Clérigo cristiano libanés visto como crítico de Hezbolá y aliados por la crisis

Se ha visto que sus últimos dos sermones marcan un cambio hacia una postura más abiertamente crítica contra las políticas tanto de Hezbolá como de su aliado, el presidente Michel Aoun.

El patriarca maronita libanés Bechara Boutros Al-Rai visita la embajada libanesa en Riad, Arabia Saudita, el 13 de noviembre de 2017. (Crédito de la foto: REUTERS / FAISAL AL NASSER)

BEIRUT – El principal clérigo cristiano de Líbano intensificó las críticas contra Hezbolá,  grupo chiita respaldado por Irán, y sus aliados sin nombrarlos el domingo, diciendo que los libaneses rechazaban estar aislados de sus aliados y ser impulsados hacia la decadencia.

El Líbano está sufriendo un colapso financiero que marca la mayor amenaza para su estabilidad desde la guerra civil de 1975-90.

Por segundo sermón consecutivo, el patriarca maronita Bechara Boutros Al-Rai enfatizó la importancia de la neutralidad del Líbano, críticas implícitas al fuertemente armado Hezbolá por su apoyo a Irán en los conflictos con los estados árabes del Golfo liderados por sunitas.

Rai tiene peso como la cabeza de la iglesia maronita, la comunidad cristiana de la que se debe escoger al presidente en un sistema sectario de gobierno.

Se ha visto que sus últimos dos sermones marcan un cambio hacia una postura más abiertamente crítica contra las políticas tanto de Hezbolá como de su aliado, el presidente Michel Aoun.

Ambos respaldan al gobierno del primer ministro Hassan Diab.

«La intervención fue vista como un cambio en su política para dejar de apoyar al presidente y criticar más la posición política del país, regional e internacionalmente», dijo Mohanad Hage Ali del Centro Carnegie Middle East.

Rai, en una copia del sermón enviado por correo electrónico, dijo que los libaneses «rechazaban cualquier… mayoría parlamentaria que juegue con la constitución… y el modelo de civilización del Líbano, y que lo aísle de sus hermanos y amigos… y que lo mueve de la abundancia a la necesidad y de la prosperidad a la decadencia».

La crisis del Líbano tiene sus raíces en décadas de corrupción estatal y mal gobierno por parte de la sectaria élite gobernante.

Los opositores de Hezbolá dicen que tiene la culpa, ya que su alianza con Irán ha llevado a los estados árabes del Golfo que alguna vez apoyaron a Líbano a mantener su distancia, cerrando una importante fuente de ayuda.

El líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, pidió al Líbano que mire hacia el este mientras busca ayuda para arreglar la economía, aunque dijo la semana pasada que esto no significa que el país deba separarse del resto del mundo.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil