Organización de juventudes del partido de Angela Merkel hace un llamado para que Jerusalén sea capital de Israel

El documento de la JU dijo que una continua negativa del gobierno federal alemán a reubicar su embajada podría continuar dañando la relación entre Alemania e Israel

La canciller alemana, Angela Merkel, celebra una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro holandés, Mark Rutte (no en la foto) en la cancillería de Berlín, Alemania, el 2 de octubre de 2019. (Foto: Michele Tantussi / Reuters)

La organización de juventudes conservadoras Unión Joven de Alemania (JU por sus siglas en inglés) desafió al liderazgo de su partido – la Unión Democrática Cristiana de la canciller Ángela Merkel (CDU / CSU) y el Partido de la Unión Cristiana – instando a la reubicación de la embajada del país en Jerusalén.

Con aproximadamente 105,000 miembros, la JU aprobó una resolución durante el fin de semana titulada «Reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel» en su 59a Convención del Día de Alemania, celebrada en Saarland. Según los informes en los medios alemanes, la JU instó a los partidos CDU y CSU en el Bundestag o parlamento alemán a «seguir los ejemplos de Estados Unidos, Rusia y Guatemala, y reubicar su embajada en Jerusalén y, por lo tanto, reconocer a Jerusalén como la capital de Israel».

El documento de la JU dijo que una continua negativa del gobierno federal alemán a reubicar su embajada podría continuar dañando la relación entre Alemania e Israel.

El Jerusalem Post informó exclusivamente en 2018 que Merkel presionó intensamente a los países europeos para que no trasladaran sus embajadas a Jerusalén.

El portavoz de política exterior de la CDU, Jürgen Hardt, que es miembro del Parlamento en el Bundestag, rechazó la demanda de la JU, afirmando: «La reubicación de la embajada no resolvería ningún problema, sino que [crearía] nuevos problemas», de acuerdo con el diario Hannoversche Allgemeine Zeitung.

La Unión Alemana de Estudiantes Judíos elogió la conferencia de la JU en Twitter por instar a Alemania y la UE a proscribir a toda la organización Hezbolá, escribiendo: “Gracias por esta clara señal contra el terror y el antisemitismo. Detengan a Hezbolá».

Merkel y su canciller socialdemócrata, Heiko Maas, rechazaron rotundamente la prohibición de Hezbolá en Alemania, donde operan 1.050 miembros de Hezbolá, reclutan nuevos miembros y recaudan fondos para Hezbolá en el Líbano. El Consejo Central de Judíos en Alemania y el embajador de Estados Unidos en Alemania, Richard Grenell, han instado a Merkel a proscribir a Hezbolá en medio de una ola de creciente antisemitismo en la república federal.

Los críticos reprocharon la supuesta política exterior anti-Israel de Merkel durante la última semana. Hillel Neuer, director ejecutivo de la ONG UN Watch con sede en Ginebra, escribió en Twitter “Estimado Ministro de Relaciones Exteriores @HeikoMaas, ¿Qué mensaje envía Alemania a su gente cada año cuando apoya la demonización patológica del único estado judío del mundo? Este año, en la Asamblea General de la ONU, le insto a que deje de describir a Israel como la nación más malvada del mundo».

Neuer también escribió que cuando «cuando los miembros del Bundestag Bijan Djir-Sarai y Frank Müller-Rosentritt presentaron valientemente una resolución que pedía el fin del apoyo de Alemania a la demonización del Estado judío por parte de la ONU, el gobierno de Merkel se opuso y lo derrotó».

Escribiendo en el periódico semanal alemán Jungle World, el periodista Alex Feuerherdt, experto en relaciones germano-israelíes, declaró: «La prometida solidaridad del gobierno federal [alemán] con Israel sigue siendo un simple comentario sin ninguna consecuencia».

La Organización Sionista de América instó al Congreso Judío Mundial la semana pasada a rescindir su Premio Theodore Herzl a Merkel debido a su apoyo al acuerdo nuclear con Irán y su presunto fracaso para combatir el antisemitismo.

Fuente: The Jerusalem Post
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil