Líder libanés cristiano critica a Hezbollah: “Viven en otro planeta»

Cartel de apoyo a Nasrallah en una ruta del sur libanés.

Un funcionario opositor al gobierno, del cual Hezbollah es parte, asegura que el incidente en la frontera israelí daña la imagen del país y las posibilidades de apoyo internacional en un contexto de profunda crisis.

El incidente en la frontera entre Israel y Líbano encendió las disputas políticas en el país árabe, y los pedidos de la oposición para que el poder militar y político de Hezbollah no atenten contra los intereses libaneses.

Samir Geagea, líder del partido cristiano de las Fuerzas Libanesas, responsabilizó a la organización terrorista musulmana chiíta por los graves problemas económicos del país y la falta de apoyo que recibe Líbano de parte de la comunidad internacional, y relacionó esta situación con lo ocurrido ayer en la zona de Har Dov, cuando un escuadrón de Hezbollah fue repelido por las FDI durante un intento de atentado en territorio israelí.

Samir Geagea, referente libanés cristiano, rechaza la presencia de Hezbollah dentro del gobierno.

«Lo de ayer indica claramente el problema de soberanía del Estado libanés. ¿Qué país árabe o extranjero querría tratar con un gobierno que se considera inexistente mientras hay un peligro de seguridad en la frontera?», le dijo Geagea a la agencia AP, en relación al silencio del gobierno en relación a las acciones de Hezbollah, aliado del presidente Michel Aoun.

El mencionado Aoun es miembro del Movimiento Patriótico Libre y junto a Hezbollah cuentan con una mayoría en el parlamento libanés. Son los principales integrantes del gobierno que encabeza el primer ministro Hassan Diab, quien asumió el cargo a principios de año en reemplazo de Saad Al Hariri, apoyado por las potencias occidentales y quien renunció en octubre tras las manifestaciones populares que estallaron debido a una severa crisis económica.

Las protestas y los enojos populares por la corrupción y mala gestión de la crisis continúan, y de hecho se agravó los últimos meses con el nuevo gobierno, en parte por los problemas derivados del coronavirus: desde marzo la moneda libanesa perdió un 80% de su valor, las negociaciones con el FMI están estancadas desde mayo y desde los países más ricos del Golfo Pérsico se niegan a una asistencia financiera significativa a menos que Líbano realice reformas significativas en sus instituciones de gobierno. Se considera que se trata de la peor crisis que afronta el Líbano desde la guerra civil (1975-1990).

Líbano atraviesa la crisis económica más grave desde la guerra civil (1975-90).

Geagea, líder de un partido con 15 asientos en un parlamento de 128 bancas, denuncia que la ayuda recibida en el pasado de parte de países árabes y occidentales fue despilfarrada, y que la alianza de Hezbollah y el presidente Aoun “llevó al Líbano a esta situación”.

«Mientras estén en el poder, la crisis continuará. Esta es una ecuación muy simple y clara. Viven en otro planeta», aseveró sobre estas decisiones estratégicas que dañan las relaciones internacionales. Además, asegura Geagea que si Hezbollah retira a sus combatientes de Yemen, Siria e Irak, y deja de seguir las instrucciones de Irán, la relación con los estados árabes podría encaminarse.

 

Fuente: Ynet Español