Grandes esperanzas para nuevo dispositivo de tratamiento de TDAH

El casco con electrodos incorporados de InnoSphere estimula las neuronas en el cerebro para hacer nuevas conexiones en áreas donde las personas que padecen TDAH son deficientes

Por Brian Blum

Los pacientes con TDAH usarán el casco con electrodos incorporados de InnoSphere durante 20 minutos en el transcurso de 15 días. Foto de Ehab Shukha.

Una startup israelí ha desarrollado un nuevo dispositivo médico para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Y no requiere ninguna droga como Ritalin o Adderall.

El «casco» médico patentado de InnoSphere, basada en Haifa, se coloca sobre la cabeza del paciente. Los pequeños electrodos incrustados en el casco suministran descargas eléctricas a las regiones del cerebro que están involucradas en el comportamiento del TDAH. El casco se usa durante 20 minutos al día, solo durante 15 días.

El objetivo de InnoSphere es estimular las neuronas en el cerebro para hacer nuevas conexiones en áreas donde las personas que padecen TDAH son deficientes.

«Le damos a las neuronas un empujón para hablar con otras neuronas en el cerebro, para comunicarse mejor», dice el fundador y director general Rami Shacour a ISRAEL21c.

El dispositivo TDAH de InnoSphere aprovecha la «neuroplasticidad»: la capacidad del cerebro para reorganizarse mediante la formación de nuevas conexiones neuronales en respuesta a actividades y situaciones novedosas o para compensar lesiones o enfermedades.

Eso lo hace diferente a otros dispositivos de neuromodulación de fabricación israelí que ISRAEL21c ha cubierto, como Neurolief o Theranica, que tienen como objetivo eliminar el dolor de las migrañas mediante la estimulación eléctrica de nervios específicos.

El producto de InnoSphere será recetado por un médico después de realizar un diagnóstico de TDAH e identificar la gravedad de los síntomas. El médico cargará esa información en la plataforma en línea de InnoSphere donde, según Shacour, «nuestros algoritmos de IA generarán un protocolo de tratamiento personal».

Esta es la clave para tratar el TDAH.

«La técnica de estimulación cerebral se conoce desde hace muchos años y se ha demostrado que mejora las capacidades cognitivas», explica Shacour. “El problema es que los médicos no pueden adaptar la estimulación a regiones específicas del cerebro para cada paciente. Con nuestros algoritmos de inteligencia artificial, ahora pueden hacerlo».

 

El sistema InnoSphere le da a las neuronas un «empujón» para comunicarse mejor con otras neuronas en el cerebro. Foto de Ehab Shukha.

Estudios clínicos

La idea de InnoSphere nació cuando una amiga de la familia de Shacour «ya no quería darle a sus hijos medicamentos para el ADHD».

El director tecnológico de Shacour, su primo Ehab, había leído El Cerebro Estimulado por el profesor israelí Roi Cohen Kadosh, que enseña neurociencia cognitiva en la Universidad de Oxford. Kadosh y los Shacours se entendieron bien y se lanzó InnoSphere. Kadosh es ahora un asesor activo de la empresa.

En un estudio con 100 niños de 7 a 12 años de edad en el Centro Médico Hadassah en Jerusalén, la tecnología de InnoSphere logró una reducción de casi el 50 por ciento de los síntomas del TDAH después de 10 sesiones.

“Observamos una tendencia a una mayor reducción en la gravedad de los síntomas incluso después de detener las intervenciones. Esto indica un fuerte efecto de neuroplasticidad, lo que significa que nuestra tecnología en realidad induce la creación de nuevas conexiones neuronales en el cerebro, lo que resulta en un efecto a largo plazo», dice Shacour.

Se realizó otro estudio en el King´s College de Londres con 50 niños de 8 a 18 años, en colaboración con investigadores de las universidades de Oxford y Yale.

Cohen Kadosh dijo que los resultados del estudio «son altamente novedosos e importantes. Este camino indica un gran potencial para permitir una alternativa a los tratamientos actuales, con una ventaja significativa del efecto a largo plazo, en lugar de que el paciente dependa de la tecnología o los medicamentos».

Si bien los resultados actuales están lejos de ser una cura total para el TDAH, «tenemos indicaciones de acuerdo con nuestros estudios y ensayos clínicos de que esto podría ser real», dice Shacour, «y antes de lo que pensábamos inicialmente».

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el 11 por ciento de los niños en los EE. UU. son diagnosticados con TDAH. En 2015, se gastaron $ 14.5 mil millones en medicamentos para el TDAH; se espera que ese rubro alcance $ 25 mil millones para 2024.

«Comenzamos con niños porque ahí es donde el trastorno de TDAH se observa más severamente y donde nuestra tecnología puede ser más efectiva», dice Shacour. «Debido a la neuroplasticidad, el cerebro de un niño es más flexible que el de un adulto».

Shacour espera que el dispositivo de InnoSphere algún día pueda tratar otras afecciones, como el autismo, la ansiedad y la depresión.

Trabajando hacia las aprobaciones regulatorias

Cuando ISRAEL21c habló con Shacour, estaba en la oficina satélite de InnoSphere en Berlín, donde la compañía está trabajando para obtener la marca CE de la Unión Europea.

En cuanto a la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., «hasta hace poco, la ruta de la FDA para tecnologías similares a la nuestra era muy poco clara», explica Shacour.

En abril, sin embargo, la compañía estadounidense Neurosigma recibió la aprobación de la FDA para su dispositivo de estimulación nerviosa no farmacéutica.

«Eso abrirá el camino para lograr la aprobación de la FDA mucho más rápido y con menos recursos», dice Shacour, afirmando que los resultados de InnoSphere «son mucho mejores» que los de Neurosigma y que su dispositivo es menos invasivo. (Un niño que usa el sistema Monarch eTNS de Neurosigma debe usar un casco con electrodos mientras duerme, por ejemplo).

Shacour no es un científico; es licenciado en derecho mercantil. Pero hizo una salida exitosa de Haifa Polymers, que fabrica productos de spandex y envasado industrial, y estaba buscando su próxima oportunidad.

Junto con Ehab, otro pariente, Gaby (Shakour) y Yousef Badran, los tres ingenieros eléctricos de Haifa, InnoSphere ahora cuenta con nueve empleados y está organizando una ronda de la Serie A. La compañía está actualmente financiada por inversionistas privados y la Autoridad de Innovación de Israel.

InnoSphere espera tener su producto en el mercado para el año 2022 para uso en consultorios médicos y clínicas. Sin embargo, el objetivo final es el uso en el hogar después de un diagnóstico, dice Shacour.

Eso encaja con lo que Shacour llama cariñosamente al producto de la compañía: «Un gimnasio para las neuronas».

 

Fuente: Israel 21C
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil