¿Está el mundo listo para un súper vino? Levantemos una copa por la innovación del vino israelí

Evento de cata de vinos. Foto: Vinsent

Parece que el día en que podamos levantar una copa de Shiraz o Merlot en lugar de tomar suplementos vitamínicos no está tan lejos. Basta con mirar al norte de Israel, al laboratorio del Dr. MeirShlisel, un experto en química del vino de la Universidad Tel-Hai, que pasa sus días analizando las moléculas de la uva.

Shlisel está trabajando para producir vino con niveles más altos de resveratrol, un compuesto vegetal encontrado en el vino tinto que recientemente ha acaparado titulares por sus grandes beneficios para la salud. El resveratrol es el más popular de los estilbenos, fitoquímicos que se encuentran en las bayas, las uvas, el maní y el vino.

Los estantes de las tiendas de alimentos naturales están llenos de suplementos de resveratrol en polvo, gracias a estudios de investigación que vinculan este compuesto – que se dice que tiene las propiedades antioxidantes más efectivas – con la protección de la función cerebral, la desaceleración del desarrollo de crecimientos cancerosos, la prevención de infecciones y la disminución de la presión arterial, entre otros beneficios para la salud.

Evento de cata de vinos. Foto: Vinsent

«Hoy, una copa de vino no contiene suficiente resveratrol de la dosis diaria recomendada», le dice Shlisel a NoCamels. «Uno de los objetivos de mi investigación es elevar la cantidad de estilbenos y específicamente el resveratrol, en las uvas, con un tratamiento posterior a la cosecha».

El laboratorio de Shlisel ahora está desarrollando «Supervino», lo que podría ser el primer vino oficialmente saludable del mundo.

Y el momento para esta innovación no podría ser mejor. El panorama del vino de Israel está conquistando admiradores en todo el mundo, y no solo a aquellos interesados ​​en los vinos kosher.

«Al fin estamos siendo tomados en serio como una región vitivinícola. Durante 30-40 años, el renacimiento del vino boutique israelí ha estado ocurriendo y la gente de todo el mundo se ha familiarizado con el vino israelí», le dice a NoCamelsJacob Ner David, enólogo y empresario. «Los vinos israelíes ahora se encuentran en los menús de vinos, y no tiene nada que ver con el hecho de que son kosher«.

«Hay nuevos y emocionantes lugares de vinos en todo el mundo que merecen atención, y ciertamente Israel es uno de estos lugares», dijo alLowell Sun Erika Frey, sumillercertificada y educadora de vinos.

A principios de este año, el Instituto de Exportación de Israel, en asociación con el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Economía e Industria, y la Junta de Vinos y Uvas, lanzaron su primera campaña de Vinos de Israel para educar al comercio de vinos de EE. UU. y al público en general sobre la calidad del vino israelí.

Jacob Ner David, director ejecutivo deVinsent. Cortesía

Ner David, quien también es director ejecutivo de Vinsent, espera que su startup – una tienda de vinos digital e intercambio de comercio electrónico – ayude a llevar los vinos israelíes a más clientes también.

«La innovación en cómo se distribuye el vino, cómo las personas experimentan el vino», dice sobre su misión.

“En Israel, el vino se ha distribuido más o menos de la misma manera desde la época del Imperio Romano, con muchos intermediarios, corredores, la necesidad de enviarlo como un bien físico. Si nos fijamos en la industria mundial del vino, una industria de $ 350 mil millones, la revolución del comercio electrónico de los últimos 20 años prácticamente no la ha tocado», dice Ner David.

Lanzada a principios de este año, la aplicación Vinsent (todavía en modo piloto) vende vinos de Italia, Francia, España, Estados Unidos e Israel. Pero no es solo un vendedor de vinos en línea con descuento, Vinsent conecta a las personas con las bodegas. “La gente quiere saber de dónde vienen las cosas, dónde se hicieron. Quieren una conexión», dice.

Y la gente está aprendiendo cada vez más sobre los fabricantes de vino de Israel. A principios de este mes, VinePair nombró a Israel como uno de los diez principales destinos de viajes de vino de 2019. El artículo destacaba los enólogos, la tecnología de este país y su renovado enfoque en las uvas autóctonas.

El enfoque en las uvas – y la tecnología – es donde los científicos Shlisel y su estudiante de investigación Ron Schweitzer se destacan. El par está en un curso para hacer vino – científicamente – más saludable.

«Se considera que el vino es muy saludable», le dice Shlisel a NoCamels en una entrevista telefónica. «Muchos estudios de investigación muestran que el contenido de alcohol y antioxidantes son las razones por las que esto es así».

Uvas Cariñenas. Foto: Vincent

Así como la granadilla, las algas marinas y el ajo tienen un estatus de superalimento superestrella debido a sus antioxidantes y propiedades vitamínicas ricas en nutrientes, ahora, la investigación de Shlisel permitirá a los científicos desarrollar vino saludable como un superalimento.

Y tiene sentido que en un país conocido por su experiencia interdisciplinaria, el supervino – el vino como un superalimento – salga de Israel.

El Supervino de Shlisel y Schweitzerparticipó en XLR8, una empresa de aceleración de negocios tecnológicos entre el Ministerio de Economía e Industria y el municipio de KiryatShmona. El programa ayuda a los emprendedores que tienen una empresa en etapa temprana con el desarrollo del proyecto, brindando orientación y exposición ante los inversores.

Schweitzer, un estudiante del departamento de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Tel-Hai, realizó los experimentos iniciales de exposición de las uvas al gas de ozono en el laboratorio de Shlisel. La investigación mostró un aumento en el nivel de resveratrol en las uvas expuestas al gas de ozono en comparación con las uvas no tratadas después de la cosecha.

«El gas de ozono ejerce presión de oxidación sobre el tejido de las uvas que responden con una mayor producción de estilbenos», dice Shlisel.

Los resultados de su laboratorio condujeron a una subvención de investigación del Científico Jefe del Ministerio de Agricultura, así como a una asociación con la bodega Galilee Mountain Winery, una inversión de la Autoridad de Cooperación Industrial del Ministerio de Economía e Industria y una colaboración con la compañía de ingeniería Beit El que fabrica cámaras de ozono.

Gracias a la introducción al mundo de la innovación, los dos científicos israelíes ahora esperan demostrar que su investigación puede producir un vino tinto saludable. Están utilizando cepas de uvas para producir merlot, shiraz y cabernet sauvignon.

“El primer año de investigación se centró en analizar las uvas. Este año, decidimos hacer vino a partir de las uvas para ver si este tratamiento con ozono afecta el vino”, dice Shlisel.

Descubrieron que el tratamiento posterior a la cosecha aumentó la producción de estilbenos hasta cinco veces y también aumentó las propiedades de salud de otro grupo de moléculas.

Y eso no es todo.

La investigación de Shlisel muestra que el tratamiento con ozono «no es solo para las uvas».

Él le dice a NoCamels que «otras frutas pueden ser tratadas con este proceso para que podamos elevar los niveles de antioxidantes en ellas también».

Sin embargo, el objetivo del futuro cercano, es el vino. «Espero que las personas pronto puedan disfrutar de una copa de Supervino y obtener todos los beneficios para la salud», dice.

«Es más divertido beber vino que tomar píldoras de vitaminas».

Viva Sarah Press es periodista y oradora. Ella escribe y habla sobre la creatividad y la innovación que tienen lugar en Israel y más allá. www.vivaspress.com

 

Fuente: NoCamels

Traducido por:  Consulado General H. de Israel en Guayaquil