Estudiosos muestran que mujeres y adolescentes trabajaban como alfareros en el antiguo Israel

A partir de investigaciones anteriores, se supuso que la fabricación de cerámica era realizada principalmente por alfareros profesionales, lo que demuestra un cierto nivel de sofisticación en la sociedad.

Vista de la cerámica de la Edad del Bronce Temprana en Tell es-Safi / Gat (Foto: Prof. Aren M. Maeir / The Tell Es-Safi / Proyecto Arqueológico Gat / Universidad Bar-Ilan)

Hace más de 3.500 años, un alfarero terminó de dar forma a una nueva jarra en Gat, un asentamiento en las estribaciones de Judea con vistas a la llanura costera del sur de Israel. Antes de colocar el recipiente en el horno, tal vez el artesano lo miró, incluso lo tocó por última vez, quizás sintiéndose orgulloso del trabajo, sin imaginar que un par de milenios después, un grupo de investigadores no solo encontraría el artefacto, sino que también identificaría las huellas digitales en su superficie, reconstruyendo la edad y el género del antiguo fabricante de la jarra.

Según lo explicado al The Jerusalem Post por el arqueólogo de la Universidad Bar Ilan Aren Maeir, director de las excavaciones en el sitio conocido como Tell es-Safi / Gat, unas 2.000 o 3.000 personas probablemente vivieron en el asentamiento durante la Edad del Bronce Temprana – entre 3.000 y 2.500 AEC – suficiente para considerarla una ciudad.

«Era probablemente una de las muchas ciudades-estado cananeas en la región en ese momento», dijo.

Junto con varios académicos de la Universidad de Manitoba (Winnipeg, Canadá), Maeir fue coautor de un artículo publicado recientemente en la revista PLOS ONE, que analiza más de 100 huellas dactilares identificadas en 47 recipientes de la Edad de Bronce desenterrados en el área, en uno de los primeros estudios que sigue este tipo de investigación.

“Los restos de cerámica se encuentran entre los hallazgos más comunes en las excavaciones porque sobreviven muy bien a través de los siglos. Estudiamos varios aspectos de la cerámica, dónde se produjo, cuál era el propósito y cómo cambió con el tiempo. En este estudio en particular, observamos restos de huellas dactilares que quedaron antes de que los recipientes fueran colocados en los hornos”, dijo.

«Las huellas digitales permiten a los investigadores comprender el género y la edad de quienes las dejaron, por lo que este análisis ofreció nuevas ideas sobre quién estaba trabajando en el campo de la cerámica en ese momento», agregó.

A partir de investigaciones anteriores, se supuso que la fabricación de cerámica era realizada principalmente por alfareros profesionales, lo que demuestra un cierto nivel de sofisticación en la sociedad.

Foto aérea de Tell es-Safi / Gat (Prof. Aren M. Maeir, Proyecto Arqueológico Tell es-Safi / Gat, Universidad de Bar-Ilan)

«Lo que surgió aquí es que no solo los hombres estaban involucrados en la producción, sino también las mujeres y los adolescentes», explicó el arqueólogo. «Es una visión interesante de la estructura social de la ciudad».

Con base en los hallazgos, el documento sugiere que aunque la alfarería era un oficio dominado por hombres, también participaron mujeres y adolescentes. Como se señaló en el estudio, «varias manos normalmente estaban involucradas en darle forma a los recipientes y los adultos y adolescentes tenían diferentes roles en la fabricación» ya que «dos tercios de los recipientes en nuestra muestra (n = 31/47, 66%) tienen dos o más impresiones clasificadas en diferentes categorías de edad / sexo».

Una de las hipótesis es que esos artesanos más jóvenes eran alfareros en formación.

«Con pruebas claras de que alfareros mayores y menores del mismo sexo estuvieron involucrados en la fabricación de productos durante los mismos episodios de fabricación, es razonable inferir que los alfareros mayores estarían instruyendo a los más jóvenes en el oficio», continúa el documento.

El estudio es el primero en analizar huellas dactilares antiguas de cerámica en sitios en Israel, y tampoco se ha realizado mucha investigación en este campo en particular en otras partes del mundo, señaló Maeir.

En el futuro, la esperanza es poder comparar los resultados con la investigación realizada en artefactos de otros períodos o de otros sitios.

Mientras tanto, Tel Gat, que ocupa un lugar destacado en la Biblia en eventos que se consideraron que tuvieron lugar varios siglos después – incluso como la ciudad de origen del gigante enemigo de David, Goliat – aún se está excavando. Debido a la emergencia del coronavirus, los arqueólogos no podrán regresar al campo este verano, pero el objetivo es reanudar el trabajo en 2021.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil