Tecnología de alimentos – la alternativa proteica para un futuro mejor

«De un solo golpe, esta clase de tecnologías puede ayudar a ralentizar el cambio climático y garantizar la seguridad nutricional de generaciones futuras».

Por Orri J. Avraham

Filete de ternera hecho de cultivos de carne cultivada a través de Aleph Farms (Foto: cortesía)

Se ha puesto de moda hablar de pesimismo económico desde que el coronavirus se convirtió en el centro de atención a principios de marzo y sacudió los mercados financieros poco después. Con señales que apuntan a una recesión mundial inminente, muchas industrias han visto que los inversionistas huyen y la financiación disponible se ha reducido en los últimos meses, lo que lleva a una desaceleración general que puede durar muchos más meses. Mientras tanto, algunas industrias han estado en auge más que nunca antes.

Pocos lectores podrían haber adivinado que entre estas estrellas en ascenso ha estado la floreciente industria de tecnología de alimentos – y en su vanguardia – está el campo de las proteínas alternativas. En la edición del 10 de julio de The Magazine (La Revista), Maya Margit cubrió un avance reciente en el campo liderado por la nueva empresa israelí Redefine Meat, uno de los muchos durante el año pasado en captar la atención del ecosistema mundial de tecnología de alimentos; ¿Pero de qué se trata todo este alboroto?

A diferencia de las oportunidades de inversión más obvias e inmediatas, como las tecnologías de videoconferencia o las plataformas de comercio electrónico, las proteínas alternativas han captado la atención y la imaginación de grupos interesados clave que ven el coronavirus como una llamada de atención para abordar algunos de los desafíos más fundamentales que afectarán la sostenibilidad de la subsistencia humana a largo plazo.

«El desarrollo de proteínas alternativas se está convirtiendo en una de las misiones más importantes de nuestra generación», dice el profesor Yaacov Nahmias, jefe del departamento de bioingeniería de la Universidad Hebrea de Jerusalén. «De un solo golpe, esta clase de tecnologías puede ayudar a ralentizar el cambio climático y garantizar la seguridad nutricional de generaciones futuras».

Como término general, el campo de las proteínas alternativas abarca todos los esfuerzos en curso para crear alternativas a los productos alimenticios convencionales de origen animal, incluyendo la carne, los lácteos y los huevos. La aspiración predominante común en todos estos esfuerzos de desarrollo es el establecimiento de una selección más saludable, ecológicamente más sostenible y – no menos importante – más ética de alimentos ricos en proteínas para el beneficio de la humanidad.

«En términos generales, las tecnologías de proteínas alternativas se incluyen en una de las tres categorías principales», explica Nir Goldstein, director ejecutivo del The Good Food Institute (GFI por sus siglas en inglés) (Instituto de Buenos Alimentos de Israel). “La primera es la tecnología de proteínas a base de plantas, que busca recrear productos alimenticios similares a la carne a base de materiales vegetales, utilizando métodos de biomimética.

“La segunda es la carne cultivada, donde cultivos celulares reales tomados de animales se cultivan en condiciones de laboratorio para producir carne real. La tercera es la fermentación, que utiliza microbios vivos similares a la levadura para producir proteínas para productos alimenticios». GFI Israel es la rama israelí de una organización mundial líder que promueve la investigación y la innovación en estas tecnologías de proteínas alternativas.

Lejos de un nicho esotérico al margen de la investigación científica, la financiación de capital público y privado en empresas que desarrollan tecnologías innovadoras en el campo se ha disparado considerablemente en los últimos dos años. Se invirtió un récord de $824 millones a nivel mundial en startups de proteínas alternativas en 2019, y ya se invirtieron la friolera de $930 millones solo en el primer trimestre de 2020.

Este aumento en las inversiones ha sido impulsado por una creciente conciencia y demanda de productos proteicos alternativos, el resultado de un cambio de paradigma lento pero constante en la forma en que los consumidores en los países desarrollados ven los productos de origen animal.

Según los informes, el 79% de los estadounidenses millenials y de la generación Z están consumiendo regularmente productos de proteínas alternativas, y más de un tercio los consume diariamente. Estimaciones conservadoras proyectan que el mercado de proteínas alternativas crecerá a $ 140 mil millones en la próxima década, o el 10% del consumo mundial de proteínas.

Siguiendo los pasos de inversionistas privados, académicos y actores clave de la industria, los gobiernos de todo el mundo también han comenzado a prestar mucha atención a la carrera hacia la proteína alternativa. El gobierno israelí se ha unido recientemente a los principales candidatos después de que la Autoridad de Innovación de Israel (anteriormente la Oficina del Científico Jefe) anunció que respaldará a las startups israelíes en el campo. El director ejecutivo de la Autoridad de Innovación de Israel, Aharon Aharon, marcó la industria de proteínas alternativas como una «extraordinaria oportunidad de mercado para la economía israelí» y un nuevo motor de crecimiento potencial en la próxima década.

En estrecha colaboración con el Good Food Institute Israel, la Autoridad de Innovación de Israel ha abierto recientemente nuevas vías de financiación adaptadas específicamente a startups y empresas maduras locales que desarrollan tecnologías innovadoras en el ámbito de proteínas alternativas. Más allá del respaldo financiero ofrecido a compañías seleccionadas para financiar sus esfuerzos de I + D, estas vías incluyen una amplia gama de recursos y asociaciones con investigadores líderes en el mundo académico, productores de alimentos locales y globales para ayudar a acelerar la innovación.

De hecho, la industria de tecnología alimentaria israelí ha sido una fuente inagotable de nuevas tecnologías en el espacio de proteínas alternativas, con compañías destacadas como Aleph Farms, que lidera la carrera mundial hacia el logro del «santo grial» del campo: un filete de res compuesto de carne cultivada e impresa en 3D a su aspecto familiar. Aleph Farms había recaudado recientemente una ronda de capital privado de más de $ 11 millones para lograr este objetivo. Redefine Meat, un competidor cercano, ya se ha asegurado la aprobación de kashrut de algunos rabinos líderes.

Mientras tanto, Zero Egg, creada en Asdod, está desarrollando un huevo a base de plantas para cumplir con el estándar de los huevos reales tanto en sabor como en experiencia, al tiempo que crea una solución mucho más saludable, más nutritiva y ecológicamente sostenible. Si tienen éxito, los productos de Zero Egg pueden proporcionar una solución a largo plazo para brotes incesantes de enfermedades que han afectado al sector avícola durante décadas, permitiendo a los consumidores disfrutar de una alternativa mucho más segura sin comprometer uno de sus alimentos favoritos.

«Israel se destaca con una concentración relativamente alta de investigadores y empresarios en el campo de las proteínas alternativas, así como con un alto interés de la industria y el consumidor», agrega Goldstein. «En el ámbito de Food Tech o tecnología de alimentos, la proteína alternativa se considera la categoría más popular y hay una verdadera «carrera armamentista» mundial en este sector.

«Las inversiones públicas y privadas en proteínas alternativas pueden ayudar a Israel a mantenerse a la vanguardia de este campo, continuar liderándolo en investigación y desarrollo y eventualmente convertirse en un importante productor y exportador de alimentos del futuro».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil