Una nueva ‘Súper Enfermera’ monitorea a pacientes en hospitales israelíes

El Centro Médico Sourasky desarrolla esta tecnología de avanzada. Foto: Pixabay/Yerson Retamal

Israel desarrolla un súper enfermero con inteligencia artificial. Este puede monitorear varios pacientes a la vez durante las 24 horas del día, además de evaluar su estado y detectar problemas, incluso antes de que el paciente mismo los experimente.

Esta novedosa tecnología médica se desarrolló en los predios del Centro Médico Sourasky en Tel Aviv. Se compone de una serie de sensores y algoritmos que logran una supervisión detallada y constante de señales, síntomas y signos del paciente. Por el momento, la tecnología se encuentra en estatus de prueba y sería realmente revolucionaria al ser aprobada por los científicos y las autoridades sanitarias.

Los parámetros detectados de tensión arterial, temperatura, respiración y palpitaciones son conducidas a una central informática que los procesará instantáneamente y alertará a los médicos en caso de alguna señal de deterioro.

Las ventajas de este súper enfermero son obvias y entre estas destaca la omnipresencia: puede monitorear varios pacientes a la vez y todo el tiempo. Y esto es especialmente importante debido a la creciente escasez de personal especializado, tanto en Israel como en todas partes del mundo, o en casos de ataques masivos como es el caso del actual corona virus.

Pero es el poder de procesamiento de la inteligencia artificial lo que realmente genera el cambio de paradigma en el monitoreo tradicional. Factores determinados por los sensores se suman a los aspectos captados por las cámaras y son procesados mediante algoritmos predictivos junto con data personalizada de cada paciente. Esto dará señales de un posible deterioro horas antes de que los médicos puedan detectarlas o de que el mismo paciente lo experimente. Este es un logro que ningún médico, por eficiente que resulte, puede alcanzar por sí mismo.

El equipo desarrollador, encabezado por Ahuva Weiss-Meilik, aprovecha también los datos captados por el hospital Central de Tel Aviv, que ha reunido información computarizada proveniente de 1500 camas durante 10 años, lo que lo convierte en un «Big Data Hospital» y lo ha llevado a la creación del departamento de I-Medata y todo un ecosistema dentro del hospital para mantener los datos in-house y bajo control.

Otro aspecto interesante de este manejo masivo y automatizado de datos médicos es que también puede servir para prevenir estados inesperados en pacientes que no están conectados a sensores.

Por el momento, un par de startups se han integrado al tema. AnyVision, especializada en reconocimiento de rostros, cuerpos y objetos por cámaras, y BioBeat, desarrolladora especializada en sensores. Se espera que aumente la integración de emprendimientos relacionados o relacionables con el tema, lo cual aumentará exponencialmente las posibilidades de progreso en el escenario de la medicina mundial.

Fuente: Aurora Digital