Mariposas pintan un hermoso cuadro en Israel

La ubicación y sus diversas condiciones climáticas convierten al país en un sitio donde conviven 110 tipos distintos de especies del único insecto que todo el mundo quiere.

Mariposas Damas pintadas en Israel. Foto: Dina Bersano

Todo el mundo sabe que Israel es la tierra de la leche y la miel. ¿Pero sabías que es también la tierra de las mariposas? A pesar de su pequeño tamaño, la ubicación única del país -justo en el cruce de todos los puntos cardinales – lo hacen excepcionalmente atractivo para estas bellezas voladoras.

“Definitivamente somos un país con una riqueza excepcional de mariposas. En Israel, se pueden avistar unas 110 especies de mariposas”, explicó Dubi Benyamini, presidente de la Sociedad de Lepidópteros de Israel. Inglaterra, en comparación, solo puede presumir de unas 70 especies.

Una mariposa de la col en Israel. Foto: Zvika Dvir

“Tenemos una variedad tan fascinante porque estamos en un cruce de caminos”, explicó Benyamini. Además, la multiplicidad meteorológica propicia la existencia de climas favorables para distintos tipos de especies. Mientras el sur de Israel tiene un clima desértico, el norte disfruta de un clima más mediterráneo y es allí donde se aprecia la mayor diversidad. El punto de acceso principal para las mariposas es el Monte Hermón, donde se puede encontrar unas 100 especies diferentes seguido del Monte Meron y algunas zonas de los Altos del Golán.

Mariposa Western White. Foto: Susan Josef

“La cantidad de especies disminuye a medida que se baja hacia el sur. En Eilat solo hay entre 10 y 15 especies”, señaló Benyamini.

Recientemente, las mariposas fueron noticia recientemente en Israel, cuando miles de millones revolotearon por el país en su camino desde la Península Arábiga a Europa a finales de marzo.

“En su apogeo, alcanzamos a tener más de mil millones de mariposas volando juntas por los cielos de Israel”, explicó el especialista. Y añadió: “Había lugares en Tel Aviv donde se podían ver nubes reales de mariposas”.

Las rezagadas de la enorme migración intercontinental todavía se pueden encontrar en todo el país. De cualquier manera ahora, la primavera es el mejor momento para disfrutar de la observación de mariposas.

La mariposa se encuentra con la flor. Foto: Dina Bersano

Si buscas ver mariposas, el consejo principal de este experto es simple: salir a la naturaleza y buscar lugares sin perturbaciones. Benyamini también declaró que es mejor hacerlo en días soleados y apuntar a áreas sin árboles ya que las mariposas buscan calor, sol y aire.

Mariposa de punta naranja. Foto: Zvika Dvir

Benyamini se interesó por primera vez en las mariposas a los nueve años. Según cuenta, a Israel no llegaban buenos libros sobre el tema y sus padres le encargaban algunos volúmenes desde Inglaterra. Incluso le permitieron criar mariposas en el dormitorio que compartía con sus dos hermanas menores.

Mariposa tigre. Foto: Susan Josef

El experto publicó su primer artículo sobre mariposas en 1971 y en 1983 estableció la Sociedad de Lepidópteros de Israel, que hasta el día de hoy reúne a otros entusiastas de las mariposas.

Uno de ellos es Vadim Khasdan, director del laboratorio de genética del Departamento de Ciencias de la Vida de la Universidad Ben-Gurion.

Mariposa dama pintada. Foto: Zvika Dvir.

Khasdan, residente de la ciudad sureña de Beersheva, reconoció que uno de sus lugares favoritos para ver mariposas está en las afueras de esa localidad. Pero como muchas otras áreas, la misma está amenazada por la expansión urbana.
“La gente piensa solo en ganancias, solo en bienes raíces – señaló Khasdan- y así estamos hablando de un problema de biodiversidad, de una variedad de especies que es importante mantener. Nuestra especie, el Homo sapiens, se está apoderando de la Tierra. No nos importa un comino”.

Las mariposas en Israel también sufren por las obras que, según cree Khasdan, nunca tienen en cuenta el hábitat natural de las mariposas. El resultado es claro: menos espacios abiertos, y menos plantas y flores.

Mariposa tigre. Foto: Susan Josef.

Por otra parte, el calentamiento global ha llevado a una drástica caída en el número de mariposas en todo el mundo. En Israel, el problema es particularmente importante en el Monte Hermón, donde las mariposas de especies acostumbradas a temperaturas más bajas tienen que volar más arriba en la montaña para sobrevivir y prosperar.

 

Fuente: Israel 21C