Judoca iraní presuntamente forzado a evitar enfrentarse contra Israelí solicita asilo

La Federación Internacional de Judo confirma que Saeid Mollaei solicitó asilo en Alemania luego de que, según informes, lo presionaron para perder un combate en el Campeonato Mundial de Judo

Luka Maisuradze de Georgia, arriba, compite contra Saeid Mollaei de Irán durante un combate por la medalla de bronce masculina de  sub 81 kilos en el Campeonato Mundial de Judo en Tokio, 28 de agosto de 2019. (Foto AP / Koji Sasahara)

Un judoca iraní que presuntamente fue presionado para perder un combate para evitar enfrentarse a un oponente israelí ha solicitado asilo en Alemania.

La Federación Internacional de Judo confirmó la solicitud de asilo de Saeid Mollaei y expresó su respaldo a él, informó Radio Farda el sábado.

El jueves, el presidente de la Asociación de Judo de Israel dijo que Mollaei fue forzado a perder su pelea de semifinales contra el belga Matthias Casse el día anterior en el Campeonato Mundial de Judo en Tokio para evitar enfrentar a Sagi Muki de Israel en la final. Muki ganó el campeonato y se convirtió en el primer israelí en ganar un oro en el Campeonato Mundial.

En el pasado, Irán ha prohibido a sus atletas competir contra israelíes. En mayo, la Federación Internacional de Judo dijo que había llegado a un acuerdo con Irán para poner fin al boicot, aunque el jefe del comité olímpico nacional de Irán lo negó más tarde.

Saeid Mollaei en 2018 (YouTube)

Mollaei ha sido acusado de fingir lesiones y de perder intencionalmente peleas en el pasado para evitar enfrentarse a Muki.

El jefe de la Asociación Internacional de Judo, Moshe Ponti, en declaraciones a la Radio del Ejército el jueves, dijo que una hora antes de las semifinales del miércoles, el equipo israelí escuchó que Mollaei, número 1 del mundo, «tenía la intención de continuar la competencia, incluso si tenía que enfrentar a Sagi Muki en la final. Escuchamos que le había pedido al jefe de la asociación iraní de judo que se asegurara de que su familia estuviera a salvo».

En las semifinales, Mollaei fue emparejado con Casse y Muki se enfrentó al egipcio Mohamed Abdelaal. Después de que Muki derrotó a Abdelaal (la negativa del egipcio a estrechar la mano de Muki causó más controversia), quedó claro que si Mollaei vencía al belga se enfrentaría al israelí por el oro.

«Por lo que entendemos, en un corto tiempo funcionarios de inteligencia iraníes llegaron tanto a su casa en Irán como al coliseo de judo y le advirtieron», dijo Ponti.

«No sé qué sucedió allí, pero finalmente perdió ambos combates», dijo Ponti, refiriéndose a la pelea contra Casse y la pelea posterior por el bronce contra Luka Maisuradze de Georgia. «No llegó a la final con Sagi y no subió al podio».

Muki finalmente derrotó a Casse y fue nombrado campeón mundial, el primer atleta israelí en llegar a la cima. Mollaei, quien había sido el actual campeón mundial después de ganar los juegos del año pasado, terminó la competencia en quinto lugar. Si hubiera llegado al cuarto lugar o más, habría tenido que subir al podio mientras se tocaba el himno nacional de Israel «Hatikvah» en honor a Muki.

Sagi Muki de Israel reacciona después de derrotar a Matthias Casse de Bélgica durante una final masculina de sub 81 kilos del Campeonato Mundial de Judo en Tokio, 28 de agosto de 2019. (Foto AP / Koji Sasahara)

Ponti no culpó a Mollaei por sus acciones, diciendo que aunque «le había prometido al jefe de la Federación Internacional de Judo que competiría… había personas en la casa de su familia en Irán». No se puede juzgar a un atleta en tal situación”.

Muki dijo el miércoles que Mollaei era un «excelente» deportista, mientras que el entrenador del equipo de Israel, Oren Smadja, dijo que era «un gran tipo».

La noción de que Mollaei había perdido a propósito con Casse para evitar enfrentarse a Muki prevaleció en los medios que cubrían el concurso.

En el pasado, se informaron casos de iraníes que perdieron partidos intencionalmente para evitar enfrentar a los israelíes. El año pasado, un luchador iraní fue sancionado por seis meses por perder deliberadamente un combate para evitar enfrentar a un oponente israelí.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil