Adolescentes ayudaron a crear la Resistencia Francesa de la Segunda Guerra Mundial; muchos pagaron con sus vidas

En su nuevo libro «Repentina Valentía (Sudden Courage)», el autor Ronald Rosbottom revela cuán jóvenes eran muchos de los miembros fundadores de los luchadores clandestinos, así como cuán diversos.

Jóvenes màquisards, o combatientes de la Resistencia, en el Haute-Loire, Francia. (Memorial de la Shoah / Ronald Rosbottom)

Los jóvenes franceses dispuestos a unirse a la lucha clandestina contra los nazis durante la Segunda Guerra Mundial se enfrentaban a una rigurosa selección por parte de Jacques Lusseyran. El experimentado agente realizaba evaluaciones sobre el terreno de sus capacidades y carácter que determinarían si podían unirse a la Resistencia o no.

Si bien la idea de que jóvenes se unan a la lucha armada es bastante extraña, aún más notable es el hecho de que Lusseyran era ciego – el resultado de un accidente en su infancia – y, al ser adolescente también, era igual de joven que muchos de sus entrevistados.

Lusseyran se encuentra entre los jóvenes de la resistencia presentados en un nuevo libro del profesor de Amherst College Ronald Rosbottom, «Repentina Valentía: la juventud en Francia enfrenta a los alemanes, 1940-1945».

El libro emplea su frase de título a lo largo de sus páginas, y encuentra abundantes ejemplos de la juvenil energía mostrada por aquellos que eran adolescentes y veinteañeros cuando las generaciones mayores todavía estaban atónitas por los acontecimientos de 1940 – la caída de Francia, la colaboración del mariscal Pétain con la Alemania nazi, y el establecimiento de Vichy.

«La Resistencia no era un ejército, era un grupo de jóvenes que simplemente se juntaban aquí y allá, y en efecto crearon sus propias tácticas», dijo Rosbottom a The Times of Israel. «No fue un grupo de adultos que se levantó… Comenzó desde cero, que es lo que es notable. Esa es una razón por la que usé el título «Repentina Valentía». De repente se necesitó valentía».

El autor de «Repentina Valentía», Ronald Rosbotom. (Cortesía de Harper Collins)

Como señala Rosbottom, «los jóvenes fueron los más activos en la Resistencia», dando un ejemplo a lo largo de la guerra, desde la caída de París hasta su liberación por los Aliados cuatro años después. Además de Lusseyran, el autor describe a otros jóvenes que se levantaron, incluido Adolpho Kaminsky, un adolescente judío que se convirtió en el falsificador más talentoso de la Resistencia, y Geneviève de Gaulle, sobrina del líder de la Resistencia, el general Charles de Gaulle.

Como muestra el libro, Vichy y sus cómplices nazis no perdonaron a la juventud, siendo muchos jóvenes de la resistencia, incluidos Lusseyran y De Gaulle, capturados y deportados – Lusseyran a Buchenwald, de Gaulle a Ravensbrück. Si bien ambos sobrevivieron, otros no, incluido el ex niño estrella Robert Lynen, quien fue asesinado por los nazis cuando tenía poco más de 20 años.

Variedad de motivos, variedad de acciones

El libro presenta una docena de sujetos – judíos, protestantes y católicos – que abarcaron el espectro desde ser de clase media hasta descendientes de la monarquía. El autor realizó la investigación a través de medios tales como visitar archivos, incluida la Biblioteca del Recuerdo de la Shoah en París, y leer relatos de primera mano, desde memorias hasta cartas, incluso de aquellos a punto de ser ejecutados por los nazis.

En todo momento, Rosbottom intentó aislar exactamente lo que motivó a los jóvenes a enfrentarse a las poderosas fuerzas que dirigían Francia en ese momento.

Un mural de arte callejero de la luchadora de la resistencia Geneviève de Gaulle por el artista parisino Ernesto Novo. (Wikimedia commons / CC-SA-2.0 / Nelson Minar)

«Creo que es la variedad de motivos, la variedad de acciones, lo que probablemente me sorprendió más», dijo Rosbottom. «A medida que lees, ves cuán diferentes fueron los episodios… Algunas personas falsificaban, algunas disparaban contra [enemigos], algunas personas escondían armas, algunas personas escapaban de Francia [a] Inglaterra».

Rosbottom es muy instruido sobre la historia de Francia durante la Segunda Guerra Mundial. También es el tema de su primer libro, «When Paris Went Dark (Cuando París Oscureció)», que fue incluido en la lista inicial para el Premio Nacional del Libro.

Descendiente de inmigrantes franceses en Louisiana, Rosbottom ha realizado numerosos viajes a Francia. En uno, conoció a su futura esposa, Betty, profesora de cocina estadounidense y autora de libros de cocina. Él comprende lo sensible que es escribir sobre un momento en la historia de Francia en el que algunos de sus funcionarios gubernamentales y ciudadanos comunes tomaron decisiones cuestionables.

“[A] cualquier persona de cierta edad, [preguntarle] cómo era vivir en París durante la ocupación, a cierta edad no le preguntas ‘Por cierto, ¿estabas en la Resistencia? Si no, ¿qué hiciste?», relató Rosbottom. «Los franceses aún están muy nerviosos por su historia».

El agente de la Resistencia de Rench Thomas Elek, fotografiado por los alemanes sosteniendo una llave inglesa que usó para sabotear las líneas ferroviarias durante la Segunda Guerra Mundial. (Memorial de la Shoah / Ronald Rosbottom)

De la docena de jóvenes a quienes perfila, hay ejemplos de ambivalencia hacia los alemanes y, en algunos casos, de interés romántico. Pero en general, hay un tema de resistencia colectiva que comenzó poco después de la caída de París el 14 de junio de 1940.

«Una cosa que encontré fue que en algunos lugares fueron muy cuidadosos en lo que hicieron, y otros fueron muy espontáneos – en el último momento, hicieron algo», dijo Rosbottom. “Algunos eran apoyados por sus familias, otros no eran apoyados en absoluto. Sus propias familias fueron encarceladas o incluso ejecutadas por lo que habían hecho los jóvenes».

El miembro de la Resistencia más joven del libro es Jean-Raphaël Hirsch. A los 10 años, cuando comenzó la guerra, recorrió en bicicleta el campo del suroeste de Francia, coordinando grupos que ocultaban niños judíos de Vichy. Durante una misión, sus padres fueron arrestados y deportados a Auschwitz. Solo la advertencia de un amigo salvó a Hirsch de ser capturado; posteriormente, Hirsch asumió la responsabilidad de la seguridad de los grupos que ocultan niños judíos.

«Durante dos años, a los 13 y 14 años, anduvo en bicicleta por toda la zona como mensajero», dijo Rosbottom. «Era un joven extraordinario… imagínense, un niño de 13 años asumiendo esa responsabilidad».

Hirsch sobrevivió a la guerra, pero su madre no.

Un tren descarrilado como resultado del sabotaje de los combatientes de la Resistencia en Francia, el 9 de junio de 1944. La foto fue tomada por un oficial alemán que sería asesinado por otra emboscada de la Resistencia minutos después, y la película fue recuperada y desarrollada por los agentes (Dominio público)

Las mujeres a veces encontraban su camino hacia la Resistencia bloqueado por el sexismo, dijo Rosbottom, y agregó que el Partido Comunista era más acogedor que otros grupos. Cita el ejemplo de Maroussia Naïtchenko, cuyo padre era un comunista ucraniano y cuya madre era francesa y de la clase alta. A los 12 años, mintió sobre su edad para unirse al Partido y se convirtió en una exitosa agente de la Resistencia – más adelante escribió una memoria de la posguerra sobre sus actividades.

“Muchos de los no comunistas eran grupos más conservadores que al principio no confiaban en las niñas. No se daban cuenta de lo que podían hacer”, dijo Rosbottom, y agregó que las mujeres recibieron un reconocimiento mixto en Francia después de la guerra, finalmente obtuvieron el derecho al voto pero quedaron sub representadas en la lista de héroes de la Resistencia.

Durante la guerra, Rosbottom dijo: “Los comunistas eran más creativos. Las animaban a trabajar con hombres jóvenes… Entrenaron a mujeres jóvenes en una gran cantidad de responsabilidad. A los grupos no comunistas les tomó dos o tres años ponerse al día”.

Niños judíos escondidos en Francia durante la Segunda Guerra Mundial trabajando en los campos. (Memorial de la Shoah / Ronald Rosbottom)

Para entonces, los nazis habían ocupado toda Francia, incluida la zona anteriormente controlada por Vichy. Las políticas antisemitas empeoraron – los judíos mayores de seis años se vieron obligados a usar una estrella amarilla y se realizó una infame detención masiva en el Vélodrome d’Hiver en 1942, sus víctimas fueron deportadas a campos de concentración en los que murieron miles, incluidos muchos niños. Para los jóvenes de la Resistencia, tanto judíos como no judíos, los riesgos aumentaron.

Traición y captura

Cuando Lusseyran cumplió 17 años en 1942, su grupo se había convertido en el grupo más grande de resistencia juvenil en Francia, y su líder ciego había entrevistado a 600 posibles agentes en ese lapso.

«Era excepcional por su discapacidad», dijo Rosbottom. «No lo consideraba una desventaja en absoluto».

Sin embargo, el único error que Lusseyran cometió entre sus entrevistados resultó costoso, lo que lo llevó a ser traicionado y encarcelado en Buchenwald, donde sobrevivió a la guerra.

En 1943, la ex estrella infantil Lynen – que había rechazado ofertas para aparecer en películas de propaganda nazi – hizo una broma que resultó en su arresto después de usar su compañía de camiones para transportar armas para la Resistencia. Fue ejecutado en Alemania, su cuerpo arrojado a una fosa común en la que más de la mitad de los asesinados eran personas de 24 años o menos. Ese mismo año, De Gaulle, de 22 años, fue capturada después de actividades de la Resistencia que incluyeron el sacar a judíos de Francia. Fue deportada a Ravensbrück en 1944, donde otros prisioneros vitoreaban su nombre cuando tomaban lista con gritos de «¡Vive de Gaulle

Los sujetos del libro, Rosbottom recuerda a los lectores, eran «todos jóvenes» que, en circunstancias normales, podrían haber sido «estudiantes, yendo a lugares, descubriendo quién estaba saliendo con quién, algunos ya tendrían un trabajo».

Muchos representaban una categoría particular de jóvenes – adolescentes, un término que Rosbottom dijo que cree que se utilizó por primera vez por Vichy cuando racionaba los alimentos entre la población.

Ejecuciones de jóvenes miembros de la Resistencia en Mont-Valérien. (Memorial de la Shoah / Ronald Rosbottom)

«Creo que es la primera vez que un gobierno aborda oficialmente el tipo de necesidades fisiológicas de los adolescentes», dijo Rosbottom.

Una de las cosas más interesantes del libro, dijo, es que sus sujetos estaban «creciendo física y psicológicamente al mismo tiempo que participaban en la Resistencia, [alguien que tenía] 13 años en 1940 y 18 años en 1945. Es un gran brecha en nuestro desarrollo físico y psicológico; para muchos, es básicamente [pasar de] la pubertad a ser un hombre o una mujer joven».

¿Se repite la historia?

Rosbottom dijo que hoy no ha disminuido la valentía entre las contrapartes millenials de los miembros de la Resistencia de antaño. Está particularmente inspirado por las acciones de la adolescente activista climática sueca Greta Thunberg, pero en todo el mundo, ve numerosos ecos contemporáneos de los jóvenes miembros de la Resistencia.

Combatientes judíos de la Resistencia en Francia durante la Segunda Guerra Mundial. (Memorial de la Shoah / Ronald Rosbottom)

Como explica, los jóvenes en Francia en 1940 se preocuparon por el futuro porque el presente no se veía muy bien, una situación que compara con la de los jóvenes de hoy, «sin importar el problema», ya sea la violencia con armas en los Estados Unidos o la amenaza de guerra nuclear.

«Todas estas cosas dan miedo», dijo. Y preguntó: «¿Quién está en las calles? ¿Quién lucha contra los comunistas sino niños en Hong Kong? ¿Quién lucha contra los gobiernos autoritarios sino los jóvenes en Argelia, en Moscú? »

«Los jóvenes nos obligan a abordar problemas que nosotros, en este momento, [preferiríamos] que alguien más atienda en lugar de nosotros», dijo Rosbottom.

Fuente: The Times of Jerusalem 
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil