Israel está trabajando para mantener vivo el mar Mediterráneo

Desarrollo en la cuenca del río Nilo y expansión del Canal de Suez, junto con la sobrepesca y el aumento de la contaminación y el turismo, ha llevado a una disminución significativa de la biodiversidad marina en el este del Mediterráneo; Israel ha emitido una tercera propuesta de investigación para ayudar a proteger los ecosistemas circundantes de las amenazas prevalentes inducidas por los humanos

Jackson Moser, ZAVIT * – Agencia de Noticias de Ciencia y Medio Ambiente

Como amortiguador entre tres continentes, el Mar Mediterráneo siempre ha proporcionado prolíficas relaciones económicas y políticas entre el sur de Europa, Asia occidental y el norte de África. A raíz de la civilización moderna, el Mediterráneo ha sido víctima de amenazas antropogénicas como la sobrepesca, la contaminación, la construcción de infraestructura costera y los conflictos políticos.

Aunque la Convención de Barcelona de 1995, que exige proteger al mar Mediterráneo de la contaminación, fue firmada por 22 países vecinos (incluidos Israel, Chipre, Egipto, Líbano, Turquía y Siria), el Mediterráneo oriental todavía lucha por mantener las aguas limpias y su biodiversidad.

El Mar Mediterráneo en las costas de Tel Aviv-Jaffa (Foto: Asaf Magal)

Israel, ubicado en el extremo más oriental del Mediterráneo, está llevando a cabo muchas de sus propias iniciativas para proteger sus ecosistemas marinos. Recientemente, el fondo Yad Hanadiv se ha asociado con la Autoridad de Naturaleza y Parques de Israel (INPA por sus siglas en inglés) para proporcionar fondos para la investigación científica sobre los beneficios de las Áreas Marinas Protegidas (AMP).

«El objetivo del INPA es proteger el 20% de las aguas costeras israelíes, idealmente hasta el 2030″, dice el Dr. Noga Sokolover, biólogo marino de la Sociedad Israelí de Ecología y Ciencias Ambientales.

Antes de establecer las AMP, la jurisdicción de propiedad del agua debe ser resuelta. Israel tiene tres zonas marítimas principales: agua costera, agua contigua y agua económica exclusiva. La Zona Costera alcanza 12 millas náuticas en el mar y está bajo la soberanía completa de Israel. La Zona Contigua alcanza otra docena de millas náuticas hacia el exterior, y la más grande de todas, la Zona Económica Exclusiva se extiende hasta el punto medio entre Israel y Chipre.

El problema ambiental que se plantea aquí es que Israel tiene la obligación de preservar el área y los recursos marinos, pero los países extranjeros tienen derecho a navegar, volar y comerciar en esas aguas.

Como se ve, cada una de estas zonas tiene diferentes lazos económicos y políticos, lo que complica el proceso de implementación de las AMP supervisadas por el INPA.

Dentro de las zonas marinas específicas, diferentes organismos gubernamentales están a cargo. El Ministerio del Interior es responsable de la proclamación de reservas marinas y tiene jurisdicción sobre la zona costera.

Mientras tanto, el Ministerio de Economía está a cargo de la actividad económica marina y ejerce su poder principalmente en las Zonas Económicas Contiguas y Exclusivas. Estos ministerios tienen conflictos de intereses porque lo que es mejor para la economía a menudo no es lo mejor para el medio ambiente.

“El Ministerio de Economía buscará principalmente problemas económicos, y esto podría retrasar al Ministerio del Interior. Existe un gran potencial para establecer AMP con el Ministerio de Economía, pero es muy arriesgado porque su agenda puede cambiar en cualquier momento», dice Sokolover.

Si bien la defensa ambiental ha logrado instar al gobierno israelí a prohibir completamente la pesca de arrastre en el norte de Israel y poner restricciones a otros métodos de pesca, la batalla para establecer más AMP continúa.

Un vistazo al Mediterráneo

La urgencia de establecer AMP comenzó hace décadas. La Agencia Europea del Medio Ambiente realizó estudios en la década de 1990 que clasificaron el Mar Mediterráneo como una cuenca de concentración. Esto significa que la evaporación excede la precipitación, o cualquier otro aporte de agua, dejando un déficit hídrico de 2.500 kilómetros cúbicos cada año, una tendencia que solo se ha acelerado en los últimos años.

Las futuras aguas del Mediterráneo se volverán más saladas y cálidas, lo que conducirá a una mayor disminución de la biodiversidad, especialmente a lo largo de la cuenca oriental, donde los niveles de nutrientes ya son mínimos.

El turismo, la agricultura y el crecimiento de la población han catalizado estas tendencias que resultan en la eutrofización de los ambientes costeros (la carga excesiva de cuerpos de agua con nutrientes, sustancias disueltas que contienen los elementos P, N y Si necesarios para el crecimiento de los organismos acuáticos) y la contaminación plástica de las aguas costeras.

De todas las principales ciudades de los 22 países a lo largo de la costa mediterránea, Tel Aviv es el tercer mayor contribuyente de desechos plásticos al mar, responsable de aproximadamente 21 kilogramos de desechos por kilómetro.

La baja productividad biológica y biodiversidad en el Mediterráneo oriental también se pueden atribuir a la represa de Asuán construida al otro lado del río Nilo.

El Rio Nilo (Foto: Shutterstock)

La represa de Asuán inhibe la llegada de importantes nutrientes limitantes como el fósforo y el nitrógeno del Nilo al Mediterráneo oriental, y reduce drásticamente la entrada de agua dulce, que es crucial para mantener los niveles de salinidad. De hecho, gran parte de la arena a lo largo de las playas de Israel se origina en las dunas egipcias vía el Nilo.

El desarrollo en el Canal de Suez ha dañado los hábitats naturales y ha facilitado vías para que especies invasoras ingresen al Mediterráneo oriental desde el Mar Rojo. Esto ha disminuido la flora y fauna local, lo que afecta la biodiversidad marina de la región.

Según el Dr. Adi Levi, ecólogo marino y director científico de la Sociedad de Ecología y Ciencias Ambientales de Israel, “Más de 350 especies de peces, medusas, algas, ascidias y moluscos invasores han llegado a las aguas del este del Mediterráneo a través del Suez. Canal.»

Además, “las especies invasoras representan el 23-44% de todos los peces y aproximadamente el 95% de todos los moluscos a lo largo de la Reserva Marina Achziv y los arrecifes de la bahía del sur de Haifa. Los peces herbívoros invasores, Sigano Jaspeado  y Sigano Nebuloso (Siganus rivulatus y Siganus luridus), se originan en el Océano Índico y han cambiado drásticamente la morfología de los ecosistemas costeros de macroalgas”.

La geografía del Mediterráneo también es un problema. El Estrecho de Gibraltar es el único punto de acceso principal entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo. Por lo tanto, todas las aguas oceánicas ricas en nutrientes y relativamente frescas tienen que pasar por el estrecho de 13 kilómetros de ancho y 360 metros de profundidad.

Debido a su poca profundidad, solo las aguas de la capa superior del Atlántico pasan a través del Estrecho de Gibraltar y continúan viajando hacia el este a través del Estrecho de Sicilia, ubicado frente a la costa sur de Italia, que es aún más superficial (profundidad máxima de 316 metros).

A lo largo de este proceso, una cantidad significativa de agua rica en nutrientes permanece en la cuenca del Mediterráneo occidental, dejando al Mediterráneo oriental ultra oligotrófico, más cálido y salado. Tales fenómenos explican por qué la cuenca oriental tiene tasas de producción primaria tres veces más bajas que la cuenca occidental, junto con solo la mitad de la diversidad de especies. Estas condiciones mejoran la sensibilidad de los ecosistemas marinos israelíes y amenazan gravemente la biodiversidad marina.

Implementación de áreas marinas protegidas

El fondo Yad Hanadiv está emitiendo actualmente una tercera propuesta de investigación sobre cómo las AMP podrían beneficiar al medio ambiente. Los científicos se centrarán en áreas específicas a lo largo de la costa israelí de norte a sur, como Evtach, Hof Hasharon, Rosh Hanikra y Atlit.

Rosh Hanikra (Foto:  Galilee Treasures)

Al aceptar la propuesta de investigación, los científicos israelíes esperan identificar cómo las amenazas como la perforación, la minería, la pesca, la acuicultura, la contaminación, las especies invasoras y el cambio climático han afectado a diferentes especies en los ecosistemas marinos de Israel.

Plan marino de Israel

Un grupo de investigadores y planificadores crearon el Plan Marino de Israel 2015 en el Centro de Estudios Urbanos y Regionales de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo del Instituto de Tecnología Technion-Israel en Haifa. Su propósito era demostrar la necesidad de AMP y cómo implementarlas.

Los científicos de todo Israel hacen referencia a este plan y utilizan sus datos para profundizar en la comprensión de los beneficios de las AMP.

La costa mediterránea de Israel tiene 195 kilómetros de largo, 4,000 kilómetros cuadrados de aguas costeras y 22,000 kilómetros cuadrados de territorio económico exclusivo. Dentro de estos límites, siete puertos deportivos y cinco puertos están completamente activos, y se capturan 2.200 toneladas de pescado por año.

Solo hay nueve reservas marinas en todo el espacio acuático, la mayoría de las cuales son pequeñas reservas costeras, algunas todavía en sus etapas de planificación. Establecer y mantener las AMP ayudará a preservar la vida marina e idealmente creará un ambiente en el que las especies puedan prosperar.

Idóneamente, si los resultados de la tercera propuesta muestran efectos positivos de la implementación de AMP, Israel avanzará en el establecimiento de más áreas protegidas.

Respaldando a las organizaciones

El apoyo público es crucial en las organizaciones de base para establecer las AMP. Organizaciones como la Sociedad para la Protección de la Naturaleza en Israel (SPNI por sus siglas en inglés) y ANU son partes interesadas considerables en la obtención de apoyo público para la conciencia ambiental.

En los últimos años, el SPNI ha desempeñado un papel importante al prohibir la pesca de arrastre en aguas de menos de 40 metros de profundidad, junto con otras restricciones de pesca comercial y recreativa que brindan protección durante las temporadas de apareamiento y reclutamiento.

La organización tiene una relación continua con el INPA y continúa trabajando en temas de protección del medio marino.

Como país, es de esperar que Israel continúe conectando a los científicos con los encargados de formular políticas y profundizando en la investigación realizada sobre la importancia de preservar los sistemas marinos en el Mediterráneo oriental.

Con una tercera propuesta de investigación en marcha, muchos están ansiosos por ver si las AMP pueden proteger y aumentar la biodiversidad y construir un ambiente más saludable.

Cortesía de ZAVIT * – Agencia de Noticias de Ciencia y Medio Ambiente

 

Fuente: YnetNews
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil