Autoridades iraníes demolieron la tumba de pastor cristiano ejecutado: familia

La tumba del reverendo Hossein Soodmand, el único pastor iraní que se confirmó que fue condenado formalmente por abandonar el Islam y luego ejecutado por el régimen de Irán, fue demolida a principios de diciembre.

Article18, una organización que promueve la libertad religiosa en Irán, informó por primera vez sobre la impactante profanación de la tumba de Soodmand, que se encontraba en el borde del cementerio Behesht-e Reza en Mashhad, la segunda ciudad más grande de Irán. El líder cristiano fue ejecutado por el régimen de Irán en diciembre de 1990.

Hossein Soodmand, un converso cristiano, es el único cristiano conocido ejecutado por apostasía en Irán. Soodmand fue ejecutado el 3 de diciembre de 1990.

La hija del pastor, Rashin Soodmand, que ahora vive en el exilio en Europa, dijo a Article18: «Como miembro de la familia de este pastor martirizado, puedo decir que la reciente falta de respeto mostrada a la tumba de nuestro padre hirió nuestros corazones una vez más.

“Nuestro padre fue asesinado cruelmente y contrario a la ley. Lo enterraron en un lugar que llamaron la’anatabad [lugar maldito], sin nuestro conocimiento, y ni siquiera le dieron a nuestra familia la oportunidad de despedirse de él o de ver su cuerpo sin vida», dijo Rashin Soodmand a Article18.

Ella continuó: “Durante años tuvimos que viajar a este lugar remoto para visitar su tumba que no tenía identificación, y ni siquiera se nos permitió construir una lápida con su nombre. Y ahora quieren eliminar por completo lo único que nos quedaba de él. Llevaremos nuestra apelación a cualquier institución nacional o internacional relevante sobre esta falta de respeto y crueldad».

Un portavoz del Article18 le dijo a Fox News que la familia descubrió la tumba profanada cuando fueron a visitarlo en el aniversario de su ejecución (por ahorcamiento), el 3 de diciembre.

«Las autoridades iraníes ciertamente hicieron el llamado», agregó el portavoz. «No sabemos exactamente quién – quizás el alcalde local – pero entendemos que están expandiendo el cementerio y vendiendo parcelas a familias ricas que pueden pagarlas».

Soodmand se convirtió al cristianismo antes de la Revolución Islámica de 1979. Según Article18, participó activamente en la organización cristiana de la Sociedad Bíblica y supervisó la iglesia episcopal de Isfahan y luego la iglesia de las Asambleas de Dios en Mashhad.

El régimen islámico radical de Irán, que ha participado en la represión masiva de musulmanes que se convirtieron al cristianismo, arrestó a Soodmand en 1990. Fue «torturado y recluido en régimen de aislamiento durante un mes», escribió Article18.

Poco antes de su ejecución, Soodmand escribió a amigos que habían huido de Irán: “Siguiendo el ejemplo del gran pastor del rebaño, el Señor Jesucristo, estoy dispuesto a sacrificar mi vida por mis ovejas. Mi escape de estos peligros debilitaría el rebaño de Dios y los desanimaría. No quiero ser un mal ejemplo para ellos, así que estoy listo para ir a la cárcel nuevamente y, si es necesario, incluso para dar mi vida por ellos».

Reza Behrouz, un investigador médico iraní-estadounidense de Texas y activista por la democracia, dijo a Fox News que la profanación de la tumba muestra «la intolerancia absoluta del régimen por la libertad religiosa y su política discriminatoria contra los iraníes no musulmanes».

«El pastor Soodmand representó lo que idealmente sería una sociedad secular iraní en la que las personas pudieran practicar libremente su fe. Una sociedad libre y secular es el miedo principal del régimen», dijo.

«La profanación de tumbas de prominentes figuras nacionales y religiosas hechas por el régimen no es nada nuevo», agregó Behrouz. «Poco después de la revolución, el régimen demolió la tumba de Reza Shah Pahlavi [el shah de Irán desde 1925-1941], a quien se le ha dado el título de «el padre del Irán moderno».

Cuando se le preguntó qué pueden hacer los EE. UU. y la Unión Europea para que Teherán respete los derechos humanos, Behrouz dijo que los líderes deberían «hacer que la persecución de los iraníes no musulmanes por el régimen sea una prioridad. Irán es un país que tiene una alta tasa de conversión del Islam a otras religiones, incluido el cristianismo protestante».

“En Irán, las sanciones por conversión del Islam a otra religión son severas y, en muchos casos, la ejecución. Esta es una violación flagrante de la libertad y una grave violación de los derechos humanos. Estados Unidos y la UE pueden hacer algo mucho mejor que un silencio total”, dijo Behrouz.

El Dr. Yossi Mansharof, experto en Irán y el Islam político chiita del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén (JISS por sus siglas en inglés) y el Centro Ezri para Estudios de Irán y del Golfo Pérsico en la Universidad de Haifa, dijo a Fox News: “En general, es muy importante enfatizar que la República Islámica de Irán no otorga a sus minorías religiosas los derechos establecidos en su constitución. El régimen liderado por [Ali] Khamenei persigue a los cristianos en Irán porque cada vez más personas musulmanas optan por convertirse a esta religión, como resultado de su enojo y disgusto hacia la República Islámica de Irán».

Benjamin Weinthal informa sobre los derechos humanos en el Medio Oriente y es miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias. Sígalo en Twitter @BenWeinthal

Fuente: Fox News
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil