Israelí graduada en diseño lleva audazmente a la pluma 3D donde nunca antes había ido

Eden Saadon utiliza el 3Doodler hecho para que los niños borden y tejan complicados diseños de encaje, lo que resulta en un tipo completamente nuevo de tela

Los usos de los textiles de encaje 3D son múltiples, y Eden Saadon está explorando diferentes maneras de usar sus habilidades. (Doron Sieradzki)

Fuera la impresora 3D y den paso al bolígrafo 3D, la más reciente herramienta para diseño textil.

Sin duda es el implemento preferido de Eden Saadon, una recién graduada de escuela de diseño que usó un sencillo lápiz 3D para niños para crear una colección de lencería de encaje de alta costura que está llevando al joven diseñador en nuevas direcciones.

En ese momento, Saadon era estudiante de cuarto año en la Facultad de Ingeniería, Diseño y Arte de Shenkar en Ramat Gan con especialización en tejido. Mientras discutía qué hacer para su proyecto final, se encontró con el 3Doodler, un bolígrafo 3D.

El lápiz 3Doodler que Eden Saadon usa para crear sus textiles de encaje (Cortesía 3Doodler)

Saadon se sorprendió con el bolígrafo, que parece un lápiz grueso y funciona de manera similar a una pistola de goma. Se inserta una barra delgada de plástico libre de BPA en el bolígrafo, que luego se funde en un hilo que se puede usar para dibujar y construir elementos.

Los niños hacen torres Eiffel en miniatura, spinners de juguete y figuras de acción con la pluma, pero Saadon vio otras posibilidades. Ella comenzó a dibujar, haciendo flores y peces de encaje, «mucha flora y fauna», dijo.

Lo que le gustaba a Saadon del bolígrafo 3D era su potencial como herramienta que podría ayudarla a ganarse la vida y no solo graduarse con un título.

Los textiles, con sus complementos de tejido, bordado y diseño de impresión, ya habían abierto el ávido sentido de curiosidad de Saadon, y ella disfrutaba las matemáticas de los textiles, trabajando en diferentes aspectos durante horas de su tiempo libre.

Eden Saadon, la estudiante de Shenkar que diseñó el uso de una sencilla pluma 3D para crear textiles de encaje (Cortesía Eden Saadon)

Se había convertido en una ávida usuaria de YouTube, utilizando videos del sitio web que comparte videos para perfeccionar sus habilidades de bordado y tejido.

No fue tan sorprendente para Saadon, nacida en Haifa, que al principio pensó que estudiaría ingeniería en el Technion, pero se enamoró del diseño durante una gira de diseño en Tel Aviv para el cumpleaños de su madre.

Saadon no es la primera estudiante de Shenkar en utilizar la impresión 3D para crear algo diferente y con visión de futuro. Danit Peleg y Noa Raviv fueron dos recién graduados de Shenkar que obtuvieron un éxito espectacular con impresoras 3D y también experimentaron con él para sus proyectos finales.

La colección de vestidos de Peleg hizo bulla a nivel internacional y ahora tiene una plataforma de personalización en su sitio web para que los clientes personalicen y pidan sus propias prendas 3D.

Raviv integra la impresión 3D en sus diseños, que se han exhibido en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

Ambas mujeres, sin embargo, diseñan ropa, mientras que Saadon se ha enfocado en los textiles.

«¿Qué es la tela, después de todo, sino material hecho de hilos?», dijo Saadon.

Las siete piezas de la colección de textiles de Eden Saadon creadas con una pluma 3D (Doron Sieradzki)

Los profesores de Shenkar estaban algo incrédulos cuando vieron la herramienta bastante rudimentaria de Saadon, pero también reconocieron el increíble potencial, dijo.

El trabajo de crear telas con el bolígrafo 3D fue difícil al principio, dijo Saadon.

Ella quería que la tela que estaba creando se relacionara con un cuerpo, que ella sentía era la mejor manera de ver si podía ser funcional. Comenzó con sostenes, creando copas y correas para ver si se mantenían pegadas y se sentían cómodas.

«Es una especie de pregunta filosófica», preguntó. «¿Puede la foto de un sostén ser un sostén?»

Una vez que llegó a esa etapa del textil, estaba trabajando directamente en el maniquí, construyendo patrones y conectando cada pieza de la tela de plástico, ampliándola según fuere necesario.

Algunos de los dibujos textiles que Eden Saadon ha creado utilizando diferentes métodos, incluidos el tejido y el bordado (Doron Sieradzki)

Con el tiempo, creó delicadas telas con forma de tela de araña que cubrían elegantemente el maniquí, y otras las ató a piezas de tul y tela de malla con una prensa de calor, el tipo más utilizado para transferir diseños de camisetas.

Los resultados son textiles hechos de FLEXY, un plástico específico de 3Doodler que permite a Saadon producir piezas con cualidades textiles como drapeado, movimiento, flexibilidad y ligereza. Están hechos de plástico, pero son tan ligeros y finos que son eminentemente usables, lavables y considerados de alta costura, ya que cada una de las siete piezas originales es única.

Saadon también une piezas del encaje 3D al tul y otras telas, experimentando con diferentes métodos de diseño textil (Doron Sieradzki)

3D Lace (Encaje 3D), el proyecto final de Saadon la llevó a Nueva York este verano para el Mes de la Materia Textil de Nueva York, y a la sede de 3Doodler, donde presentó su proyecto a la compañía, incluido su fundador y creador.

Por ahora, ha regresado al trabajo en el estudio de su hogar, dibujando 10 horas al día y trabajando en diferentes ideas, incluyendo accesorios hechos de sus textiles y un diseño de zapatos deportivos.

Una pequeña pieza de textil 3D puede tardar 15 minutos en hacerla, mientras que un vestido completo puede tomar varios días de trabajo.
«No sé a dónde irá, pero es divertido que haya 1,000 opciones», dijo Saadon.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil