooperación económica fructífera, y en un verdadero respeto mutuo. Una paz auténtica, no un slogan. Una paz que emana de la fortaleza, paz a cambio de paz.

También en esta materia hemos abierto nuevos caminos. Paz a cambio de paz. Esta es la única visión de una paz que es sostenible, y estoy comprometido con ella. Lo digo como alguien que ha visto los horrores de la guerra, manifiesto esto como alguien que sufrió en carne propia la pérdida de un querido hermano y compañeros de armas que cayeron en el campo de batalla. Y también expreso esto, como quien envía a nuestros hijos e hijas a entregar sus vidas a fin de defender nuestra existencia. Somos un pueblo que ama la paz, un pueblo que reza por la paz.

Y por eso es que estoy seguro, ciudadanos de Israel, que en este día histórico, en el cual establecemos una paz plena y oficial con una nación árabe importante, todos ustedes se complacen por ello. Quiero agradecerle de todo corazón al presidente Trump, uno de los grandes amigos de Israel en todos los tiempos, por propiciar este acuerdo de paz oficial entre nosotros y los Emiratos Árabes Unidos. Y a los habitantes de los Emiratos Árabes Unidos, encabezados por el príncipe heredero Mohammed Bin Zayed les digo, Salam Alaikum, Shalom Aleijem, que la paz sea con vosotros  y con nosotros.

 

Fuente: Comunicado del asesor de prensa del Primer Ministro