En el corazón del Néguev, donde se reúnen músicos y excursionistas

El viaje musical de 10 días llevará a los excursionistas a lo largo de las tierras altas del desierto entre Sde Boker y Mitzpe Ramon antes de dirigirse al este hacia el valle de Arava

El grupo internacional Tournee des Refuges. (Foto: Tournee des Refuges)

Unos 35 excursionistas recorrerán 150 kilómetros desde Sde Boker hasta el valle de Arava entre el 26 de enero y el 4 de febrero en una aventura musical que junta instrumentos con el accidentado terreno montañoso.

El viaje musical de 10 días, interpretado por el conjunto Tournée des Refuges (Tour de los Refugios), llevará a excursionistas por las tierras altas del desierto entre Sde Boker y Mitzpe Ramon, a través del cráter Ramon, antes de dirigirse al este hacia el valle de Arava. Comenzarán en el valle de Zin y pasarán por los dramáticos descensos hacia el cañón de Ein Ovdat.

Los músicos y amantes de la música tendrán la oportunidad de disfrutar de vistas hipnóticas del desierto. También pasarán la noche en una tienda de campaña beduina, caminarán por las antiguas rutas nabateas, escalarán barrancos, y acamparán bajo el cielo estrellado del desierto con canciones de balalaika, violín, guitarra y mucho más.

La historia de Tournée des Refuges (Tour de los Refugios) comenzó en 2013.

El músico francés Gaspard Panfiloff creció en las montañas del sur de Francia. Cuando terminó la universidad, dijo que soñaba con llevar músicos a las montañas, donde sus temas podrían ser inspirados por el paisaje y las vistas. Así que, regresó a la cordillera de Taillefer en Francia para emprender lo que se convirtió en su primera expedición musical.

Junto con un puñado de otros músicos, crearon la Tournée des Refuges.

Panfiloff decidió fusionar dos de sus pasiones: la música y el montañismo. Afirmó que la idea era “bastante simple: los músicos caminan con sus instrumentos y recorren los refugios de montaña – caminan, aprecian los paisajes y tocan música impresionante”.

Los músicos caminaron durante 10 días a través de los Alpes franceses, llevando sus instrumentos, tocando y actuando en diferentes refugios a lo largo del sendero de la montaña.

Seis años y 219 conciertos después, el conjunto se ha aventurado en el corazón de las montañas francesas, españolas, suizas e italianas, cubriendo 4.500 km. de tierra con los más variados instrumentos sobre sus espaldas e inspirando a cientos de amantes de la música valientes y comprometidos.

“La experiencia tiene mucho que ver con el compromiso, no solo de los músicos, sino también del público”, dijo a The Jerusalem Post la gerente del proyecto, Bruna Gehlen Korb. “No es solo tomar un autobús y conducir un auto a un concierto. La gente necesita caminar por horas y días. Se comprometen con las montañas y con la música. En cierto sentido, motivamos a la gente a que aprecie más la música”.

El grupo está siendo llevado al área por la Escuela de Campo Sde Boker en Midreshet Ben-Gurion, cuyo jefe de departamento de orientación, Ziv Sherzer, se entusiasmó por recrear una experiencia sobre la que leyó en la memoria de Dani Rabinovich, Ruach Sinai (El Alma del Sinaí).

En el libro, Rabinovich describe su verano de 1979 cuando, como miembro del personal de la Escuela de Campo Tsukei David en Santa Katarina, en lo que se cree que es el Monte Sinaí, su escuela fue evacuada por el gobierno israelí:

“Verano de 1979”, escribió Rabinovich. “Santa Katarina. (…) Hubo silencio, y hubo susurros de emoción. Todos sabían que lo que estaba a punto de tocarse no se parecería a nada que alguien haya escuchado antes. Un concierto de cámara a cuatro mil kilómetros de Viena. A doscientos de Eilat. A ciento veinte de la carretera asfaltada. A tres horas a pie desde el teléfono más cercano. A doscientos cincuenta pasos del camino bizantino. Cerca de la cumbre. La música estaba a punto de tocar la luna”.

“Se levantaron los arcos y se llevaron los instrumentos a la boca, y el granito comenzó a salpicar los sonidos del violonchelo y el violín y las flautas”, continúa la memoria. “Una mujer se levanta y baila al ritmo de las notas. A la luz de la luna, las imágenes y las voces se congelaron en los recuerdos, grabadas en los corazones como lápidas.”

Sherzer viajó recientemente a ese mismo lugar y se imaginó ese último día en Sinaí, cuando un grupo de personas se reunieron en el corazón del desierto para un último concierto antes de abandonarlo para siempre.

“La imagen se quedó conmigo”, dijo Sherzer al Post.

Luego se enteró de Tournée des Refuges y su primera reacción fue contactarlos y llevarlos a Israel.

“No fue difícil convencerlos de venir, dado el atractivo del desierto del Néguev”, dijo. “Es el comienzo de una idea que despertó la memoria, combinando viajes y música y explorando la cultura del Néguev, y es una oportunidad para fomentar la cultura ya existente haciendo más reuniones artísticas al desierto”.

Korb, de Tournée des Refuges dijo en esta caminata musical, “no sabemos qué esperar”.

“Estamos acostumbrados a las montañas europeas”, dijo. “El desierto es una experiencia completamente diferente para nosotros y nuestros instrumentos. Será un nuevo paisaje en el cual inspirarse”.

Antes de dirigirse a Néguev, Tournée des Refuges también se presentó en Tel Aviv el viernes 25 de enero a la 1 pm en The Zone.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil