Innovación médica en Israel – es la primera vez: implantes de tobillo impresos en 3D permiten que dos mujeres caminen libremente de nuevo

Foto ilustrativa de una lesión en el tobillo. Deposit Photos

Dos mujeres a las que se les dijo que nunca más volverían a tener un movimiento completo de tobillo después de los accidentes que sufrieron, son las primeras receptoras israelíes de huesos de tobillo impresos en 3D que les permitirán moverse libremente.

Gracias a la impresión 3D y la tecnología médica, así como a los principales médicos del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Beilinson en Petah Tikva (también conocido como el Centro Médico Rabin), las dos mujeres, una de ellas adolescente, se sometieron al primer (y segundo) reemplazo de astrágalo del país, mediante cirugías de impresión 3D a principios de este mes.

Antes de esta revolucionaria tecnología, aquellos que sufrían graves accidentes de tobillo podían quedarse prácticamente inmovilizados de por vida.

«Cuando el astrágalo, que es el conector principal entre el pie y la pierna, se destruye y se realiza una cirugía de fusión de tobillo, esto elimina el movimiento», dijo a NoCamels el Dr. Alon Burg, codirector del Servicio de Tobillo y Pie de Beilinson. «Sin la tecnología 3D, la única otra opción hubiera sido fusionar el tobillo y no hubieran podido mover el tobillo correctamente».

Fue una suerte para Tzofit Hod, de 16 años, y Dorit Tal, de 56, que solicitaran una segunda opinión antes de someterse a una cirugía de pie. Hod se fracturó el tobillo después de caerse durante una actividad del Movimiento Scout; Tal estuvo involucrada en un accidente de motociclismo.

Al observar una radiografía, el astrágalo se ve muy pequeño. Sin embargo, tiene una gran importancia: conecta el pie con la pierna y el cuerpo y ayuda a transferir peso y presión a través de la articulación del tobillo. Según el Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de Beilinson, las lesiones del astrágalo generalmente son el resultado de accidentes automovilísticos o caídas desde lugares altos, como fue el caso de Hod y Tal.

A ambas mujeres les habían dicho que su única opción era la mejor que existía: la cirugía de fusión de tobillo. Y si optaban por ese camino, que es irreversible, significaría que no podrían caminar como antes de sus heridas.

Y entonces conocieron a Burg.

Una radiografía muestra el implante de tobillo impreso en 3D en el Hospital Beilison. Cortesía

Burg sabía que un puñado de cirujanos ortopédicos en hospitales de todo el mundo realizaban cirugía experimental con un nuevo dispositivo médico, un astrágalo impreso en 3D.

“La medicina no es un negocio local. Siempre estamos en contacto con nuestros colegas de todo el mundo. Es muy importante colaborar, compartir ideas y aprender de otros cirujanos”, le dijo Burg a NoCamels.

Llamó al Dr. Graham McCollum, un cirujano ortopédico sudafricano de pie y tobillo, a quien había oído hablar sobre esta nueva cirugía en una conferencia internacional, para saber si McCollum pensaba que Hod y Tal podrían beneficiarse de esta tecnología impresa en 3D para crear un hueso de tobillo artificial personalizado. Burg luego le ofreció a Hod y Tal la oportunidad de ser las primeras receptoras en Israel de esta innovadora cirugía.

«No estaba escéptico sobre esta nueva tecnología», dice Burg. “Los cirujanos ortopédicos estamos acostumbrados a los implantes y las articulaciones protésicas, por lo que no es un concepto extraño para nosotros. Todos los demás cirujanos con los que hablé tenían algunas preguntas, pero nadie se mostró dudoso, es el siguiente paso natural».

Añadió que “los implantes impresos en 3D están revolucionando la atención médica. Ahora es un instrumento importante en la caja de herramientas de nuestro médico. Ahora tenemos esta herramienta y podemos usarla en futuras operaciones”.

El Centro Médico Rabin, también conocido como Hospital Beilinson, en Petah Tikva, Israel. Wikimedia

McCollum dice que entiende por qué algunos cirujanos pueden estar escépticos sobre el uso de esta tecnología. “Bueno, estaba escéptico sobre el primer caso que hice, es por eso que seguí al paciente durante casi dos años antes de implantar la siguiente prótesis. Vi que le fue bien y que era una buena opción para un problema complejo en el que la cirugía eras una fusión masiva y poca movilidad”, le dijo a NoCamels.

McCollum cree que la tecnología 3D permite a los médicos tratar mejor a los pacientes. “[Sin duda] es un gran avance médico y llegó para quedarse. Cada vez se hacen más implantes personalizados para pacientes individuales y enfermedades complejas. En ortopedia, existe un cambio hacia proporcionar implantes muy específicos para cada personas”, escribe, en un intercambio de correos electrónicos entre Tel Aviv y Ciudad del Cabo.

A principios de agosto, McCollum voló a Israel para realizar la cirugía junto a Burg.

El hueso del tobillo impreso en 3D (astrágalo) implantado en dos pacientes israelíes este verano. Cortesía

“Siempre estoy dispuesto a colaborar y ayudar a pacientes en otras partes del mundo. No había viajado a Israel [antes] y pensé que esta era una gran oportunidad para desarrollar una red con los cirujanos involucrados allí y compartir nuestras experiencias con esta tecnología”, McCollum, del Departamento de Ortopedia de UCT, Groote Schuur, le dijo a NoCamels.

Además, dice que la colaboración es clave para el avance en los tratamientos médicos. “El primer trasplante de corazón se realizó en Ciudad del Cabo en 1967; esto solo sucedió porque el profesor Chris Barnard viajó a los EE. UU. para obtener la experiencia y colaboró ​​con los cirujanos que lideraron la búsqueda para trasplantar un corazón humano. Esta colaboración condujo a la operación exitosa aquí en Ciudad del Cabo. Por lo tanto, la colaboración internacional es esencial para avanzar en la medicina y la tecnología médica», dice McCollum.

En Israel, la cirugía se transmitió en vivo a unos 30 cirujanos ortopédicos de los centros médicos del país, que se reunieron en Beilinson para ver historia médica en vivo.

McCollum y Burg retiraron el astrágalo roto y lo reemplazaron con un implante artificial de aleación de titanio, que habían impreso en una impresora 3D basada en una imagen especular del hueso de la otra pierna.

«El propósito de la cirugía de reemplazo del astrágalo es dar a los pacientes la capacidad de caminar sin dolor y sin limitaciones en la flexibilidad y movilidad del tobillo», dijo en un comunicado de prensa el Dr. Steven Velkes, director del Departamento de Cirugía Ortopédica y Traumatología de Beilinson. “Gracias a la cirugía, Tzofit y Dorit ahora podrán volver a caminar correctamente. Esperamos poder dar a otras personas en Israel, que sufren de una fractura de tobillo, este regalo de poder caminar de nuevo».

Burg le dijo a NoCamels que las cirugías fueron exitosas.

“Las cirugías salieron bien. Las pacientes están en casa recuperándose. Espero verlas caminar correctamente”, dice.

 

Fuente: NoCamels
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil