El día que Netanyahu recibió un disparo en el hombro mientras liberaba rehenes junto a Ehud Barak

Ehud Barak al costado del avión, después de la exitosa operación de rescate. Foto: Ron Ilan / GPO

El próximo 17 de septiembre Benjamin Netanyahu y Ehud Barak serán amargos rivales en las elecciones para formar el próximo gobierno de Israel.

Pero antes de estar entre los políticos más conocidos de las últimas décadas, Barak y Netanyahu participaron en una de las misiones de rescate más exitosas de la historia de Israel.

El 8 de mayo de 1972 durante un vuelo de Viena a Tel Aviv, el vuelo 571 de la compañía belga Sabena fue secuestrado por terroristas de la organización «Septiembre Negro».

Tras tomar el control del avión, los secuestradores separaron entre los pasajeros judíos y no judíos, amenazaron con explotar el avión y exigieron la liberación de más de 300 palestinos encarcelados en Israel.

El capitán del avión, Reginald Levy, que había participado en misiones de bombardeo contra la Alemania nazi,escuchó a los terroristas y logró enviar señales de auxilio a Israel.

El ministro de Defensa de entonces, Moshe Dayán, comenzó a negociar con los secuestradores mientras planificaba en secreto la que sería conocida como «operación Isótopo».

Netanyahu, herido por una bala en el hombro, saluda al presidente de Israel, Zalman Shazar. Foto: GPO

El avión aterrizó en el aeropuerto de Lod (actual aeropuerto de Ben Gurion) y un tiempo después 16 comandos de la unidad de élite «Sayeret Matkal», encabezada por Ehud Barak, llegaron hasta el avión haciéndose pasar por técnicos con la excusa de que debían hacer unas reparaciones en la aeronave.

Mientras tanto se realizaron varias «maniobras de engaño» para que los terroristas pensaran que sus exigencias habían sido aceptadas. Entre otras cosas, acercaron un avión en el que supuestamente iban a ser transportados los terroristas liberados de la cárcel y trajeron autobuses donde supuestamente estaban siendo traídos desde la prisión.

Luego, pidieron a los terroristas que se ubiquen alrededor del avión y en ese momento Ehud Barak dio la orden de actuar con un silbido.

Los comandos, entre los que se encontraba el actual primer ministro Benjamin Netanyahu, asaltaron el avión de forma sorpresiva, y en apenas un minuto lograron abatir a los terroristas varones y detener a las mujeres que estaban en el grupo de secuestradores.

La operación fue todo un éxito: todos los secuestrados fueron liberados, aunque tres de ellos fueron heridos y uno falleció posteriormente en el hospital.

En la valiente operación de rescate fue herido también Benjamin Netanyahu al recibir una bala cerca del hombro.

Las secuestradoras fueron juzgadas en Israel y condenadas a cadena perpetua, aunque fueron liberadas posteriormente en un intercambio de prisioneros.

 

Fuente: Aurora Digital