La ex escritora del New York Times, Bari Weiss: ´Los valores judíos son más grandes que cualquier título elegante´

Ser criticada públicamente como judía, me inspiró a reconectarme

Bari Weiss en su escritorio en la oficina de The New York Times en Midtown Manhattan.

Hablando con 500 personas a través de Zoom poco después de su sorprendente renuncia, la ex editora de opinión continúa defendiendo a Israel, dice que la pandemia es un momento crucial para la Diáspora.

El 14 de julio, Bari Weiss provocó un alboroto cuando renunció repentinamente a su puesto de editora de opinión y columnista en el New York Times con una devastadora carta abierta publicada en su sitio web. En ella, citó el acoso sobre la frecuencia con la que escribía sobre temas judíos, así como ser llamada ¨nazi y racista¨ por sus colegas.

La aclamada autora de ¨Cómo Luchar contra el Antisemitismo¨ encabezó el jueves la Campaña de Recuperación y Resiliencia Comunitaria de la Federación CJA de Montreal, donde discutió la fortaleza del pueblo judío en medio del COVID-19 y el aumento del antisemitismo en Norteamérica.

Dirigiéndose a alrededor de 500 asistentes por Zoom desde su casa en San Francisco, Weiss comenzó por reconocer ¨este momento tan crudo e incierto [la crisis de salud del COVID-19] que estamos viviendo¨ y sus repercusiones financieras y emocionales globales.

¨Millones de personas se han quedado sin trabajo, hay un tremendo descontento social en nuestras ciudades, el tribalismo, el odio y la discriminación son evidentes en todas partes donde miramos, y, sin embargo, los líderes parecen muy difíciles de encontrar en este momento¨, le dijo Weiss a la audiencia.

Estados Unidos, Canadá y el mundo están en un punto de inflexión, dijo, uno con riesgos particularmente altos para la Diáspora judía.

Captura de pantalla de Bari Weiss dirigiéndose a 500 personas a través de Zoom mientras encabeza la Campaña de Recuperación y Resiliencia Comunitaria de la Federación CJA de Montreal, el 23 de julio del 2020.

Eso, notó Weiss, son las malas noticias. Las buenas noticias, dijo, es que ¨somos miembros del pueblo judío -el pueblo que se ha renovado y reconstruido a partir de las cenizas, más que cualquier otro pueblo en toda la historia humana¨.

¨La historia judía es más que el recuerdo de cosas pasadas: es un manual moral. Es un faro. Es un compás. Si nuestros antepasados pudieron encontrar su camino cuando eran abofeteados de maneras que sólo podemos imaginar, entonces nosotros también podemos¨, dijo Weiss.

Reconociendo que no es ni una erudita ni un rabino y que carece de un ¨título elegante¨, Weiss, ganadora del Premio Bastiat del 2018 por su periodismo, indicó que no se necesita ser un genio para explicar el poder de permanencia de los judíos.

El secreto de esa resistencia, dijo, está en los valores judíos tales como el monoteísmo, la libertad, guardar Shabbat, valorar ideas diversas, y la santidad de la vida humana. Estas ideas, dijo, han transformado al mundo.

Pero las ideas no pueden ganar por sí solas, dijo -sólo brillan ¨tan brillantemente como las personas que viven por ellas¨.

¨Sin nosotros, [esas ideas] se desvanecen¨, dijo Weiss. ¨Con nosotros, son capaces de iluminar al mundo. Mientras vivimos este momento histórico, sólo quiero recordar que la historia judía siempre está escrita en el presente. No es un hecho consumado. Estamos escribiendo nuestra parte ahora. Decidiremos cómo se recuerda nuestra historia y esa es la noción que siempre me da esperanza, incluso en tiempos oscuros¨.

Foto ilustrativa: Aly Raisman, izquierda, es entrevistada por Bari Weiss el 14 de enero del 2019 en la Conferencia Leones de Judea de las Federaciones Judías de América del Norte, en Hollywood, Florida.

Weiss ha experimentado su parte de tiempos oscuros. Además de amenazas de muerte de la extrema derecha y los supremacistas blancos, fue sometida al antisemitismo de la izquierda política como una estudiante en Columbia y en numerosos contextos profesionales.

¨Bromeo con la gente, pero es cierto. Me siento como si tuviera una kippah permanente unida a mi cabeza todo el tiempo¨, dijo. ¨Y eso viene con regalos y viene con responsabilidades, como les dirá cualquiera que use su judaísmo públicamente¨.

Dijo que ser criticada públicamente como judía, la ha inspirado para reconectarse con el judaísmo.

¨Digo mucho esto: No es suficiente para un judío ser anti-anti-antisemita. No es para hacer eso que nos pusieron en la tierra. Fuimos puestos en la tierra para ser judíos. Entre más profundamente me conecto con mi propio judaísmo, con la historia judía, más fuerte se ha vuelto mi convicción. Simplemente tengo extremadamente claro sobre quién soy, de qué estoy hablando y por qué lucho¨, dijo ella.

Y eso, dijo Weiss, fue lo que me hizo decidir dejar The New York Times.

¨Creo que mucha gente piensa que [mi renuncia es] una locura, es decir, ¿por qué renunciarías al prestigio de eso? Para mí, es extremadamente claro: Soy parte de una línea de un pueblo que se trata de valores que son mucho más grandes que cualquier plataforma o título elegante. Eso es realmente lo que me impulsa¨, dijo.

A un nivel global, Weiss cree que la pandemia ha intensificado el antisemitismo. Cita la necesidad de las personas de un chivo expiatorio en tiempos de disturbios como una de las razones; el aumento del tiempo en pantalla también polariza más a las personas políticamente, en su opinión, y las interacciones en línea facilitan la deshumanización de la gente de otros con quienes nunca se encuentran cara a cara.

Lo que se necesita en este momento es pensar ¨Sionísticamente¨, dijo, aclarando que no estaba hablando solamente sobre apoyar a Israel, sino más bien de pensar creativa y audazmente.

¨Piensen en las personas que vivían en casas cómodas en Budapest que decidieron en los años 1900 y 1910, ´Vamos a ponernos nuestras sandalias y mudarnos a un pantano´. Si ellos fueron capaces de esa clase de imaginación radical, entonces nosotros también podríamos serlo¨, dijo Weiss.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Guayaquil