Refugiado sirio llevó a su bebé a Israel para una cirugía de emergencia: «No me importa la política»

Personal médico en el Centro Médico Sheba durante el Día de los Caídos.

El bebé, que sufre de un defecto cardíaco grave, fue trasladado en avión desde Chipre para someterse a una operación en el Centro Médico Sheba, gracias a los esfuerzos de la embajada israelí en Nicosia, el Ministerio de Salud chipriota y médicos de ambos países.

Un hijo recién nacido de refugiados sirios que viven en Chipre, recientemente recibió tratamiento médico en Israel por un defecto cardíaco grave.

Usayed fue llevado al Centro Médico Sheba en Ramat Gan para someterse a una intervención de emergencia, después de recibir un permiso especial de las autoridades.

La operación diplomática fue el resultado de un esfuerzo cooperativo entre la embajada israelí en Nicosia, el Ministerio de Salud chipriota y médicos chipriotas e israelíes.

El bebé siendo transportado en avión a Israel

El padre del bebé, Ahmad, afirmó que le dijeron que su hijo necesitaba un tratamiento especializado que no podía proporcionarse en Chipre, por lo que él y su hijo se encontraron en un lugar en el que nunca se imaginó.

«No me importan las relaciones entre Israel y Siria», explicó. «Mi problema no es político o religioso, es un problema de salud».

«La vida de mi hijo es lo más importante del mundo para mí. Acepté de inmediato ir a Israel».

El bebé no habría sobrevivido más de un mes sin la cirugía, contó el profesor Alain Serraf, jefe del Centro Cardíaco Congencial de Sheba, quien operó al niño.

El refugiado sirio Ahmad con su hijo Usayed en el Centro Médico Sheba en Ramat Gan

El enviado de Israel en Chipre, Sami Rabel, oró por la pronta recuperación de Usayed.

«La solidaridad durante la epidemia del coronavirus y el vínculo especial entre Israel y Chipre, otorgó el permiso especial para que el bebé se operara en el Centro Médico Sheba», aseguró.

Los médicos israelíes tienen una larga historia de tratamiento de niños críticamente enfermos en países hostiles.

La organización sin fines de lucro Save a Child’s Heart, que está financiada principalmente por donantes privados con algunas contribuciones de los gobiernos, ha realizado cirugías en casi 5.000 niños desde que comenzó hace aproximadamente dos décadas.

La ONG ha tratado a más de 2.000 niños de Cisjordania y Gaza y 300 de Irak y Siria. El resto provino de África, Sudamérica, Europa, Asia y todo el Medio Oriente.

 

Fuente: Ynet Español