Nuevo estudio de la Universidad de Tel Aviv identifica genes que pueden proteger a las células del virus del zika

La investigación puede conducir eventualmente a «una novedosa terapia antiviral» para combatir el virus, que ha afectado a más de 60 millones de personas en todo el mundo, a menudo causando graves anomalías cerebrales en bebés

Un científico investigador sostiene un recipiente marcado como «Zika». (Foto: REUTERS)

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Tel Aviv (TAU) ha utilizado una prueba genética para identificar genes que protegen a las células de la infección viral por Zika [ZIKV]. La investigación, dirigida por la Dra. Ella H. Sklan de la Escuela de Medicina Sackler de la TAU, se publicó en el Journal of Virology el 29 de mayo.

El estudio se basó en una modificación de la técnica de edición de genes CRISPR-Cas9. CRISPR-Cas9 es un sistema de edición del genoma bacteriano natural que se ha adaptado a la edición de genes en las células de los mamíferos. El sistema se basa en la enzima bacteriana Cas9, que puede localizar y modificar ubicaciones específicas a lo largo del genoma humano. Una modificación de este sistema, conocida como activación CRISPR (por sus siglas en inglés de repeticiones palindrómicas cortas agrupadas regularmente entre espacios), se logra cambiando genéticamente Cas9.

«La activación CRISPR puede usarse para identificar genes que protegen contra la infección viral», dijo Sklan. «Utilizamos este sistema adaptado para activar cada gen del genoma en células cultivadas. Luego infectamos las células con el virus Zika. Si bien la mayoría de las células mueren después de la infección, algunas sobrevivieron debido a la sobreexpresión de algunos genes protectores. Luego utilizamos la secuenciación de última generación y el análisis bioinformático para identificar una serie de genes que permitieron la supervivencia, centrándose en uno de estos genes llamado IFI6. Una prueba previa realizada por otro grupo de investigación había identificado este gen con respecto a su papel frente a otros virus.

«El IFI6 mostró altos niveles de protección contra el virus del Zika, tanto al proteger las células de la infección como al prevenir la muerte celular», continuó. «Si se puede imitar su modo de acción aún desconocido, algún día puede servir como base para el desarrollo de una nueva terapia antiviral para combatir el virus del Zika o infecciones relacionadas».

Junto con la Dra. Nabila Jabrane-Ferrat del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, Sklan trasladó el estudio de los genes identificados a los tejidos de placenta humana infectados con Zika. Estos genes fueron inducidos después de la infección, lo que indica que también podrían desempeñar un papel protector en este tejido.

«Nuestros resultados proporcionan una mejor comprensión de los factores clave del huésped que protegen las células de la infección por ZIKV y podrían ayudar a identificar nuevos objetivos antivirales», concluyó Sklan.

El virus del Zika ha afectado a más de 60 millones de personas en todo el mundo y puede transmitirse de una mujer embarazada a su feto nonato, lo que lleva a microcefalia [cabeza / cerebro pequeño] y otras anomalías cerebrales graves en el bebé. Actualmente no existe una vacuna o tratamiento específico para el virus.

A principios de 2015, una epidemia generalizada de fiebre del Zika, originada en Brasil, se extendió a otras partes de América del Sur y del Norte.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil