Nuevo informe de la ONU sobre la lucha contra el antisemitismo advierte que el fenómeno es «tóxico» para las sociedades

‘Amenaza a todas las sociedades en las que no lo enfrentan’

Israel elogia el documento «sin precedentes», mientras afirma que señala a BDS como una de las principales causas del odio a los judíos, aunque el informe no lo hace

El embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, se dirige al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la sede de la ONU, el 22 de enero de 2019. (Foto AP / Richard Drew)

Un nuevo informe de la ONU sobre la lucha contra el antisemitismo ha advertido que el fenómeno está en aumento en el mundo, particularmente entre los supremacistas blancos y los islamistas, y es «tóxico» para las sociedades en las que se permitió la proliferación. Instó a los gobiernos a actuar para frenar el odio a través de la divulgación y la educación.

El embajador de Israel en la ONU, Danny Danon, elogió el informe el lunes, y de forma particular lo que dijo era su «determinación» de que el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) «alienta el antisemitismo», aunque el documento en realidad no hizo tal afirmación.

El informe del Relator Especial sobre Libertad de Religión o Creencias, Ahmed Shaheed, dijo que los incidentes antisemitas iban en aumento en varios países que siguen esas tendencias, creando «un clima de miedo entre un número considerable de judíos, menoscabando su derecho para manifestar su religión».

Advierte que «el antisemitismo, si los gobiernos no lo controlan, presenta riesgos no solo para los judíos, sino también para los miembros de otras comunidades minoritarias” porque es «tóxico para la democracia… y amenaza a todas las sociedades en las que no se lo cuestiona».

El informe también dijo que el tema ha recibido «poca atención como un tema de derechos humanos» y señaló que «en muchos estados el acoso antisemita es significativamente poco denunciado».

Instó a las naciones a «identificar, documentar y prohibir» incidentes de crímenes de odio antisemita, para aumentar el alcance del gobierno a las comunidades judías y a trabajar en programas de educación y concientización para detener la propagación de opiniones llenas de odio.

Archivo: Ahmed Shaheed en Londres, 15 de abril de 2013. (Wikimedia / OGL / UK Foreign and Commonwealth Office)

En cuanto a las causas detrás del aumento del antisemitismo, el ponente citó el uso cada vez mayor de tropos antisemitas por los supremacistas blancos, los neonazis y los islamistas radicales; y tomó nota de los informes de «antisemitismo de izquierda» en varios países, «en los que personas que afirman tener opiniones antirracistas y antiimperialistas emplean narrativas o tropos antisemitas en el curso de expresar enojo por las políticas o prácticas del Gobierno de Israel».

El informe continuó diciendo que «toma nota de las afirmaciones de que los objetivos, actividades y efectos del movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) son fundamentalmente antisemitas». Sin embargo, se observó que «estas acusaciones son rechazadas por el movimiento BDS».

Posiblemente interpretando mal esta declaración, la misión de Israel ante la ONU dijo que el informe «resalta» que el movimiento BDS es una de las principales causas del aumento del antisemitismo y es «fundamentalmente antisemita».

El embajador de Israel ante las Naciones Unidas, Danny Danon, habla con miembros del Consejo de Seguridad de la ONU durante una sesión de emergencia sobre el conflicto Israel-Gaza en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York el 30 de mayo de 2018. (Eduardo Muñoz Álvarez / Getty Images / AFP)

El enviado israelí Danon dijo en un comunicado: “Acogemos la publicación de un informe sin precedentes en nombre de las naciones del mundo contra el fenómeno del antisemitismo. El informe es otro ejemplo del cambio en la actitud de la ONU hacia Israel y la determinación de que el movimiento BDS alienta el antisemitismo es una declaración importante de la ONU”.

Añadió: «El antisemitismo no tiene cabida en nuestra sociedad, y debe ser denunciado en todas partes».

A fines de agosto, el comité antirracismo de la ONU criticó a las autoridades palestinas y les pidió que actuaran contra el «discurso de odio racista y los crímenes de odio», incluida la incitación a la violencia contra israelíes y judíos.

El Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD por sus siglas en inglés) en un informe sobre los palestinos dijo que estaba preocupado por el «discurso de odio en ciertos medios de comunicación, especialmente aquellos controlados por Hamas, redes sociales, declaraciones de funcionarios públicos y planes de estudio y libros de texto escolares, lo que alimenta el odio y puede incitar a la violencia, particularmente el discurso de odio contra los israelíes, que a veces también alimenta el antisemitismo».

El informe marcó la primera vez que el panel criticó a los funcionarios palestinos, según UN Watch, una organización con sede en Ginebra que tomó la palabra en la sesión que condujo al informe.

A principios de mes, durante una revisión del «Estado de Palestina», algunos delegados en el comité se refirieron a ejemplos de contenido anti-Israel y anti-judío en libros de texto palestinos y medios de comunicación estatales.

 

Fuente: The times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil