Programa especial de agricultura de Israel tiene como objetivo crear un mundo mejor

El programa israelí convierte a estudiantes de países en desarrollo en potencias agrícolas y económicas.

Por Yael Levy, Shifra Levy

Blessing Albert de Botsuana, en Gilboa: «La existencia de mujeres en la agricultura es la base de las cosas bellas de la vida – arreglar las tuberías para regar el mundo con conocimiento y alimentarlo». (Foto: Cortesía)

Desde 1995, Israel ha estado ejecutando un programa de estudios agrícolas encabezado por los ministerios de Relaciones Exteriores y Agricultura. El programa – que forma parte de la actividad de desarrollo internacional del Estado de Israel – busca brindar capacitación avanzada en agricultura moderna a estudiantes de países en desarrollo. También tiene como objetivo compartir el espíritu emprendedor de Israel y los conocimientos prácticos israelíes con estudiantes extranjeros (particularmente de Asia, África y América Latina) que están estudiando agricultura a nivel universitario en sus países de origen.

Diseñado por el Consejo Regional del Medio Oeste de Aravá en 1994, el programa piloto inicialmente invitó a unos 50 trabajadores extranjeros de Tailandia. Estudiaron en instituciones académicas israelíes un día a la semana mientras trabajaban otros días en el sector agrícola, que había bregado por encontrar una fuerza laboral estable. Con el tiempo, el programa piloto se estableció oficialmente y creció exponencialmente, con un promedio de 8,000 solicitantes al año. Actualmente participan más de 4.000 estudiantes extranjeros anualmente.

El programa expone a estudiantes de países en desarrollo a tecnologías y métodos de cultivo y manejo de granjas modernas para que puedan aplicar los conocimientos y habilidades para el desarrollo de la agricultura en sus propios países. Los alumnos también reciben formación en gestión empresarial y espíritu empresarial, lo que crea un cambio de percepción en la transición a una economía orientada al mercado.

Manoj Mayal de Nepal, en el Centro de Capacitación Agrícola de Sedot Néguev (visitando Jerusalén): «Estoy muy motivado por los judíos y esta es una gran oportunidad para aprender sobre ellos».

El programa tiene como objetivo transformar a sus participantes en empresarios agrícolas, que puedan regresar a sus hogares con nuevas técnicas para hacer crecer sus esfuerzos agrícolas y económicos. Al final del programa, los participantes reciben un certificado y los ahorros que obtuvieron, que se utilizarán como capital inicial para establecer sus propias empresas agrícolas en sus propios países. Los graduados se convierten en parte de la columna vertebral de las actividades agrícolas de su país. Como resultado, existe una creciente demanda de participación en el programa.

El programa ha tenido un impacto tremendo en la promoción de la agricultura y la seguridad alimentaria en los países de origen de los participantes y en el establecimiento de relaciones exteriores entre Israel y esos países – incluso aquellos sin relaciones diplomáticas preexistentes con Israel.

Seis centros agrícolas en todo Israel han participado en el programa: Aravá, Agrostudies, Ramat HaNegev, Kinneret, Sderot Néguev y Ascalón. Los centros son responsables tanto del contenido académico del programa como de las prácticas en las granjas. Además de recibir seguro médico y vivienda, los estudiantes se consideran empleados y están sujetos a todas las disposiciones de la legislación laboral en Israel.

El programa tiene una duración de aproximadamente un año, durante el cual los aprendices estudian en el centro agrícola una vez por semana, preparando alguna investigación bajo la supervisión de un mentor del centro. Luego, los estudiantes pasan el resto de la semana aplicando las teorías que han aprendido en un aula trabajando en una granja. A los estudiantes se les paga por su trabajo y reciben experiencia de primera mano sobre el terreno junto con una perspectiva más amplia de la industria.

The Magazine entrevistó a dos participantes del programa. El primero, Ferdinand Demanarig, de 21 años, de la región de Bicol en Filipinas, es un estudiante de agricultura con especialización en ciencias animales. Sueña con regresar a Filipinas y comenzar su propio negocio de pollos.

Troy Duhalngon de Filipinas, en Tel Hai: «No obtienes nada por lo que no trabajas duro».

¿Cómo se enteró de este programa?

Nos sentimos muy inspirados para postularnos después de conocer a anteriores alumnos del programa que han creado empresas en Filipinas. Antes de que viniéramos aquí, dijeron: «Ten cuidado porque hace mucho calor allí. Es un desierto», y cosas así. ¿Pero qué? ¡Hay árboles! ¡Es muy verde aquí! Esperábamos que el programa fuera muy difícil para nosotros, pero en realidad es muy fácil porque la tecnología aquí es muy moderna. Disfrutamos el programa y todo en Israel, ¡especialmente el lugar! Y la gente es muy amable. Particularmente en el kibutz.

El programa parece ser algo más que solo agricultura.

Sí, no es solo agricultura. Es aprender sobre diferentes culturas, diferentes personas y diferentes tecnologías que podemos llevar a Filipinas y compartir allí.

¿Cómo encuentra la agricultura aquí?

En términos de agricultura, en Filipinas tenemos formas de lidiar con animales o plantas, y tenemos nuestras propias máquinas y tecnologías.

Pero cuando vinimos aquí, vimos que es muy diferente porque aquí es más moderno, y estamos inspirados para llevar esta tecnología de regreso a Filipinas para ayudar al desarrollo agrícola.

Entonces eso es algo en lo que estamos pensando en este momento. Cuando nos graduemos, debemos ayudar a desarrollar la agricultura en Filipinas porque, en comparación con Israel, la agricultura en Filipinas está atrasada.

Los israelíes no desperdician recursos. Bajo la montaña, las plantas están organizadas. Todos los diferentes cultivos están organizados, alineados. Vemos que Israel usa cada centímetro de la tierra. ¡Y todo tiene riego aquí!

En Filipinas solo esperamos la lluvia. Si usamos esa tecnología en Filipinas, podemos hacer que la agricultura sea más rápida, más eficiente y más productiva, de modo que podamos proporcionar más alimentos a los filipinos.

FEYI VICTOR KWAME de Ghana, en Tel Hai: «La agricultura es mi pasión y mi profesión».

También hablamos con Lee Kreiger, de 33 años, de Harish, un gerente del campus de programa de estudios agrícolas de Tel Hai.

¿Es nuevo en la agricultura o tiene una larga conexión con ella?

Al crecer, antes de comenzar a involucrarme en el programa de estudios agrícolas, trabajé en la granja de árboles frutales de mi familia con mi padre, con el deseo de hacer algo relacionado con la agricultura. Comencé a trabajar hace tres años como coordinador en el campus de Ruppin, y luego vine aquí para ser gerente en el campus de Tel Hai.

¿Cómo está disfrutando del programa?

Me encanta. Me gusta mucho la dinámica. Visito a los estudiantes en el campus o en la granja o en la casa y me muevo de un lugar a otro. Se siente como si estuviera haciendo algo que afecta a otras personas. No es solo para los estudiantes, es para todos.

Es para nuestros agricultores en Israel, para los estudiantes y para el propio Israel como estado, porque escucho de los estudiantes todo el tiempo cómo aman a Israel, y cuando regresan a casa, hablan de ello. Y recibo noticias de mis alumnos que ya terminaron el programa, sobre su experiencia y que nos extrañan mucho. Todos los días, cuando recibo este tipo de mensajes de texto de mis antiguos alumnos, pienso: «Ay, hice algo bueno».

Theam Mengleang, de Camboya: «Hay un gran lugar en Israel llamado el Muro Occidental».

¿Considera que el programa genera algún cambio?

Si por supuesto. Los estudiantes se mantienen en contacto conmigo incluso después de que regresan a sus países y me cuentan sobre los negocios que están abriendo allí. Tenía un ex alumno que estaba aquí en una granja de hongos y fundó una granja de hongos en Uganda a partir de las cosas que aprendió aquí, y está vendiendo sus productos en el mercado. Todos los meses me envía actualizaciones que muestran que su negocio está creciendo, al igual que las ganancias que obtiene. Los estudiantes que quieran pueden cambiar sus vidas después de terminar esto.

Entonces, ¿esto es más que un programa educativo?

Por supuesto. Nosotros nos encargamos de todo cuando llegan aquí y durante su tiempo de adaptación, lo que no les resulta fácil. Los recibimos en el aeropuerto cuando llegan y todos están impactados. Y luego hay un proceso hasta que vienen por primera vez al campus y comienzan su trabajo en la granja. Todo es un proceso. Vienen como niños y se van como hombres.

Eso es lo que les digo la primera vez que nos vemos: «Voy a tomarte una foto ahora y otra cuando te vayas. Verás las diferencias tú mismo, entre llegar como un niño, asustado y preocupado y luego marcharte como hombre orgulloso cuando vuelvas a casa».

Augusta Gloria de Jesus ​​de Timor Oriental, en el Monte Hermón: «No puedo olvidar la belleza de este lugar».

¡Tengo muchas historias locas! Sabes que cuando vienen aquí es un choque cultural para ellos. La mayoría de ellos nunca ha estado fuera de sus países, por lo que sus hábitos son diferentes. En su país, si quieren comer un pollo, no lo compran en el supermercado. En el patio trasero hacen todo lo necesario para hacer que el pollo sea apto para comer.

Ahora piensa en el kibutz. Vemos, por ejemplo, a un estudiante que toma un pollo vivo y lo mata afuera y le saca las plumas. La gente dice, ‘¿Qué está haciendo?’ Pero para el estudiante es normal, porque esto es lo que hace en su casa.

Necesito explicarles: «Esta no es la forma en que hacemos las cosas aquí. Si quieres comer pollo, puedes comprarlo en el supermercado ya listo para comer”. Hemos recibido llamadas de vecinos y granjeros quejándose de que están matando pollos. Son todas las diferencias culturales y las mentalidades cambian a medida que pasa el tiempo. Por lo general, cuando alguien se queja de uno de los estudiantes, es por una diferencia cultural. Puede resolver esto de manera tranquila».

¿Alguna vez experimentó uno de esos momentos en los que se dijo a sí mismo: «Por eso hago lo que hago»?

Cada vez que hablo con un estudiante que se graduó y me actualiza sobre lo que está haciendo ahora, me hace sentir que no importa lo difícil que sea, vale la pena porque estoy ayudando a cambiar sus vidas allí.

Antes de que se vayan, siempre hablamos con ellos tanto en conversaciones grupales como personales, y nos dicen cuánto ha afectado este año sus vidas y cuánto les hemos ayudado. Te hace sentir que no es solo un trabajo ordinario cuando vienes a las 9 a.m. y te vas a las 5 p.m. Es algo que haces las 24 horas y es parte de tu vida siempre.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil