Obras de arte descubiertas en misteriosas estructuras de 4.000 años de antigüedad en el Golán

El dolmen cerca del kibutz es el más grande descubierto en el Medio Oriente y su techo presenta 14 tridentes tallados en la piedra.

Por Rossella Tercatin

El dolmen en la Reserva Natural Yehudiya. (Foto: YANIV BERMAN/IAA)

Durante miles de años, misteriosas estructuras rocosas han estado regadas a lo largo del agreste paisaje de los Altos del Golán y Galilea. Conocidos entre los arqueólogos como dólmenes, se sabe poco sobre el origen y la identidad de estos lugares de entierro megalíticos gigantes.

Un nuevo trabajo de investigadores israelíes de la Autoridad de Antigüedades de Israel y de la universidad Tel-Hai ha agregado recientemente una nueva pieza al rompecabezas: se descubrieron obras de arte que representan animales, formas geométricas e incluso un rostro humano en cuatro dólmenes, como se reveló en un artículo publicado en la revista Asian Archaeology la semana pasada.

«Hace varios años, se descubrió un panel de grabados de arte rupestre en la pared interior de un enorme dolmen en un campo que rodea al kibutz Shamir», dijo en un comunicado el profesor Gonen Sharon, jefe del programa de maestría en estudios de Galilea en Tel-Hai. Sharon fue coautor del documento con Uri Berger de la AAI.

El dolmen cerca del kibutz es el más grande descubierto en el Medio Oriente y su techo presenta 14 tridentes tallados en la piedra.

“Esta fue la primera vez que se documentó arte rupestre en el contexto de los dólmenes en el Medio Oriente. Después de este descubrimiento, comenzamos un proyecto de investigación para localizar y documentar el arte del dolmen en toda la Tierra de Israel. Examinamos docenas de dólmenes en la Alta Galilea y el Golán en un intento por descubrir el mundo de esta misteriosa cultura que existió hace más de 4000 años, y dejó solo dólmenes como evidencia de su rica cultura”, agregó.

Entre los descubrimientos más llamativos, se encontró que un dolmen en la Reserva Natural de Yehudiya estaba adornado con las figuras de siete animales con cuernos, grabadas en una composición complicada en las paredes de la cámara funeraria. «Está claro que la forma en que están posicionados significó algo para el artista», comentó Berger.

La esperanza es que esos antílopes, cabras montesas y vacas, así como las figuras geométricas aún más crípticas y el rostro humano vistos en un dolmen en Kiryat Shmona, ayuden a aclarar información sobre las enigmáticas personas que los crearon.

«Hasta la fecha, se identificaron muchos dólmenes en Israel y en los países vecinos, pero no sabíamos casi nada sobre la civilización de estos súper constructores más allá de los restos de las enormes estructuras que dejaron como evidencia de su existencia en la región», dijo Berger. «Los grabados en la roca abren una puerta, por primera vez, hacia la cultura detrás de la construcción de estos dólmenes».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil