Pasando de investigación científica a innovación del mundo real: cinco lecciones para aprender del éxito de Israel

Foto que ilustra el trabajo en un laboratorio. Pixabay

Alabada como una «nación de startups», Israel siempre ha estado a la vanguardia de la innovación y la investigación. No sorprende que el país haya sido coronado como el décimo más innovador en el Global Innovation Index 2019 (GII), publicado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual de las Naciones Unidas.

Israel ha estado subiendo sostenidamente las posiciones del índice, subiendo 11 puestos en los últimos cuatro años. El espíritu empresarial está en el ADN del país: en 2019, las tasas de actividad empresarial en Israel fueron de alrededor del 13 por ciento entre los adultos en edad laboral, en comparación con las tasas del seis por ciento en Alemania, el siete por ciento en Suiza y el ocho por ciento en el Reino Unido.

El Índice, que utiliza 80 indicadores diferentes para evaluar el desempeño de la innovación de 129 países, se ha convertido en una herramienta de evaluación comparativa autorizada para los encargados de formular políticas, los líderes empresariales y los encargados de la toma de decisiones mundiales que crean lazos público-privados.

Este año, el informe tiene como tema la medicina y el futuro de la atención médica, un área en la que Israel es líder mundial.

Este entorno de innovación fértil ha atraído a organizaciones filantrópicas como la Fundación Zimin para establecer actividades en Israel. El Instituto de Ingeniería de Zimin de Soluciones para Impulsar una Mejor Vida, encabezado por la Fundación Zimin en asociación con la Universidad de Tel Aviv, otorga subvenciones para proyectos de investigación con un alto potencial de impacto positivo en el mundo real. Apoyando proyectos como la rehabilitación de personas con trastornos motores habilitada por IA y tecnologías de realidad virtual para el cambio de comportamiento, las colaboraciones de la Fundación Zimin en Israel están destinadas a cambiar el futuro de la innovación médica.

Solo con avances científicos podemos esperar resolver problemas mundiales tan apremiantes como el cambio climático y el envejecimiento de la población.

¿Qué lecciones puede enseñar a otros países el trayecto de Israel y cómo puede el país mejorar aún más su entorno empresarial y científico?

1. Modernizar las universidades para que participen más y respondan a las necesidades sociales, que no estén aisladas.

La innovación exitosa exige que la academia y la industria trabajen juntas. Este principio es bien reconocido por las universidades en Israel, que están haciendo esfuerzos para convertirse en entornos locales de innovación, emprendimiento y liderazgo industrial.

De hecho, la Universidad de Tel Aviv y el Technion estuvieron en la lista de las 100 Mejores Universidades del Mundo que Obtuvieron Patentes de Servicios Públicos de EE.UU. en 2018. Además de sus logros académicos, estas universidades consideran su impacto en el mercado como una medida clave de éxito. Este cambio de perspectiva en los objetivos de la investigación académica es el primer paso para crear el entorno ideal de innovación.

2. Aportar experiencia empresarial al ecosistema científico

Israel ha construido una red de 15 Oficinas de Transferencia de Tecnología (TTO por sus siglas en inglés) conectadas a centros de investigación, que actúan como intermediarias entre investigadores e inversores empresariales, ofreciendo experiencia comercial útil para llevar el laboratorio al mercado. Cuando se trata de transferencia de tecnología médica, Israel mira más allá de las universidades: seis de las 15 TTO en Israel están adscritas a hospitales y organizaciones de mantenimiento de la salud. Varios de estos han generado más de US$10 mil millones en ventas cada uno.
Si bien este enfoque es útil, es esencial involucrar a más emprendedores, inversores y entidades comerciales en el ecosistema de investigación para llevar con éxito las innovaciones del mañana al mercado.

3. Ampliar el acceso a mentores empresariales

Con la orientación de expertos comerciales, los científicos estarán en mejores condiciones para ver posibles aplicaciones en su investigación. En Israel, las Oficinas de Transferencia de Tecnología llenan fácilmente este vacío y brindan tutoría de alto nivel a los investigadores académicos, lo que les permite madurar y establecer conexiones con los inversores adecuados. Además, el Consejo de Educación Superior de Israel acaba de presentar un nuevo proyecto de $27.7 millones con el objetivo de exponer a estudiantes y profesores a mentores profesionales de negocios, donde se espera que eventos como hackatones y reuniones estimulen fructíferas colaboraciones. En una economía globalizada, los mentores con experiencias, perspectivas y contactos internacionales son clave para crear oportunidades globales para las innovaciones locales.

4. Cerrar la brecha entre la investigación y el aula

Sin embargo, hay un área donde hay margen de mejora en Israel: las escuelas. El informe de 2018 de la OCDE sobre educación reportó brechas en el logro educativo israelí, tanto así que el país cayó por debajo de los promedios mundiales.

Sin embargo, Israel es uno de los países de la OCDE que gasta más en educación como parte del producto interno bruto, una tendencia impulsada principalmente por su mayor inversión en educación primaria: Israel dedica el 2.1% del PIB a este nivel, en comparación con el 1.5% en promedio en los países de la OCDE. Esta creciente inversión en educación temprana está destinada a cambiar el rumbo de la posición nacional de Israel en educación.

Los países de todo el mundo necesitan invertir en educación científica y promover carreras científicas para estudiantes de todos los orígenes, incluidas niñas y minorías. Los programas que incluyen enfoques de aprendizaje auténticos, como el trabajo práctico en laboratorios, son particularmente útiles.

5. Incentivar a los investigadores a considerar aplicaciones en el mundo real

Flujos de financiación adecuados que requieren hojas de ruta concretas de comercialización serán esenciales para motivar a los investigadores a planificar su investigación con miras al mercado.

Por ejemplo, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv apoyados por el Instituto Zimin están desarrollando parches cardíacos impresos en 3D con sensores y actuadores integrados para regenerar el corazón infartado, utilizando las propias células y materiales biológicos del paciente. Los biomateriales patentados sirven como «bio-tintas», sustancias hechas de azúcares y proteínas que se pueden usar para la impresión 3D de modelos de tejidos complejos. Si bien queda trabajo por hacer, es fácil ver el potencial innovador de esta tecnología: los órganos personalizados impresos en 3D podrían reemplazar la necesidad de órganos donados y reducir el riesgo de rechazo del sistema inmune de tejido extraño trasplantado.

Los desafíos críticos que enfrenta la humanidad requieren, más que nunca, que los estados y los filántropos brinden a los investigadores, científicos y emprendedores la financiación y el apoyo adecuados para crear las innovaciones que salvarán vidas y preservarán el medio ambiente.

El Dr. Mark Shmulevich es el jefe de los Institutos Zimin, una iniciativa encabezada por la Fundación Zimin, que apoya la investigación científica con potencial de impacto en el mundo real. Es director de operaciones de TAIGER, una compañía de software con sede en Singapur, pionera en soluciones de inteligencia artificial que aumentan la eficiencia operativa en grandes organizaciones.

 

Fuente: NoCamels
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil