Templo cananeo descubierto en una ciudad bíblica destruida por Josué

El diseño del edificio de forma cuadrada presentaba numerosas habitaciones laterales, así como un complejo en el frente marcado por dos columnas y dos torres que conducían a una habitación grande.

Templo en Tel Lachish (Foto: CORTESÍA DE LA CUARTA EXPEDICIÓN A LACHISH)

Se descubrió un templo cananeo y muchos artefactos en una ciudad que, según la Biblia, fue destruida por los israelitas cuando entraron a la Tierra de Israel después de 40 años en el desierto. El descubrimiento dilucida las extensas ruinas de una estructura que data del siglo XII AEC en Laquis, anunció el lunes la Universidad Hebrea de Jerusalén.

El equipo fue dirigido por el profesor Yosef Garfinkel del Instituto de Arqueología de la universidad y el profesor Michael Hasel de la Universidad Adventista del Sur en Tennessee. Presentó sus hallazgos en The Journal of the Council for British Research in the Levant (El Diario del Consejo de Investigación Británica en el Levante).

“Josué, y todo Israel con él, pasó de Libna a Laquis, acampó cerca de ella y la atacó. El Señor entregó a Laquis en manos de Israel, la cual conquistaron al segundo día, y la hirieron a filo de espada con todas las personas”, dice Josué 10: 31-32.

Entre los hallazgos cruciales se encontraba un fragmento de cerámica con la letra hebrea samekh, que representa el grabado más antiguo conocido de la letra, artefactos de oro y figuras de culto, incluidas figuras que representan al dios guerrero Ba’al, que se menciona docenas de veces en la Biblia – incluyendo varias instancias donde los israelitas recurren a su culto a pesar de los mandamientos de Dios.

El sitio de Laquis fue identificado por primera vez en 1929 por William Foxwell Albright, quien es considerado el padre fundador de la arqueología bíblica, dijo Garfinkel a The Jerusalem Post.

«La ciudad era una importante ciudad centro cananea, como sabemos por fuentes históricas», dijo. “No hay otro sitio en esta región tan destacado. Es la ubicación correcta, el lugar correcto, y el nombre «Laquis» se encontró en algunas inscripciones encontradas allí».

El equipo de Garfinkel comenzó a excavar el sitio en 2013.

«Descubrimos el templo y le dedicamos tres o cuatro años, porque es muy raro encontrar sitios cananeos en Israel», dijo Garfinkel. “Este tipo de estructura solo se descubrió en Mejido, Naplusa y Jasor. Pero esta es la primera vez que revelamos un templo monumental simétrico tan grande».

El diseño en forma cuadrada del edificio presentaba un complejo en el frente marcado por dos columnas y dos torres que conducían a una gran sala, así como un santuario interior con cuatro columnas de soporte y varias «piedras en pie» sin tallar que podrían haber representado los diferentes dioses que adoraban. Además, presentaba numerosas habitaciones laterales.

Una de las preguntas de investigación que el equipo indagó en Laquis estaba relacionada con la época del Reino de Judá, específicamente si la Biblia contiene recuerdos históricos sobre el siglo X AEC y si el rey David puede considerarse una figura histórica.

«La Biblia dice que Roboam, el nieto de David, fortificó 15 ciudades, incluida Laquis», dijo Garfinkel. Los primeros investigadores que examinaron el sitio no lograron descubrir fortificaciones del período, lo que llevó a muchos eruditos a dudar de la validez de la descripción presentada en el libro bíblico de Crónicas II, dijo.

Sin embargo, el equipo de Garfinkel pudo localizar la fortificación del período relevante, descubriendo también casas, pisos y cerámica dentro de la ciudad, cuya fecha fue confirmada por datación por carbono como de finales del siglo X AEC.

“Por eso fuimos a Lachish. Era nuestro objetivo”, dijo Garfinkel.

Su equipo también logró ubicar algunas inscripciones en el sitio por primera vez en 40 años, junto con una colección especialmente rica de objetos como dagas y cabezas de hacha adornadas con imágenes de pájaros, calderos de bronce, joyas, escarabajos y un chapado en oro. Botella con el nombre del faraón egipcio Ramsés II.

El Libro de Josué declara que la ciudad cananea fue destruida por los israelitas. Garfinkel encontró rastros de destrucción, la primera vez por los egipcios alrededor de 1550 a. C. y luego dos veces más, hasta que Laquis sucumbió definitivamente alrededor de 1150 a. C.

«La Biblia dice que la ciudad fue destruida por el pueblo de Israel», dijo Garfinkel al Post. «Pero no habla específicamente de un palacio, un templo o lo que había en la ciudad».

Tampoco da fechas específicas, agregó.

“Sabemos que la destrucción de las tribus cananeas fue un proceso largo que tomó alrededor de cien años. En el sitio encontramos rastros de destrucción en dos niveles, uno que se remonta a finales del siglo XIII a. C. y otro a mediados del siglo XII. Por lo tanto, hay alrededor de 50 años entre los dos eventos. ¿Cuál de las dos destrucciones es la que llevó a cabo Joshua sigue siendo una gran pregunta», dijo Garfinkel.

Fuente: The Jerusalem Post 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil