Un tesoro bíblico de 2.000 años de antigüedad

El Museo Terra Sancta de Jerusalén, que exhibe artefactos antiguos excavados por la Orden Franciscana durante los últimos 100 años, ofrece una visión de la vida en Tierra Santa.

Dentro de la nueva ala arqueológica del Museo Terra Sancta de Jerusalén, un pasillo conduce a los visitantes más allá de una cisterna de aguas profundas, luego se convierte en un puente al pasar sobre una cisterna de agua aún más profunda y antigua, construida hace casi 1,000 años. Escondido debajo de un monasterio franciscano católico romano dentro de los muros de la antigua Ciudad Vieja, la ubicación del museo en sí es un viaje a través del pasado de Jerusalén y la orden religiosa dedicada a preservarlo.

«Todo esto estaba lleno de tierra», dijo el director del museo y fraile franciscano, reverendo Eugenio Alliata, parado en el puente de metal con su túnica marrón y sandalias, mirando a la gran cisterna de piedra debajo. «Ni siquiera estábamos seguros de lo que había aquí». Al levantar la vista y seguir caminando, lo seguí a una habitación de piedra del siglo XIII, probablemente un taller utilizado por los cruzados que gobernaban la Ciudad Santa en ese entonces, explicó. Esta sala – que ahora contiene una piedra elaboradamente tallada que una vez se asentaba sobre una columna en uno de los lujosos palacios del rey Herodes en las colinas a las afueras de Jerusalén – también estaba, hasta hace poco, llena de tierra.

Pero un proyecto de restauración de varios años ha convertido este laberinto subterráneo – construido y reconstruido en varias capas desde la época del rey Herodes en el siglo I hasta los sultanes mamelucos en el período medieval – en un museo que cuenta no solo la historia de Jerusalén, sino también la historia de los descubrimientos arqueológicos de la Orden Franciscana realizados en todo Israel, los territorios palestinos, Egipto y Jordania durante el siglo pasado. Durante más de 100 años, los frailes franciscanos han llevado a cabo decenas de excavaciones en algunos de los sitios cristianos más famosos de la región, incluidos Nazaret, Belén y aquí en este extenso complejo del Monasterio de la Flagelación, que ha sido un lugar de peregrinación desde al menos el 4to siglo.

«La arqueología es importante porque nos muestra cómo vivían las personas, y necesitamos eso para comprender el pasado, para entender nuestras tradiciones», dijo Alliata, quien también es arqueólogo y que excavó algunos de los artículos exhibidos. Los peregrinos y visitantes necesitan ver estas cosas».

El Museo Terra Sancta de Jerusalén alberga artefactos antiguos descubiertos y preservados por la Orden Franciscana (Foto: Eddie Gerald / Alamy)

Pero hasta hace poco eso no fue fácil. Las decenas de miles de artefactos que los franciscanos habían recolectado a lo largo de los años se almacenaron en el adyacente Studium Biblicum Franciscanum, una división de la Pontificia Universidad de Roma dedicada a la investigación arqueológica y bíblica. Técnicamente formando el museo arqueológico más antiguo de la ciudad, solo estaban disponibles para el público con cita previa, y la mayoría de los que pasaron tiempo aquí eran académicos.

«Realmente no era muy accesible», recordó Masha Halevi, quien visitó el centro de investigación muchas veces mientras trabajaba en su tesis doctoral de 2010 en geografía en la Universidad Hebrea de Jerusalén y en varios artículos académicos posteriores sobre órdenes religiosas y arqueología.

Alliata me condujo a través del museo, pasando una columna de un monasterio del siglo IV en la actual Jordania tallada de forma compleja con palomas, grandes piezas de coloridos pisos de mosaicos de monasterios en el desierto egipcio y grandes ataúdes de piedra marcados con cruces. Las vitrinas estaban llenas de monedas antiguas, incluidos los medios siclos mencionados en la Biblia; semillas de uva y pepas de aceitunas de 2.000 años de antigüedad; y utensilios como platos y tazas utilizados en la vida diaria.

El museo se encuentra dentro del Monasterio de la Flagelación, que ha sido un lugar
de peregrinación desde por lo menos el siglo IV (Foto: Nir Alon / Alamy)

Hacer públicos estos antiguos artefactos en el ala de arqueología del Museo Terra Sancta, que se inauguró en 2018 y pronto se ampliará aún más, es parte de una tendencia más amplia de mayor participación pública entre los franciscanos, que también han abierto recientemente al público su gran biblioteca en el Monasterio de San Salvador de Jerusalén y le creó un catálogo en línea como parte de un esfuerzo continuo para renovar varios sitios sagrados de la región.
Estos cambios están ocurriendo a medida que Israel está experimentando un aumento en el turismo, con aproximadamente cuatro millones de personas visitando en 2018, un récord, según el ministerio de turismo.

De hecho, fue durante una oleada previa de turismo e interés en Tierra Santa en el siglo XIX que la orden franciscana comenzó a dedicarse a la arqueología.

En el Medio Oriente, esta disciplina emergente comenzó a intensificarse y llamar más la atención hacia los debates sobre la historia bíblica a fines del siglo XIX. Finalmente, los franciscanos, que habían sido encargados por el Vaticano desde el siglo XIII de proteger la propiedad de la Iglesia y ayudar a los peregrinos cristianos en Tierra Santa, decidieron adoptar la arqueología y unirse al creciente cuerpo de discursos públicos académicos sobre el tema.

«La historia encuentra su apoyo más seguro en la arqueología», escribió el reverendo Prosper Viaud, uno de los primeros franciscanos en participar en una excavación, excavando bajo la iglesia contemporánea del Santuario de la Anunciación en Nazaret en 1889. La excavación expuso una estructura más antigua, que ilustra una larga historia de devoción en el sitio. “Partí en este camino no porque sucumbí a un pensamiento científico vacío, sino por una verdadera voluntad de conocer la devoción de los peregrinos y hacerles conocer mejor la iglesia de Nazaret”.

Anteriormente, estos artefactos se almacenaban en el Studium Biblicum Franciscanum y
solo se podían ver con cita previa (Foto: Sara Toth Stub)

A principios del siglo XX, los franciscanos comenzaron a cavar en muchas de sus iglesias y monasterios, publicando libros con sus resultados y construyendo una biblioteca masiva de artefactos en Jerusalén. En 1901 establecieron su Studium Biblicanum Franciscanum, y desde 1924, ha funcionado ininterrumpidamente como una de un número creciente de instituciones de investigación arqueológica en Jerusalén, incluido el Instituto de Investigación Arqueológica WF Albright, la Escuela Británica de Arqueología, el Instituto de Arqueología de Universidad Hebrea y la École Biblioteque et Archaeologique, establecida por la Orden Católica Romana Dominicana.

Las excavaciones de los franciscanos – desde el Monte Nebo, la cima de la montaña jordana venerada como el lugar desde el cual Moisés vio por primera vez la tierra prometida bíblica; Cafarnaúm, una ciudad en el Mar de Galilea que contiene una antigua sinagoga e iglesias – contribuyeron de forma importante a la arqueología en la región. Hoy muchos arqueólogos locales se sienten en deuda con los franciscanos.

«Su investigación es una pieza importante del enorme rompecabezas de la arqueología en Israel», dijo Dina Avshalom-Gorni, arqueóloga de distrito de la Autoridad de Antigüedades de Israel que ha trabajado con arqueólogos franciscanos en varias excavaciones. “A pesar de sus creencias religiosas, la investigación que producen es realmente arqueología pura. Nos dan hechos y puedo confiar en ellos».

La colección de monedas, utensilios y otros artículos cotidianos del museo pinta una
imagen de cómo era la vida en Tierra Santa durante los tiempos bíblicos (Foto: Sara Toth Stub)

Para los franciscanos, la arqueología sigue siendo una herramienta valiosa para involucrar al público y ayudarlos a comprender el contexto de las historias contadas en la Biblia. «Tienes que saber sobre la vida diaria para entender realmente a Jesús, para entender las parábolas», explicó Alliata.

En otra habitación del museo, Alliata señaló una vitrina de vidrio que contenía jarrones hechos de alabastro delicado, considerado un artículo de lujo en el mundo antiguo y raro de encontrar intacto. Relató la historia bíblica cristiana sobre una mujer pobre que rompía un jarrón de perfume de alabastro en la cabeza de Jesús. Ver la hermosa y delicada artesanía de un jarrón de alabastro resalta el nivel de generosidad y sacrificio financiero que esta mujer hizo por Jesús.

Saliendo de la tenue ala arqueológica subterránea, Alliata cruzó un soleado patio de piedra donde un grupo de turistas escuchaba a un guía explicar cómo este era el lugar donde Jesús fue condenado y entregado para ser crucificado. Hoy es la segunda de las 14 Estaciones de la Cruz a lo largo de la famosa Vía Dolorosa, o Camino de la Cruz, que finalmente conduce a la Iglesia del Santo Sepulcro, venerada por muchos cristianos como el lugar donde Cristo fue crucificado y sepultado.

Reverendo Eugenio Alliata: «Hay que saber sobre la vida cotidiana para comprender
realmente a Jesús, para comprender las parábolas» (Foto: Nir Alon / Alamy)

No es sorprendente que las excavaciones de los franciscanos a menudo planteen más preguntas de las que responden sobre los eventos bíblicos y la antigua vida judía y cristiana en Tierra Santa. Según Alliata, la mayoría de los franciscanos buscan aprender, en lugar de probar historias particulares. Los sitios sagrados no se abandonan simplemente porque las excavaciones no arrojaron nada. Por ejemplo, en el sitio de la Iglesia de la Natividad en Belén, venerada como el lugar del nacimiento de Jesús, los artefactos excavados más antiguos datan del siglo III, casi 200 años después del nacimiento de Jesús.

«Nunca abandonamos la tradición», dijo Alliata. «Las historias pueden ser probadas o no, pero la religión se basa en la tradición».

 

Fuentes: BBC Travel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil