Paciente con implante de hueso producido en el laboratorio compite en triatlón

Un hueso cultivado en un laboratorio por Bonus BioGroup. Foto: REUTERS / Baz Ratner

En 2017 Danny Yaakobson sufrió una grave lesión en una de sus piernas a causa de un accidente automovilístico mientras viajaba en el extranjero. Había perdido parte del hueso de la tibia.

El año pasado su médico le habló de una tecnología revolucionaria llamada BonoFill, que ofrecía un nuevo injerto óseo compuesto por células propias del paciente, desarrollado por la compañía de biotecnología israelí Bonus BioGroup.

Yaakobson aceptó ser parte del ensayo del procedimiento, que consiste en extraer tejido graso del paciente con el fin de aislar las células madre. Estas células se cultivan en un biorreactor que simula el entorno del cuerpo y proporciona las condiciones adecuadas para la generación ósea hasta que el tejido se solidifica. El tejido óseo endurecido se inyecta nuevamente en el cuerpo del paciente.

El Dr. Shai Meretzki, CEO de Bonus BioGroup, se refiere al procedimiento con énfasis en sus beneficios. Señala que al ser el injerto óseo un tejido vivo creado a partir de las células del mismo paciente no hay efectos secundarios. El material, además, es creado en una instalación con un perfil de seguridad muy alto, por lo que no hay peligro de contaminación.

“El proceso es muy simple, rápido y mínimamente invasivo”, explica Meretzki. “Lo que estamos ofreciendo es un enfoque completamente nuevo para los pacientes que han perdido hueso por las razones más dispares…”.

La cirugía para reemplazar cinco centímetros de la tibia de Yaakobson se realizó el año pasado en el Centro Médico Emek de Afula, dirigido por el Dr. Nimrod Rozen, Jefe de Ortopedia. En solo tres meses después del procedimiento, Yaakobson pudo caminar cómodamente e incluso saltar.

Según reportó la web israelí NoCamels, hace tres semanas, Yaakobson completó la competencia Israman 2019 en Eilat, que incluye una ruta en bicicleta de 180,25 km, un tramo a nado de 3,86 km y un maratón de 42,20 km. Yaakobson dijo que se había sentido “increíble” y señaló como un milagro haber participado en una carrera tan exigente luego de haber sufrido una lesión tan grave.

Actualmente, BonoFill está realizando ensayos clínicos para procedimientos maxilofaciales y ortopédicos y ha anunciado el éxito en estudios destinados a llenar “huecos” en los huesos de las extremidades de los pacientes. La compañía tiene la intención de desarrollar productos para los cartílagos y los adipocitos (grasa), que “tienen un gran potencial tanto en necesidades médicas como para aplicaciones cosméticas, con un mercado de miles de millones de dólares”.

Fuente: Aurora Digital