Estudio israelí podría marcar el comienzo de una nueva era para la privacidad médica

Un artículo publicado mostró que la investigación médica realizada con datos sintéticos puede producir resultados que son muy consistentes con la investigación que utiliza datos de pacientes reales.

Por Rossella Tercatin

Campus de atención médica Rambam. (Foto: MIKI Y GAL KOREN)

Un nuevo estudio realizado por científicos del Campus de Atención Médica Rambam podría marcar el comienzo de una nueva era para la privacidad de los pacientes. Un artículo publicado en la revista JMIR Medical Informatics mostró que la investigación médica realizada utilizando datos sintéticos puede producir resultados que son muy consistentes con la investigación que utiliza datos de pacientes reales, siempre que se cumplan ciertas condiciones para crear la base de datos.

«Por primera vez, pudimos demostrar que no hay una diferencia significativa entre los resultados obtenidos del análisis de datos de pacientes reales y los resultados obtenidos del análisis de datos sintéticos», dijo en un comunicado de prensa el profesor Raphael Biar, ex director del Hospital Rambam y presidente de la Asociación de Amigos de Rambam.

Los datos sintéticos médicos son datos producidos agregando y procesando las características relevantes de pacientes reales para crear una población de perfiles ficticios que en general presentan la misma propiedad estadística de los datos originales. Dado que los perfiles son completamente inventados, no hay forma de volver a identificar a los pacientes.

El equipo de la División de Investigación del Hospital Rambam, dirigido por el Dr. Ronit Almog, director de la Unidad de Epidemiología, y el especialista en bioestadística Dr. Anat Reiner Ben-Na’im, comparó los resultados obtenidos con datos sintéticos y con datos reales en cinco diferentes estudios sobre diversos temas.

Descubrieron que, siempre y cuando el número de pacientes fuera grande en relación con el número de variables utilizadas, el resultado era altamente preciso.

«Es probable que esta investigación afecte la forma en que se realizan los estudios médicos en el futuro, ya que hemos demostrado que los Grandes Datos Sintéticos pueden ser un sustituto confiable de la información real del paciente, y de esta manera pueden poner fin al peligro de revelar información médica sin comprometer la validez científica de los resultados», agregó Biar.

Rambam ha estado a la vanguardia en el uso de big data o grandes datos gracias a su elección de incorporar sus sistemas de información con la tecnología desarrollada por la empresa MDClone con sede en Beersheba.

Entre otros, el mes pasado, MDClone lanzó una cooperación con los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. en la lucha contra la crisis del coronavirus, brindándoles una plataforma para convertir los datos de los centros médicos académicos en material de investigación mientras se protege la privacidad de los pacientes.

«La idea de que una compañía israelí pueda ayudar a marcar la diferencia en la investigación global es muy importante para nosotros», dijo el director comercial Josh Rubel al The Jerusalem Post.

«El uso de datos estructurados sintéticos proporciona una estimación cercana a los resultados de los datos reales y, por lo tanto, es una herramienta poderosa para dar forma a las hipótesis de investigación y acceder a los análisis estimados, sin arriesgar la privacidad del paciente», escribieron los científicos de Rambam en el documento. «Los datos sintéticos permiten un amplio acceso a los datos (por ejemplo, para investigadores que no son parte de la organización) y un análisis rápido, seguro y repetible de los datos en hospitales u otras organizaciones de salud donde la privacidad del paciente es un valor primordial».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil