Empresa creada por israelí apunta a la detección rápida de lesiones en la cabeza sin diagnosticar

Aunque varias compañías estadounidenses se han centrado en a las proteínas en la sangre para identificar la LCT, el kit ProbTBI de Medicortex se concentra en la saliva y la orina

Una imagen del cerebro humano. (Foto: REUTERS)

Más de 50 millones de personas en todo el mundo sufren lesiones cerebrales traumáticas (LCT) cada año, a menudo causadas por caídas, golpes contra un objeto, accidentes de tráfico y deportes de contacto.

Si bien el 90% de los casos son lesiones leves, la LCT es una causa importante de muerte y discapacidad grave, y puede empeorar rápidamente sin tratamiento. Sin embargo, el diagnóstico puede ser problemático con las pruebas de diagnóstico convencionales, incluidas la tomografía computarizada y la resonancia magnética de la cabeza, que a menudo no detectan conmociones cerebrales leves en las horas posteriores a la lesión.

Inspirado por la Iniciativa BRAIN, un programa de $ 300 millones lanzado por la administración Obama en 2013 para impulsar la investigación global del cerebro, el veterano neurobiólogo Dr. Adrian Harel se propuso mejorar los diagnósticos y el tratamiento de la LCT.

Harel, quien obtuvo su doctorado en Neurobiología en el Instituto de Ciencias Weizmann y fue becario postdoctoral en la Universidad de Washington, utilizó asistencia financiera para investigación y desarrollo ofrecida por el gobierno finlandés y la bioincubadora en la ciudad de Turku para establecer Medicortex Finland Oy, un empresa que desarrolla un kit de diagnóstico de biomarcadores que puede detectar rápidamente la LCT y conmociones cerebrales.

«Tomé todo el dinero disponible que tenía en Israel y que fue igualado por el gobierno finlandés», dijo a The Jerusalem Post Harel, director ejecutivo de la compañía. “Este es el dinero que usé para empezar a administrar la empresa. Lo primero fue tratar de probar mi hipótesis de que, después de una lesión cerebral, hay un biomarcador específico que se libera y se lo puede encontrar en los fluidos corporales».

El fundador y director ejecutivo de Medicortex Finland, Dr. Adrian Harel (Cortesía)

Aunque varias compañías estadounidenses se han concentrado en apuntar a las proteínas en la sangre para identificar la LCT, el kit ProbTBI de Medicortex se enfoca en la saliva y la orina, que pueden obtenerse sin experiencia profesional.

La compañía apunta a los glicanos y productos de enzimas celulares, que están expuestos entre sí como resultado del daño celular causado por la LCT. El primer ensayo clínico de Medicortex, completado en marzo de 2017 con 24 pacientes, mostró diferencias estadísticamente significativas entre los sujetos lesionados y sanos según el perfil glicano. A finales de año se esperan los resultados de un segundo ensayo clínico, realizado con 69 pacientes en tres hospitales finlandeses.

«La tomografía computarizada y la resonancia magnética no siempre son capaces de mostrar una conmoción cerebral leve en las primeras horas, a menos que haya sangrado activo, deformación del cerebro o presión intracraneal», dijo Harel. “Nuestro kit detectará aquellos casos que el equipo médico considere indetectables o pasados ​​por alto. Actualmente, la idea es hacerse una prueba de orina para adultos, similar a una prueba de embarazo que cambiará el color del kit. Para los niños, pensamos centrarnos en un kit tipo chupete que un niño puede ponerse en la boca y la saliva desencadenará la misma reacción».

Al reconocer la importancia de identificar rápidamente y con precisión el trauma en el campo de batalla, Medicortex anunció la concesión de una subvención de $ 1.1 millones del Departamento de Defensa de los Estados Unidos a principios de este mes. La subvención fue otorgada por el Comando de Investigación Médica y Material del Ejército de los EE.UU. a través del Programa de Investigación de Atención de Accidentes de Combate, que apoya el desarrollo de diagnósticos con el potencial de tener un fuerte impacto en la atención al paciente.

Medicortex, la única compañía finlandesa en los últimos 12 años que recibió una subvención del Departamento de Defensa, utilizará los fondos para desarrollar un prototipo de kit portátil que pueda ser utilizado por personal militar, personal de primeros auxilios y profesionales de la salud.

Ya sea en el campo de batalla o en cualquier situación de emergencia, la identificación de una lesión cerebral traumática es especialmente crítica cuando se atiende a un paciente con múltiples lesiones, dijo Harel, ya que la medicación o el tratamiento para otros problemas pueden provocar un deterioro severo en la lesión cerebral.

El desarrollo exitoso de la herramienta de diagnóstico de Medicortex, agregó, también ayudará al próximo ambicioso proyecto de la compañía: impulsar un medicamento para la lesión cerebral. “Hoy en día, no existe un tratamiento real para la lesión cerebral. Sin una prueba objetiva, ¿cómo puedes desarrollar un medicamento?”, preguntó. “Estos proyectos están relacionados. Es más barato, más fácil y más rápido desarrollar una herramienta de diagnóstico que un medicamento, pero lo haremos”.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil