Tecnología israelí lleva agua limpia y electricidad a las aldeas africanas

Innovation Africa, cuyos paneles solares fabricados en Israel alimentan escuelas, clínicas y bombas de agua en 10 países africanos, ha cambiado la vida de 1,7 millones de personas

Iringa, Uganda – Se podía escuchar caer un alfiler cuando estábamos todos juntos afuera de la puerta de la clínica local, concentrados en un solo foco encima de nosotros.

«Uno, dos, tres», entonó Robert Khakhosi lentamente, mientras la tensión aumentaba.

Se encendió la luz recién instalada que funciona con paneles solares, y el aire se llenó con los chillidos y alegres ululaciones de cientos de aldeanos ugandeses.

Por primera vez, la clínica local en la parroquia de Iringa podía tratar partos de bebés con luz eléctrica las 24 horas. Solo ahora también funcionará un refrigerador para el almacenamiento vacunas y medicamentos de forma segura.

La celebración en toda la aldea marcó la inauguración del proyecto 279 en África por parte de una organización israelí sin fines de lucro: Innovation Africa.

Niños en Iringa, Uganda, donde Innovation Africa conectó una clínica a la electricidad a través de la energía solar, 21 de diciembre de 2019. (Sue Surke / Times of Israel)

Innovation Africa recauda fondos a través de donantes privados para llevar paneles solares a aldeas africanas. La organización se ha enfocado en tres propósitos para sus proyectos: iluminar las escuelas para que los alumnos puedan estudiar por más tiempo, así como los hogares de los maestros y directores; alimentar clínicas para que funcionen las 24 horas, los 7 días de la semana y poder operar una variedad de máquinas que dependen de la electricidad; y bombear agua desde acuíferos subterráneos y filtrarla antes de enviarla por las tuberías hacia los grifos de las aldeas.

Sivan Ya’ari, nacida en Israel, criada en Francia y educada en los Estados Unidos, es la fundadora y directora ejecutiva de Innovation Africa. Su interés comenzó hace 20 años cuando trabajaba para una fábrica en Madagascar. Golpeada por la pobreza que vio a su alrededor, llegó a la conclusión de que el principal camino para el cambio era la energía. Eso la empujó a hacer una maestría en Gestión y Política Internacional de Energía en la Universidad de Columbia.

Durante la última década, Innovation Africa ha completado proyectos en 10 países africanos, ayudando a mejorar 1.7 millones de vidas.

Antes de que los paneles solares (con baterías de almacenamiento para después del anochecer) se fijaran en el techo de la clínica en Iringa, a cinco horas en automóvil desde la capital de Uganda, Kampala, médicos, comadronas y enfermeras traían al mundo bebés con una linterna. Asimismo, viajaban 32 kilómetros (20 millas) en motocicleta para recoger vacunas cuya vida útil era de solo seis horas.

Este recién nacido que fue amamantado en la clínica Iringa pudo ser vacunado al nacer gracias a la electricidad alimentada por energía solar que hace funcionar un refrigerador de vacunas. (Sue Surkes / Times of Israel)

Ivan, el oficial médico del distrito, le dijo a The Times of Israel que con su nuevo refrigerador, la clínica – que atiende a unas 11,650 personas y recibe a alrededor de 560 bebés cada mes – ahora podrá vacunar a los recién nacidos de inmediato.

Cuatro de cada cinco ugandeses en esta antigua colonia británica de 35,5 millones, viven en zonas rurales con infraestructura pobre o inexistente.

Las estructuras de barro son comunes – los edificios de ladrillo indican una mejor posición – y los caminos de tierra son la norma, lo que hace que los viajes sean largos y llenos de baches. Más de la mitad de la población no tiene acceso a agua potable.

En todas partes, se ven mujeres y niños de tres o cuatro años con bidones amarillos de plástico sobre sus cabezas.

Los paneles solares se fijan al techo de la clínica en Iringa, Uganda, 21 de diciembre de 2019. (Sue Surkes / Times of israel)

Durante la estación seca, pueden caminar varias millas para recoger agua de un manantial o un pantano de papiro. Después de las lluvias, recurrirán a fuentes más cercanas, como arroyos o estanques estacionales.

En el pueblo de Nayigunya, al oeste de la ciudad de Mbale, mujeres y niños sacaban agua de un estanque sin movimiento y muy turbio.

Esa agua podría haber sido contaminada por heces humanas o animales, pesticidas u otros materiales de desecho.

En Nayigunya, como en la mayoría de los pueblos, la gente usa letrinas de pozo, literalmente agujeros excavados en el suelo. Si no se construye adecuadamente, puede provocar que las aguas residuales se filtren en los acuíferos subterráneos.

Con el agua sucia llegan la diarrea, la fiebre tifoidea, las erupciones cutáneas y otras enfermedades que pueden terminar en la muerte, especialmente de los niños.

Mujeres y niños llenan bidones con agua de un estanque temporal, Nayigunya, Uganda, 21 de diciembre de 2019. (Sue Surkes / Times of Israel)

El acceso a la atención médica está mejorando en Uganda, pero la esperanza de vida todavía ronda los 55 años.

Cada gota cuenta

Innovation Africa ha identificado el pueblo de Nayigunya para un proyecto de agua. Robert Khakhosi, quien coordina a siete trabajadores de campo de IA en el país y fue nuestro guía por el día, dijo a los aldeanos que Israel estaba ayudando a Uganda y que esperaba que se recaudaran fondos para este proyecto.

Una mujer mayor sentada en su choza en Iringa, Uganda, el 21 de diciembre de 2019. (Sue Surkes / Times of Israel)

Innovation Africa actualmente emplea a 40 africanos en todo el continente, cada uno de los cuales tiene acceso a un sistema de monitoreo remoto diseñado a medida y construido por Israel.

El sistema recopila datos sobre cuánta energía se produce y consume, y cuánta agua se bombea cada minuto en cada aldea, y la envía a un servidor en línea. Los trabajadores de campo acceden a través de una aplicación telefónica. Si hay una falla, son los primeros en recibir alertas para que puedan reparar el equipo rápidamente.

Desde una pequeña oficina en la ciudad costera israelí de Herzliya, Ya’ari monitorea la misma información. Ella dice que el equipo, todo hecho en Israel, es robusto y rara vez se daña.

Robert Khakhosi, derecha, de Innovation Africa con Anton, un agricultor en cuya tierra se está poniendo a prueba el riego por goteo, pueblo de Budoka, Uganda, 21 de diciembre de 2019. (Sue Surkes / Times of Israel)

Una de las innovaciones más exitosas de Israel está llegando lentamente a un grupo selecto de granjas de aldeanos: la organización actualmente está probando un puñado de proyectos para enseñar a los locales sobre el riego por goteo.

Uganda, en el ecuador, tiene dos estaciones lluviosas al año. Anton, un agricultor que aceptó probar un plan piloto en su tierra en el pueblo de Butove, dice que su cosecha anual de tomates y maíz se ha duplicado.

Este año, Innovation Africa quiere completar 30 nuevos proyectos en Uganda, 20 de ellos para llevar agua y electricidad a las aldeas de la empobrecida y devastada región de Karamoja, en el norte. Inaccesible hasta hace poco, esta es probablemente una de las zonas más pobres de África, dice Ya’ari.

Una aldea en la parroquia de Iringa, 21 de diciembre de 2019. (Sue Surkes / Times of Israel)

En toda África, la organización planea establecer un total de 200 proyectos este año, casi duplicando lo que ha logrado hasta ahora. Esto se traduce en 70 proyectos en Sudáfrica, 30 en Uganda, Malawi y Tanzania, 25 en Zambia y 15 en Camerún. Cuesta $ 18,000 llevar electricidad a una escuela, orfanato o centro médico, y $ 50,000 bombear y proporcionar agua potable.

Embajadores tecnológicos israelíes

Yaari dice que ella y su personal enfatizan la conexión israelí siempre que pueden.

Su trabajo también ha tenido valor diplomático, como lo ilustran los testimonios en el sitio web de la organización. El primer ministro de Uganda, Ruhakana Rugunda, médico de profesión, escribe que Ya’ari ha sido «el catalizador para acelerar la relación entre Uganda e Israel».

Todos quieren una parte del éxito de Ya’ari y ha recibido una lluvia de premios, incluido el Premio a la Innovación de las Naciones Unidas. El año pasado, UNICEF contrató a Innovation Africa para conectar 37 centros médicos en Camerún con agua y electricidad para servir a refugiados y solicitantes de asilo, algunos de los cuales huyeron de la organización terrorista yihadista Boko Haram.

Aldeanos de Iringa bailan para celebrar la llegada de la electricidad a la clínica local, el 21 de diciembre de 2019. (Sue Surkes / Times of Israel)

Pero Ya’ari entiende bien que Innovation Africa no puede resolver los problemas de África por sí sola, por eso se ha reunido con organizaciones internacionales para tratar de convencerlos de que usen soluciones similares.

«La gente tiene que entender la importancia de la energía y su impacto en las aldeas», dice ella. “Innovación África todavía es pequeña. Todavía hay 600 millones de personas en África sin energía y 400 millones sin acceso a agua limpia. Es demasiado grande para una organización sin fines de lucro. Nuestro objetivo es alentar a otros a aportar soluciones también. Ellos existen.»

Fuente: The Times of Israel 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil