Investigadores de Israel utilizan bacterias para curar infecciones fúngicas

Créditos de las imagenes: Technion Press Office.

Los hongos son un tipo de gérmenes que viven en la piel de todos nosotros.

La mayor parte del tiempo, estos gérmenes son inofensivos. Pero a veces pueden causar un problema llamado infección por hongos o infección fúngica.

Investigadores de Israel han curado infecciones fúngicas utilizando una bacteria que moja el suelo.

Los hallazgos de la investigación dirigida por el Profesor Boaz Mizrahi se publicaron recientemente en Advanced Functional Materials.

Las infecciones fúngicas son comunes entre varios animales, incluidos los humanos.

Una de las fuentes principales de tales infecciones es Candida, una levadura que se encuentra regularmente en nuestros cuerpos.

Candida explota el funcionamiento anormal en el organismo para propagarse y dañar al huésped.

La mayoría de las personas experimentarán una infección por hongos al menos una vez en su vida.

Esto sucede en alguna parte del cuerpo, en la piel, el sistema digestivo o los genitales.

La frecuencia de infecciones fúngicas está en constante aumento debido al envejecimiento de la población y posiblemente al calentamiento global.

Razones adicionales incluyen el uso de drogas, que suprimen el sistema inmune, y el uso creciente de antibióticos de amplio espectro.

Estos mejoran indirectamente la proliferación de Candida al alterar el equilibrio bacteriano en el cuerpo.

Los fármacos antimicóticos orales administrados hoy en día se asocian con baja eficacia.

Además presentan un espectro de efectos secundarios, como dolores de cabeza y erupción cutánea.

En ciertos casos, incluyen toxicidades hepáticas y renales potencialmente mortales.

Además, ya se han descubierto cepas de Candida resistentes a las drogas existentes.

Bacterias para curar infecciones fúngicas, video.

Para ver el vídeo hacer clic en el link: https://youtu.be/2EuCouOQSoA

 

Los investigadores evaluaron la posibilidad de tratar Candida a través de la bacteria Bacillus subtilis.

Bacillus subtilis produce y secreta sustancias que inhiben el crecimiento de Candida de forma natural.

Este mecanismo evolucionó en las bacterias como parte de su competencia con Candida sobre sustratos de crecimiento comunes.

“Nuestro primer desafío”, dijo el profesor Mizrahi, “era desarrollar un sistema de transporte que permitiera la aplicación de bacterias vivas en la lesión infectada sin afectar su capacidad de proliferar y secretar sus sustancias terapéuticas en el sitio objetivo”.

Para lograrlo, los investigadores desarrollaron un gel único en forma líquida en el refrigerador y a temperatura ambiente.

Esto permite una fácil aplicación en la piel, pero que se endurece segundos después de aplicarse a la piel.

Además de los polímeros termosensibles, el gel contiene sustancias alimenticias, que aseguran una viabilidad bacteriana mantenida en la piel, donde pueden “tratar” la infección.

Los investigadores aplicaron el gel en la piel de ratones que sufren infecciones fúngicas, luego marcaron (el gel) con una sustancia fluorescente que permitiría el control.

La fórmula penetró profundamente en la piel pero no en los vasos sanguíneos subyacentes, lo que implica que el efecto de la fórmula se limita al área enferma.

Más tarde, se demostró la eficacia clínica de la formulación bacteriana en ratones que padecían la infección por Candida.

En los grupos control – tratados con gel libre de bacterias o no tratados en absoluto – la infección continuó desarrollándose.

Pero el grupo tratado con el gel bacteriano mostró una cicatrización rápida de la piel.

Además, la comparación del novedoso tratamiento con ketoconazol demostró la superioridad del gel del Technion tanto desde el punto de vista clínico como desde el punto de vista de la seguridad.

Los investigadores observaron que se demostró aquí un nuevo modelo de tratamiento terapéutico.

Se trata de una fábrica minúscula, que después de su penetración en el objetivo, comienza a producir la sustancia activa.

Esto está en contraste con el modelo farmacéutico estándar, en el que el medicamento pasa por todo el cuerpo y partes del mismo se pueden descomponer en el proceso.

Los investigadores esperan que su nuevo modelo se use en el futuro para tratar una variedad de enfermedades, que incluyen psoriasis, acné, diversas inflamaciones e incluso cáncer.

 

Fuente: Latam Israel